POESÍA LIRA 

De siglos Garcilaso
a las liras dio genio y su porfía.
Brillante cedió paso
a magna poesía
que Villacañas rescata hoy en día.

Si tú fueras la estrella
que a mis noches sombrías ilumina
y escucha mi querella,
serás la que termina
con esa pena que me tiene en ruina.

Viniendo de las nubes
donde se dibuja tanta figura
y vuelan los querubes;
para darme ternura
uno de ellos, abandona su altura.

Una tarde plomiza
con amenaza que pueda llover.
Pinceladas ceniza
el cielo deja ver.
y cae más luego el anochecer.

Serás siempre querida,
de un avasallador amor la entrega,
la fuerza de mi vida.
Amor por siempre en brega
sin saber si el día o la noche llega.

Un muro de silencio
puertas herméticamente cerradas.
Yo tan solo presencio
siluetas desgarradas
por solo obtener respuestas frustradas.

Callada esta la lira
no ha registrado el aire su sonido.
El poeta suspira,
ha llegado el olvido
y percibe su numen abatido.

Autor del poema: Evandro Valladares

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios