VIII 

¿Quiéres que de ese néctar delicioso
no te amarge la hez?
Pues aspírale, acércale a tus labios
y déjale después.
¿Quieres que conservemos una dulce
memoria de este amor?
Pues amémosnos hoy mucho y mañana
¡digámosnos, adiós!

Autor del poema: Gustavo Adolfo Bécquer

61.54%

votos positivos

Votos totales: 351

Comparte:
Añade tus comentarios