REFLEJOS 

En este río lácteo
los navíos no sueñan sobre el álveo

Como un guante famélico
el día se me escapa de los dedos

Me voy quedando exhausto
pero en mi torso canta el mármol

Una rueda lejana
me esconde y me suaviza
las antiguas palabras

Cae el líquido fértil de mi estatua
y los navíos cabecean

amarrados al alba.

Autor del poema: Gerardo Diego

68.75%

votos positivos

Votos totales: 32

Comparte:
Añade tus comentarios