14 Poemas africanos 

SÚPLICA

Tírenlo todo,
pero dejen la música!

Trennos la tierra en que nacimos,
donde crecimos
y donde descubrimos por primera vez
que el mundo es así:
un laberinto de ajedrez ...

Tienen la luz del sol que nos calienta,
tu lírica de xingombela
en las noches mulatas
de la selva mozambiqueña
(esa luna que nos sembró en el corazón
la poesía que encontramos en la vida)
nos sacan la paja ̶ humilde cubata
donde vivimos y amamos,
nos sacan el hacha que nos da el pan,
nos sacan el calor de fuego
(que nos es casi todo)
̶ pero no nos quiten la música!

Pueden desterrarnos,
conducirnos
para largas tierras,
vendiéndonos como mercancía,
nos encadenamiento
a la tierra, del sol a la luna y de la luna al sol,
pero seremos siempre libres
si nos dejan la música!
Que donde esté nuestra canción
incluso esclavos, señores seremos;
e incluso muertos, vivimos.
Y en nuestro lamento esclavo
será la tierra donde nacimos,
la luz de nuestro sol,
la luna de los xingombelas,
el calor del fuego,
la paloma donde vivimos,
¡el hacha que nos da el pan!

Y todo será nuevamente nuestro,
aunque las cadenas en los pies
y azorrague en el dorso ...
Y nuestra queja
será una liberación
¡derramada en nuestro canto!
Por lo tanto,
de rodillas pedimos:
Tírenlo todo ...
pero no nos quiten la vida,
¡no nos lleven la música!

Autor del poema: Noemia de Sousa

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

poema

Enviado por maralejo  Seguir

Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Un erguido moño blanco
le adornaba la cabeza,
collares de cuentas rojas
al cuello le daban vueltas, vueltas.
Toda vestida de blanco
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Las otras niñas del barrio
jugaban en la vereda,
las otras niñas del barrio
nunca jugaron con ella.
En un silencio sin lágrimas
lloraba la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
cuentas rojas daba pena,
niña negra.
Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en un féretro de pino
llevan a la niña negra,
dicen, que a la presencia de Dios
un ángel blanco la lleva,
la niña negra que sabe
si ha de estar triste o contenta.
Que Dios la mira dulcemente,
le acaricia la cabeza,
y un lindo par de alas blancas
a las espaldas le cuelga.
Los dientes de mazamorra,
brillan a la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas,
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
daba pena,
cuentas rojas, niña negra
nunca jugaron con ella,
ronda blanca, daba pena,
cuentas rojas,
niña negra,
ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas
nunca jugaron con ella,
niña negra...
Dios, llama a todos los ángeles
y diles:- jueguen con ella-.
RAFAEL AMOR®

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

poemita

Enviado por maralejo  Seguir

Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Un erguido moño blanco
le adornaba la cabeza,
collares de cuentas rojas
al cuello le daban vueltas, vueltas.
Toda vestida de blanco
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Las otras niñas del barrio
jugaban en la vereda,
las otras niñas del barrio
nunca jugaron con ella.
En un silencio sin lágrimas
lloraba la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
cuentas rojas daba pena,
niña negra.
Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en un féretro de pino
llevan a la niña negra,
dicen, que a la presencia de Dios
un ángel blanco la lleva,
la niña negra que sabe
si ha de estar triste o contenta.
Que Dios la mira dulcemente,
le acaricia la cabeza,
y un lindo par de alas blancas
a las espaldas le cuelga.
Los dientes de mazamorra,
brillan a la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas,
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
daba pena,
cuentas rojas, niña negra
nunca jugaron con ella,
ronda blanca, daba pena,
cuentas rojas,
niña negra,
ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas
nunca jugaron con ella,
niña negra...
Dios, llama a todos los ángeles
y diles:- jueguen con ella-.
RAFAEL AMOR®

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

poemotas

Enviado por maralejo  Seguir

Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Un erguido moño blanco
le adornaba la cabeza,
collares de cuentas rojas
al cuello le daban vueltas, vueltas.
Toda vestida de blanco
almidonada y compuesta,
en la puerta de su casa
estaba la niña negra.
Las otras niñas del barrio
jugaban en la vereda,
las otras niñas del barrio
nunca jugaron con ella.
En un silencio sin lágrimas
lloraba la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
cuentas rojas daba pena,
niña negra.
Toda vestida de blanco,
almidonada y compuesta,
en un féretro de pino
llevan a la niña negra,
dicen, que a la presencia de Dios
un ángel blanco la lleva,
la niña negra que sabe
si ha de estar triste o contenta.
Que Dios la mira dulcemente,
le acaricia la cabeza,
y un lindo par de alas blancas
a las espaldas le cuelga.
Los dientes de mazamorra,
brillan a la niña negra.
Niña negra, ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas,
nunca jugaron con ella,
niña negra, ronda blanca,
daba pena,
cuentas rojas, niña negra
nunca jugaron con ella,
ronda blanca, daba pena,
cuentas rojas,
niña negra,
ronda blanca,
jugaban en la vereda,
cuentas rojas
nunca jugaron con ella,
niña negra...
Dios, llama a todos los ángeles
y diles:- jueguen con ella-.
RAFAEL AMOR®

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 11 hasta el 14 de un total de 14 Poemas africanos

Añade tus comentarios