TESTAMENTO 

A la prostituta más joven
Desde el barrio más viejo y oscuro,
Dejo mis pendientes, labrados
En cristal, límpido y puro ...

Y a esa virgen olvidada
La niña sin ternura,
En la actualidad,
Dejo mi vestido blanco,
Mi vestido de novia,
Todo tejido de encaje ...

Este mi rosario antiguo
Le ofrezco a aquel amigo
Que no cree en Dios ...

Y los libros, rosarios míos
De las cuentas de otro sufrir,
Son para los hombres humildes,
Que nunca supieron leer.

En cuanto a mis poemas locos,
Estos, que son de dolor
Sincera y desordenada ...
Estos, que son de esperanza,
Desesperada pero firme,
Te dejo a ti, mi amor ...

Para que, en la paz de la hora,
En que mi alma venga
Besar de lejos tus ojos,

Vaya por esa noche fuera ...
Con pasos de luna,
Ofrecerlos a los niños
Que encuentres en cada calle ...

Autor del poema: Alda Lara

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:
Añade tus comentarios