SALVAJE OESTE DEL AMOR 

Galoparon, galoparon
sobre arenas de los mares
ágiles caballos blancos.

Unos caballos blancos
que nunca tuvieron amos.
Sobre arenas de los mares
los caballos galoparon.

Llevaban las crines sueltas:
cabelleras de muchachas
que unas túnicas vestían
como los caballos, blancas.

iQué galopar tan certero,
qué crines sueltas al viento
en un correr tan ligero!

(Si por algo yo lo siento
es porque no te vi a ti
sobre uno de ellos, corriendo.)

Autor del poema: Carmen Conde

80.00%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:
Añade tus comentarios