UN ROCE BREVE, FUGITIVO... 

Un roce breve, fugitivo
como el ala de una mariposa
hizo arder el aire en un instante
entre tu cuerpo y el mío.

El universo se ocultó a mis ojos
y se encerró en un latido.
Tus miradas se volvieron mares
y sus olas mecieron mi destino.

Para siempre, un instante,
que ninguna muerte extinguirá,
mientras te ame.

Autor del poema: Clara Díaz Pascual

77.65%

votos positivos

Votos totales: 179

Comparte:
Añade tus comentarios