24 Poemas de corazón 

UN RECUERDO

¡Ay, cómo el llanto de mis ojos quema!...
¡Cuál mi mejilla abrasa!...
¡Cómo el rudo penar que me envenena
mi corazón traspasa!

Cómo siento el pesar del alma mía
al empuje violento
del dulce y triste recordar de un día
que pasó como el viento.

Cuán presentes están en mi memoria
un nombre y un suspiro...
Página extraña de mi larga historia,
de un bien con que deliro.

Yo escuchaba tina voz llena de encanto,
melodía sin nombre,
que iba risueña a recoger mi llanto...
¡Era la voz de un hombre!

Sombra fugaz que se acercó liviana
vertiendo sus amores,
y que posó sobre mi sien temprana
mil cariñosas flores.

Acarició mi frente que se hundía
entre acerbos pesares;
y lleno de dulzura y de armonía
díjome sus cantares.

Y ¡ay!, eran dulces cual sonora lira,
que vibrando se siente
en lejana enramada, adonde expira
su gemido doliente.

Yo percibí su divinal ternura
penetrar en el alma,
disipando la tétrica amargura
que robara mi calma.

Y la ardiente pasión sustituyendo
a una fría memoria,
sentí con fuerza el corazón latiendo
por una nueva gloria.

Dicha sin fin, que se acercó temprana
con extraños placeres,
como el bello fulgor de una mañana
que sueñan las mujeres.

Rosa que nace al saludar el día,
y a la tarde se muere,
retrato de un placer y una agonía
que al corazón se adhiere.

Imagen fiel de esa esperanza vana
que en nada se convierte;
que dice el hombre en su ilusión mañana,
y mañana es la muerte.

Y así pasó: Mi frente adormecida
volvióse luego roja;
y trocóse el albor de mi alegría,
flor que, seca, se arroja

Calló la voz de melodía tanta
y la dicha durmió;
y al nuevo resplandor que se levanta
lo pasado murió.

Hoy sólo el llanto a mis dolores queda,
sueños de amor de corazón, dormid:
¡Dicha sin fin que a mi existir se niegan
gloria y placer y venturanza huid!

Autor del poema: Rosalía de Castro

75.49%

votos positivos

Votos totales: 102

Comparte:

Las Torres...

Enviado por mayte78  Seguir

A mi me gustan, las Torres,
que modelan el viento,
hechas de corazón,
y de sentimientos...

A mi me gustan, las Torres,
de brazos abiertos,
de belleza por fuera,
y belleza por dentro...

A mi me gustan las Torres,
como eres tú,
me proteges siempre,
en este cielo azul....

A me gustan las Torres,
que modelan el viento,
hechas de corazón,
y de sentimientos....





75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

pensando en ti

Enviado por adri-ali  Seguir

Un día llegaste
y con solo mirarte me flechaste
y mi herida tu curaste
mi corazón de robaste
sin mi permiso te adueñaste

Te pienso a cada instante
recuerdo cada sonrisa que me tiraste
recuerdo esos ojos al instante
y como no olvidarte
si mi camino iluminaste

Perdería la cabeza por ti
lo que me paso a mi
el día que te vi

Quiero decirte ahora
cada día, cada minuto, cada hora
quiero escribirle poemas a cada momento
a la mujer mas hermosa que la aurora

75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EL SON DEL CORAZÓN

Una música íntima no cesa,
porque transida en un abrazo de oro
la Caridad con el Amor se besa.

¿Oyes el diapasón del corazón?
Oye en su nota múltiple el estrépito
de los que fueron y de los que son.

Mis hermanos de todas las centurias
reconocen en mí su pausa igual,
sus mismas quejas y sus propias furias.

Soy la fronda parlante en que se mece
el pecho germinal del bardo druida
con la selva por diosa y por querida.

Soy la alberca lumínica en que nada,
como perla debajo de una lente,
debajo de las linfas, Scherezada.

Y soy el suspirante cristianismo
al hojear las bienaventuranzas
de la virgen que fue mi catecismo.

Y la nueva delicia, que acomoda
sus hipnotismos de color de tango
al figurín y al precio de la moda.

La redondez de la Creación atrueno
cortejando a las hembras y a las cosas
con un clamor pagano y nazareno.

¡Oh Psiquis, oh mi alma: suena a son
moderno, a son de selva, a son de orgía
y a son marino, el son del corazón!

Autor del poema: Ramon Lopez Velarde

72.22%

votos positivos

Votos totales: 36

Comparte:

CANCIÓN DEL TIEMPO Y EL ESPACIO

El dulce niño pone el sentimiento
entre la pompa de jabón que fía
el lirio de su mano a la extensión.
El dulce niño pone el sentimiento
y el contento en la pompa de jabón.
Yo pongo el corazón —¡pongo el lamento!
entre la pompa de ilusión del día,
en la mentira azul de la extensión.
El dulce niño pone el sentimiento
y el contento. Yo pongo el corazón...

Autor del poema: Porfirio Barba Jacob

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

limonada de amor

Enviado por daniel  Seguir

Yo limosnera de amor fui un día
de corazón en corazón llamé
pero nadie mi pena comprendía
de una limosna de cariño hallé
Llamé a tu corazón con yerta mano
y al mirarme tuviste compasión
un poco de cariño me brindaste
y yo en cambio te di mi corazón.
Hoy en vano llamé, tu pecho mudo
no me dio la limosna de su amor
y te quedaste indiferente y mudo
pero yo me quedé sin corazón.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

A tu lado

Enviado por bser  Seguir

A tu lado
lo desearía todo
por cada pedazo
de corazón
A tu lado
lo dejaría todo
por cada segundo
de amor

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Cerezas apiñonadas

Enviado por alheli  Seguir

Y ya está! Otro día maravilloso en que aquel muchacho no se para de su asiento. Habrá cosa más encantadora que sus manos subiendo y bajando conforme al balance de su silla?

Cosa más infantil y anhelante que aquellas inocentes sombras que marcan su rostro cuando esta frustrado? Verlo tiene la textura de un papel entretejido con rosas sonrosadas, con suaves notas de tinta azul. Como juega con aquella cadena de plata...plata? según resulta que realmente me agrada, como cae mientras se atora por su brazo y sobre su muñeca. No la traía, no. Además se a vestido, verdad es que siempre se vestía a medias. Más no se peinaba, no ¿Que le habrá dado? Que extraño...blancos sin bordar, muy blancos. Ahora que es natural pues que no los usa.

Las frutillas de tintes rojos y de cabellos morenos, se juntan en el jardín, azucaradas sus manos, con miel en sus mejillas. Apiñonadas se alzan para verlo a el y olvidar el juego. Ríen y se alborotan, los suaves tallos deladeados por el viento.

Entonces sus ojos podrían ser grises azules o de una obscuridad abrumadora y al levantarlos, cuando la sombra se aleja de ellos. Los rizos de sus cabellos de obscurecen y se aclaran; y el sol parece enamorado.

Me da miedo, se parece demasiado a mi hermano; además da terror... ha abandonado más de un corazón...
Que niños.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

EL CORAZÓN REBOSANTE

El alma traigo ebria de aroma de rosales
y del temblor extraño que dejan los caminos...
A la luz de la luna las vacas maternales
dirigen tras mi sombra sus ojos opalinos.

Pasan con sencillez hacia la cumbre,
rumiando simplemente las hierbas del vallado;
o bien bajo los árboles con clara mansedumbre
se aduermen al arrullo del aire sosegado.

Y en la quietud augusta de la noche mirífica,
como sutil caricia de trémulos pinceles,
del cielo florecido la claridad magnífica
fluye sobre la albura de sus lustrosas pieles.

Y yo discurro en paz, y solamente pienso
en la virtud sencilla que mi razón impetra;
hasta que, en elación el ánimo suspenso,
gozo la sencillez que viene y me penetra.

Sencillez de las bestias sin culpa y sin resabio;
sencillez de las aguas que apuran su corriente;
sencillez de los árboles... ¡Todo sencillo y sabio,
Señor, y todo justo, y sobrio, y reverente!

Cruzando las campiñas, tiemblo bajo la gracia
de esta bondad augusta que me llena...
¡Oh dulzura de mieles! ¡Oh grito de eficacia!
¡Oh manos que vertisteis en mi espíritu
la sagrada emoción de la noche serena!

Como el varón que sabe la voz de las mujeres
en celo, temblorosas cuando al amor incitan,
yo sé la plenitud en que todos los seres
viven de su virtud, y nada solicitan.

Para seguir viviendo la vida que me resta
haced mi voluntad templada, y fuerte y noble,
oh virginales cedros de lírica floresta,
oh próvidas campiñas, oh generoso roble.

Y haced mi corazón fuerte como vosotros
del monte en la frecuencia.
Oh dulces animales que, no sabiendo nada,
bajo la carne sabéis la antigua ciencia
de estar oyendo siempre la soledad sagrada.

Autor del poema: Porfirio Barba Jacob

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Delirio

Enviado por jancoss21  Seguir

Defino delirio a estas ganas que me dan por vivir en el exilio de mi triste realidad. Lo defino como el juego donde vivo siendo el peón que acabo con sus anhelos al desear tu corazón.

Hay personas tan radiantes que no los puedes mirar, si las miras te enamoras y como el sol te han de segar. Así me paso contigo y hoy no te puedo olvidar, así se me fue la vida por quererte conquistar.

Hoy me queda este delirio como prueba que te amé, hoy me queda tu recuerdo y el fuego en que me quemé. Y aunque escape al exilio de esta triste realidad moriré con mi delirio por que no te se olvidar.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 24 Poemas de corazón

Añade tus comentarios