254 Poemas cortos 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

EL TIEMPO

El tiempo es la única dimensión intangible,
se agota poco a poco sin hacer ruido.
Pasan los años y los minutos se convierten en horas y las horas en días,
hasta que llega el momento en que nos damos cuenta de lo necios que hemos sido por haberlo perdido.
Tarde ya es para mí, y por eso lloro todos los segundos que malgasté.
Ya no hay vuelta atrás, ni opción de recuperar lo perdido,
por eso el tiempo que te queda y que nunca más tendrás,
aprovéchalo y construye un recuerdo intenso que te acompañe hasta que tu tiempo se agote.

61.99%

votos positivos

Votos totales: 171

Comparte:

REGRESOS

La palabra que
cruzó el horror, ¿qué hace?
¿Pasa los campos del delirio
sin protección?
¿Se amansa? ¿Se pudre?
¿No quiere tener alma?
¿Amora todavía, torturada y violada,
tiene figuras remotas
donde un niño de espanto calla?
La palabra
que vuelve del horror, ¿lo nombra
en el infierno de su inocencia?

Autor del poema: Juan Gelmán

61.45%

votos positivos

Votos totales: 179

Comparte:

TOMA MI MANO

Toma mi mano,
hazme sentir que estás cerca
en la novedad de esta hora
en que mi mano es nueva en tu mano,
y es mi mano porque tú la tomas
y mi pecho ha quedado silencioso como ella, anhelante,
en el banco arrobado, suspendido por todas las estrellas.

Autor del poema: Fina García Marruz

61.36%

votos positivos

Votos totales: 132

Comparte:

LA PERCEPCIÓN DE UN OBJETO CUESTA

La percepción de un objeto cuesta
precisamente la pérdida del objeto
La percepción en sí es una ganancia
que responde a su precio.
El objeto absoluto es nulo
la percepción lo hace excelente
y luego reconviene a la perfección
que lo sitúa tan lejos.

Autor del poema: Emily Dickinson

61.18%

votos positivos

Votos totales: 170

Comparte:

COMPAÑEROS

"...Mal vestido y triste,
voy caminando por la calle vieja".
A. Machado


Y yo te acompaño. Voy contigo. Hablamos.
No nos separa nada: ni distancia, ni sexos.
Vamos del brazo juntos, caminando
como dos compañeros.
A veces te detienes. Levantas la cabeza.
Miras, sin ver, el cielo.
Y es como una cascada
de luz sobre mis hombros tu silencio.
Sonríes contemplando
la inmensa soledad del campo abierto,
y dices algo hermoso
sobre el río, los álamos, el pueblo...

Autor del poema: Susana March

60.44%

votos positivos

Votos totales: 225

Comparte:

AMA DE CASA

Algunas mujeres se casan con casas.
Es otra especie de piel; tiene un corazón,
una boca, un hígado y movimiento de intestinos.
Las paredes son estables y rosadas.
Mirad cómo se pasa el día hincada de rodillas,
lavándose fielmente.
Los hombres penetran a la fuerza, retrocediendo como Jonás
dentro de sus gordas madres.
Una mujer es su madre.
Eso es lo más importante.

Autor del poema: Anne Sexton

60.08%

votos positivos

Votos totales: 243

Comparte:

BREVE PARAÍSO

Para el placer y la muerte un solo instante,
si en ambas se abandona vigor y belleza
o se ejercita de igual modo el conocimiento
y la desolación de la naturaleza:
pues si la luz no arroja sombras,
de nada valen los relieves.

Autor del poema: Francisco Gálvez

60.00%

votos positivos

Votos totales: 185

Comparte:

EL MÁS HERMOSO MITO INVENTADO POR EL HOMBRE

El más hermoso mito inventado por el hombre
más hermoso que Dios
o el hermoso ideal del socialismo
y el dinero que acumulan los ricos.
Más hermoso que el odio, la invención más hermosa.
El amor.

Autor del poema: Ana María Rodas

60.00%

votos positivos

Votos totales: 145

Comparte:

OVACIÓN

Este manantial de caricias
no morirá jamás

Será -después de la partida-
paloma
viento
incienso
arena de desierto.

Autor del poema: María Clara González

60.00%

votos positivos

Votos totales: 160

Comparte:

Quisiera

Enviado por poly-cba  Seguir

Quisiera enredarme entre hilos de luz,
escapar de esta tiniebla fría
que me persigue donde voy.
Quisiera hundirme en la piel del cielo,
descubrir que a veces es bueno
sentir un absurdo temor.
Que no es tiempo perdido
un trago amargo de angustia
ni las horas que dura un dolor.
Que llorar en silencio
es regar el alma para que crezca
hermosa, por dentro, una flor.
Y esperanzada vaya conmigo
para engendrar frutos de vida
en mi cansado corazón.
Hoy, para acariciar sus pétalos,
solo necesito que penetre,
entre sombras, un rayo de sol.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

Desde el 181 hasta el 190 de un total de 254 Poemas cortos

Añade tus comentarios