38 Poemas de dios 

Vivificaciones(son como salmos)

Enviado por davidjb  Seguir

*Pidiendo cordura*
#3
30 de julio

 Jehová:
Acuérdate de mí como lo hiciste hoy al hacerme despertar, sígueme prosperando, guía mis pasos.
Ando confundido y mi cabeza anda en  esclavitud,  ando sufriendo un desagradable racismo hacia la sociedad, mis pies andan indecisos gracias a las alteraciones de las personas con su "exhortación" la cual se va más a la crítica,y realmente duele.
Pero tú, Dios mío, le darás conforme a cada uno lo que debe; conforme a tu agrado.
Bendíceme, alégrame, como lo hiciste hoy.
Me pusiste en un nuevo latir que me lastima que los demás desconozcan.
Por eso, Dios mío, pon en mí tu verdadero evangelio, conforme a tus enseñanzas ponme a enseñar para que mis hijos y los que abundan en mi faz entiendan que en ti está la verdadera vida.
Sigue bendiciendo a este pobre hombre que vive con su mente vanidosa y a todo aquel que lea esto.
 ¡Amén!

82.61%

votos positivos

Votos totales: 46

Comparte:

Jesús

Enviado por maxximo  Seguir

cuando yo despierto solo miro al techo,
cuando yo respiro yo suelto y admiro,
cuando yo camino siento un amigo,
y ese es Jesús que da todo para estar contigo.

81.25%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

Dios mi gran amor

Enviado por susi26  Seguir

Dios de mi corazón
Tu magestad quiero siempre contemplar
Tú eres mi adoracion
Mi inspiracion, mi gran amor
Todo de mi esta preso por tu bondad

Mi Dios incomparable
Solo tú eres bueno
Nunca me separare de tu gran amor
Eres mi buen señor


Me enseñaste amar
Y como no si tu eres el verdadero significado de amor
Quiero vivir en tu verdad
Alabarte y tu palabra predicar

Y Como describir a la persona mas perfecta
Que creo este planeta
Eres tú la razon de mi existencia
maestro por excelencia


La cuencia querra negar tu exisitencia
Diran que mi fé en ti es ignorancia
Pero no podran borrar lo que el hizo en mi
Jamas podran hacer que yo en el deje de creer.

80.95%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:

Vivificaciones. (Son como especies de salmos)

Enviado por davidjb  Seguir

Tu nombre alto esté por siempre.
#1
29 de julio

Tu gracia !OH JAH! me ha sustentado cada día de mi vida. Estoy maravillado, anonadado, estoy bloqueado vocalmente con tal preciosura.
Tú que me glorificas, me pones en alto sin yo merecerlo, Eres un Dios divino, estaré en tu morada en tiempo no largo, exaltado estés por siempre.
Tú que moldeaste mi corazón en un tiempo efímero delante de mí y de ti. Bendecidos sean los que corren tu voz,estén siempre delante de ti los que hacen tu voluntad, porque ellos tendrán gratificación.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

Oringen

Enviado por antajuga  Seguir

Divinidad de la verdad,
Inmortal Maestra de la juventud,
Ostil Experiencia al jubilo,
Sencilla Carencia de maldad,

Es una burla inocente hacia la muerte,
Rudo Silencio de la gran mentira,
Esquisita Fuente inmaculado de belleza,
Sois Gloria en las tormentas,

Tambaleas Angeles caidos del paraiso,
Rio de Dulzura para el justo,
Inerte de fantasias,
Origen tentacion del curioso,

Por tu amor, me rompes el velo que ciega,
Osadia de adorarcion,cual me ama a su manera,
Duelo fuerte de tu gloria que enciende,
Estante de luz en el alma,
Riqueza del sencillo y pobreza del orgullo.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

ÉXTASIS

¡Gran noche!… ¡Tanta majestad me aterra
tanta sublimidad me causa espanto!
Dios cobija el misterio de la tierra
con el misterio augusto de su manto.
Al son de aquella mística armonía
la inmensa tierra estático contemplo
como un cadáver, lívida, sombría,
bajo la santa bóveda del templo.
Esta sublime paz que me estremece
este silencio asombrador, profundo,
mas bien que una hora mundanal, parece
la víspera imponente de otro mundo.
Como una tregua entre la culpa inerme
y el rayo que se apronta a fulminarla,
cuando la pobre humanidad se duerme
Dios desciende en secreto a visitarla.

Autor del poema: Rafael Pombo

79.80%

votos positivos

Votos totales: 198

Comparte:

EL DIOS TRISTE

Mirando la alameda, de otoño lacerada,
la alameda profunda de vejez amarilla,
como cuando camino por la hierba segada
busco el rostro de Dios y palpo su mejilla.

Y en esta tarde lenta como una hebra de llanto
por la alameda de oro y de rojez yo siento
un Dios de otoño, un Dios sin ardor y sin canto
¡y lo conozco triste, lleno de desaliento!

Y pienso que tal vez Aquel tremendo y fuerte
Señor, al que cantara de locura embriagada,
no existe, y que mi Padre que las mañanas vierte
tiene la mano laxa, la mejilla cansada.

Se oye en su corazón un rumor de alameda
de otoño: el desgajarse de la suma tristeza;
su mirada hacia mí como lágrima rueda
y esa mirada mustia me inclina la cabeza.

Y ensayo otra plegaria para este Dios doliente,
plegaria que del polvo del mundo no ha subido:
"Padre, nada te pido, pues te miro a la frente
y eres inmenso, ¡inmenso!, pero te hallas herido."

Autor del poema: Gabriela Mistral

79.15%

votos positivos

Votos totales: 542

Comparte:

Vivificaciones. (Son como salmos)

Enviado por davidjb  Seguir

*Anunciando lo bueno que es Jehová*

Grandioso eres Dios,la gente nunca sentirá una verdadera alegría y placer de otro lugar que no venga de ti.
Me he quedado impactado con tu bondad ,no sé cuántas veces lo diré,incluso tu gracia que está justamente ahora conmigo,porque todavía llevo preguntándome: ¿Por qué me perdonaste?, y creo que esa respuesta no la conoceré jamás mientra esté pisando esta tierra.
No me separaré de ti JAH, has alegrado mi alma,me has salvado sepa tú cuántas veces,por eso prefiero vivir en aflicción contigo sabiendo que es un bien para mí,que estar alegre cometiendo pecado y ni saber qué pasará con mi alma despues que muera.
Desde pequeño he llevado tu misericordia,mis ojos llenos de perversidad lo han notado.
Aún el día más oscuro de mi vida sé que estarás tú dandome aliento,no me dejarás  con una mala nombradía frente a las maldiciones que me rodean.
Cumple tu proyecto en mí,lo anhelo ya señor.

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

CAMINO HACIA ADENTRO

Quien encontró el camino hacia adentro,
quien en el hundirse ardiente en uno mismo
el núcleo presintió de la sabiduría,
ése elegirá con su sentido a Dios y al mundo
como su imagen y su alegoría:
cada obra y cada pensamiento
diálogo serán con el alma que le es propia
que a Dios y al mundo en sí contiene.

Autor del poema: Hermann Hesse

75.00%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

CANTO ESPIRITUAL

Si el mundo es ya tan bello y se refleja,
oh, Señor, con tu paz en nuestros ojos,
¿qué más nos puedes dar en otra vida?

Así estoy tan celoso de estos ojos y rostro,
y del cuerpo que me diste, Señor,
y del corazón que en él late...
¡y tengo tal miedo a la muerte!

Pues, ¿con qué otros sentidos me harás ver
este cielo azul sobre las montañas,
y el ancho mar, y el sol que en todo brilla?
Dame en estos sentidos paz eterna
y no querré más cielo que este cielo azul.

Aquel que grite tan sólo «¡Detente!»
al instante que le traiga la muerte,
no lo entiendo, Señor, ¡yo, que quisiera
parar tantos instantes cada día
para que eternos fueran en mi corazón! ...
¿O es que este «hacer eterno» es ya la muerte?
Pero entonces, la vida ¿qué sería?
Tan sólo sombra del tiempo que pasa,
ilusión de lo cerca y de lo lejos,
cuenta del mucho, el poco, el demasiado,
engañador, pues ¿ya todo lo es todo?

¡Da igual! Del modo que sea, este mundo
tan extenso, tan diverso y temporal,
esta tierra con todo cuanto engendra,
es mi patria, Señor, ¿y no podría
ser también una patria celestial?
Hombre soy, y es humana mi medida
para todo lo que pueda creer y esperar:
si mi fe y mi esperanza aquí se quedan
¿me acusarás por ello más allá?
Más allá veo el cielo y las estrellas,
y allí también un hombre ser quisiera:
si a mis ojos las cosas has hecho tan bellas,
si mis sentidos y ojos hiciste para ellas,
¿por qué cerrarlos, pues, otro «como» buscando?
¡Si para mí jamás lo habrá como éste!
Ya sé que existes, mas dónde, ¿quién lo sabe?
Cuanto miro se te parece en mí...
Déjame, pues, creer que estás aquí.
Y cuando llegue la hora temerosa
en que se cierren estos mis ojos humanos,
ábreme tú, Señor, otros mayores
para tu inmensa faz poder mirar.
¡Nacimiento mayor sea mi muerte!

Autor del poema: Joan Maragall

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 38 Poemas de dios

Añade tus comentarios