UN AMIGO ES A VECES EL DESIERTO 

Un amigo es a veces el desierto,
otras el agua.
Despréndete del ínfimo rumor
de agosto; no siempre
un cuerpo es el lugar de la furtiva
luz desnuda, de cargados
limoneros de pájaros
y el verano en el pelo;
en el follaje oscuro del sueño
es donde brilla
la piel mojada,
la floración difícil de la lengua.
Lo cierto es la palabra.

Autor del poema: Eugenio de Andrade

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:
Añade tus comentarios