SAN VALENTÍN 

Ni una rosa roja ni un corazón de raso.

Te daré una cebolla.
Es una luna envuelta en papel de estraza
Una promesa de luz
como el delicado desnudo del amor.

Tómala.
Te cegará con lágrimas
como un amante
Te reflejará como una
imagen movida, llena de dolor.

Intento ser sincera.

Ni una bonita tarjeta ni un besograma.

Te daré una cebolla.
Su beso ardiente permanecerá en tus labios,
posesivo y fiel,
al igual que nosotros,
mientras vivamos.

Tómala.
Sus aros plateados formarán un anillo de boda,
si así lo deseas.
Es letal.
Su aroma se aferrará a tus dedos,
se aferrará a tu cuchillo.

Autor del poema: Carol Ann Duffy

64.29%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:
Añade tus comentarios