SERPIENTE 

En tu angosto silbido está tu quid,

y, cohete, te elevas o te abates;

de la arena, del sol con más quilates,

lógica consecuencia de la vid.

Por mi dicha, a mi madre, con tu ardid,

en humanos hiciste entrar combates.

Dame, aunque se horroricen los gitanos,

veneno activo el más, de los manzanos.

Autor del poema: Miguel Hernández

77.42%

votos positivos

Votos totales: 124

Comparte:
Añade tus comentarios