SONETO A UN PERRO 

Se escucha en la mañana tu ladrido
ansioso de jugar, y tu alegría
ya desde la primera hora del día
invita a un matutino recorrido.

Eres único, perro al que yo cuido
y me cuida. Sin ti queda vacía
mi ánima y corazón. Tu compañía
es una parte a la que estoy unido.

Por ser inseparable esta confianza,
por ser un perro fiel, alegre y neto,
te regalo este lúcido soneto

como franco homenaje a nuestra alianza,
porque mientras estés siempre conmigo
se hallará junto a mí el mejor amigo.

Autor del poema: Anónimo

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:
Añade tus comentarios