29 Poemas de besos 

LO BORRO A BESOS

El cristal de mi ventana
lo empaño con mi aliento,
en él escribo tu nombre y
después lo borro a besos.

Autor del poema: Anónimo

75.77%

votos positivos

Votos totales: 1746

Comparte:

UN RELÁMPAGO APENAS

Besas como si fueras a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.
Las manos en mis sienes y abismadas
nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,

me declaro vencido, si vencerme
es ver en ti mis manos maniatadas.
Besas besos de Dios. A bocanadas
bebes mi vida. Sorbes. Sin dolerme,

tiras mi raíz, subes mi muerte
a flor de labio. Y luego, mimadora,
la brizas y la rozas con tu beso.

Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para verte
bastara un beso, un beso que se llora
después, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso.

Autor del poema: Blas de Otero

75.19%

votos positivos

Votos totales: 258

Comparte:

LOS BESOS

No te olvides, temprana, de los besos un día.
De los besos alados que a tu boca llegaron.
Un instante pusieron su plumaje encendido
sobre el puro dibujo que se rinde entreabierto.

Te rozaron los dientes. Tú sentiste su bulto,
en tu boca latiendo su celeste plumaje.
Ah, redondo tu labio palpitaba de dicha.
¿Quién no besa esos pájaros cuando llegan, escapan?

Entreabierta tu boca vi tus dientes blanquísimos.
Ah, los picos delgados entre labios se hunden.
Ah, picaron celestes, mientras dulce sentiste
que tu cuerpo ligero, muy ligero, se erguía.

¡Cuán graciosa, cuán fina, cuán esbelta reinabas!
Luz o pájaros llegan, besos puros, plumajes.
Y oscurecen tu rostro con sus alas calientes,
que te rozan, revuelan, mientras ciega tú brillas.

No lo olvides. Felices, mira, van, ahora escapan.
Mira: vuelan, ascienden, el azul los adopta.
Suben altos, dorados. Van calientes, ardiendo.
Gimen, cantan, esplenden. En el cielo deliran.

Autor del poema: Vicente Aleixandre

75.12%

votos positivos

Votos totales: 213

Comparte:

ME GUSTA CUANDO MI CUERPO...

Me gusta cuando mi cuerpo está junto
al tuyo. Es algo tan nuevo.
Mejores músculos y más nervioso.
Me gusta tu cuerpo. Lo que hace,
sus modos. Me gusta sentir la columna
de tu cuerpo y sus huesos, y la tembladera
–firme- delicadeza y de la cual
vez y vez y vez
besaré, me gusta besar esto y eso de ti,
me gusta, lentamente acariciar, la pelusa chocante
de tu piel eléctrica, y de lo-que-es que
viene sobre tu carne abierta. . . . Y los ojos grandes de amorosas migajas,

y posiblemente me gusta el encanto

bajo el mío del tuyo tan nuevo

Autor del poema: E.E.Cummings

75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

LOS DOS BESOS

Volaron aquellas horas
En que la mente delira:
Sin cuerdas está mi lira
Y sin fuego el corazón.
Y pues que cantar no puedo
Tus encantos y embelesos,
A una historia de dos besos
Presta, niña, tu atención.

En los inmensos espacios
Dos besos que iban errantes,
Vagos, perdidos, flotantes,
Se llegaron á encontrar.
Y al tocarse levemente,
Yerto el uno y maldecido,
Tembló el otro, como herido
Por aquel roce fatal.

Y entre el éter de las nubes,
Dó el trueno tiene su cuna,
Un tibio rayo de luna
Los ilumina á los dos.
Y el silencio interrumpiendo
Que en los espacios reinaba,
Un génio que allí pasaba
Oyó la siguiente voz:

—¿Quién eres?
— ¿A donde vas
Por el espacio infinito?
— Tan fresco tú.
— Tú marchito
— ¿De donde saliste, dí?
— Yo soy ternura.
— Yo rábia.
— Yo dulzura.
— Yo dolor.
— Yo soy hijo del amor.
— Yo del ódio y frenesí.
— Yo vierto una alma en otra alma
Divinizando las dos:
Soy el hábito de Dios,
Soy inocencia y virtud.
Y yo soy remordimiento,
Infamia, oprobrio, perfidia:
Soy maldición, soy envidia,
Y perversa ingratitud.

— Yo soy perfume suave,
Soy celestial armonía,
Soy placer, soy alegría,
Soy esperanza que brota.
— Yo soy maldición, blasfemia,
Soy rencor de furias lleno,
Soy para el alma, veneno
Que destila gota á gota.

— Yo soy pureza y esencia.
— Yo crímen y falsedad.
— Yo salvé á la humanidad.
— Yo á la humanidad perdí.
— Soy yo de orígen divino.
— A mí el infierno me hizo.
— Yo nací en el Paraíso.
— Yo en Jerusalen nací.

— Yo soy virtud
— Yo maldad.
— Yo inocencia
— Yo delito.
— Yo soy deleite infinito.
— Yo soy infinito horror.
— Digámosnos, pues, quién somos,
Y así saldremos de dudas.
— Yo soy el beso de Judas.
— Yo el primer beso de Amor.

Y los dos al separarse,
Para seguir su camino
Por un mandato Divino
Se miraron con horror.

— ¡Adiós! yo busco en el mundo
Odios, venganzas, agravios!....
Y yo unos cándidos lábios
Que me den vida y calor.

Autor del poema: José Hernández

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Besos

Enviado por gabl  Seguir


Hoy tengo ganas de besarte,
pero no como antes,
sino como sé hacerlo ahora
con besos que te ericen la piel
que los sientas en tu cuerpo,
y vaya subiendo la sensación
hasta la punta de tus cabellos,
y a su paso aceleren
los latidos de tu corazón.

Besos que mojen tu humanidad.
tus partes íntimas, toda tú
y si quieres, secaré tu sudor
con mi lengua, con mi piel,
con mi cuerpo desnudo sobre ti.
No es lujuria, es pasión
son deseos ahogados, es amor,
es cariño, son sueños despiertos
que se hacen realidad
porque tú lo has querido.

Porque yo lo quiero, porque es la hora
de dar rienda suelta a la pasión oculta
es la hora que nuestras bocas,
que nuestros labios vivan el desenfreno.
Se humedezcan de fluidos nuevamente
que se conozcan, que se entreguen
plenamente, sin tiempo sin lugar
que los besos broten del alma
como siempre los deseaste
como siempre yo he querido.

gbl
26/06/2017
Derechos Reservados de Autor





73.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

Por un beso

Enviado por gabl  Seguir

Deseo un beso tuyo,
una caricia,
un abrazo,
te deseo totalmente,
sin apuros,
con calma y pasión.
Amaneceremos juntos,
abrigados con calor corporal,
así te deseo
a mi lado siempre,
amorosa vigilante y atenta
en mi desvarío,
en el delirio,
en la locura,
solo por un beso tuyo.

gbl
23/02/2018
Derechos Reservados de Autor


71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

POR UNA MIRADA, UN MUNDO (RIMA 23)

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso... yo no sé
qué te diera por un beso.

Autor del poema: Gustavo Adolfo Bécquer

71.40%

votos positivos

Votos totales: 979

Comparte:

EL BESO

A veces nuestros labios, como locas
mariposas de amor, se perseguían;
los tuyos de los míos siempre huían,
y siempre se juntaban nuestras bocas.

Los míos murmuraban: -¡Me provocas!
Los tuyos: -¡Me amedrentas!, respondían;
y aunque siempre a la fuga se atenían,
las veces que fugaron fueron pocas.

Recuerdo que, una tarde, la querella
en el jardín, llevando hasta el exceso,
quisiste huir, mas, por mi buena estrella,

en una rosa el faldellín fue preso,
y que, después, besé, la rosa aquella,
por haberme ayudado a darte un beso.

Autor del poema: Manuel Ugarte

71.25%

votos positivos

Votos totales: 80

Comparte:

Un Beso

Enviado por gabl  Seguir


¡Te di un beso! ¿recuerdas la tarde?
bajo el árbol cómplice de la estancia,
las mariposas revolotean haciendo alarde
libando néctar de flores que escapan fragancia.

gbl
12/09/2017
Derechos Reservados de Autor

70.83%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 29 Poemas de besos

Añade tus comentarios