SIEMPRE MAÑANA Y NUNCA MAÑANAMOS 

Al día siguiente,
-hoy-
al llegar a mi casa -Altamirano, 34- era de noche,
y ¿quién te cuida?, dime; no llovía;
el cielo estaba limpio;
-«Buenas noches, don Luis» -dice el sereno,
y al mirar hacia arriba,
vi iluminadas, obradoras, radiantes, estelares,
las ventanas,
-sí, todas las ventanas-,
Gracias, Señor, la casa está encendida.

Autor del poema: Luis Rosales

10.98%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:
Añade tus comentarios