TENÍA UNA GUITARRA 

Tenía una guitarra
cansada, ya sin cuerdas.
Decía sus canciones
con la ronca madera.
Yo le pedía flores
azules que me diera.
Ella, resquebrajado
su sueño de madera,
con lágrimas mojaba
mis manos ¡tan pequeñas!
Alrededor volaban
palomas de madera.

Autor del poema: Antonio García Teijeiro

75.09%

votos positivos

Votos totales: 1955

Comparte:
Añade tus comentarios