TRISTES CIRUELAS VERDES 

Tristes ciruelas verdes
en un día de verano
Nací en una tierra de ortigas
en sus caminos fantasmales me extravié
junto a un seto florido de ipomeas
pasé por un templo sin campana
caminando con pasos tambaleantes
crucé por un pueblo donde cantaban los alcaudones
en una calle lloviznada descansé
en un pueblecito enhierbado
tomé té con una mujer
sus sentimientos fluían
como el murmullo del agua.

Autor del poema: Nishiwaki Junzaburo

100.00%

votos positivos

Votos totales: 1

Comparte:
Añade tus comentarios