PARA SABER SANAR HAY QUE SABER ENFERMAR 

Apareció una y luego otra y luego otra.

Era verano y estaban por todas partes reproduciéndose como una plaga antigua.

Yo escuchaba sus latidos a través de la madera;
te pregunté si las cucarachas tenían corazón y
tú me dijiste que no sabías de eso.

Conocemos poco las cosas sencillas, pensé.

Nada nos importa hasta que duele.

Autor del poema: Luna Miguel

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:
Añade tus comentarios