44 Poemas románticos 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

AMOR SIN MUERTE

Polvo serán, mas polvo enamorado - Quevedo

Amo y al amar yo siento
que existo, que tengo vida
y soy mi fuga encendida
en constante nacimiento.

Amo y en cada momento
amar, es mi muerte urgida,
por un amor sin medida
en incesante ardimiento.

Mas cuando amar ya no intente
porque mi cuerpo apagado
vuelva a la tierra absorbente:

todo será devorado,
pero no el amor ardiente
de mi polvo enamorado.

Autor del poema: Elías Nandino

80.95%

votos positivos

Votos totales: 126

Comparte:

Allí.

Enviado por magi  Seguir

Allí estabas sentado
pensando, quizás de
la vida o del amor.
Lo único que apreciaba

era tu dolor, que se
reflejaba a kilómetros.
No sabía por lo que
estabas pasando,

pero lograba sentir
tu tristeza. Quería
hablarte, acercarme
a ti para brindarte

mi apoyo. Pero
era una cobarde
que le costaba
expresar su amor.

Por eso opté
por escribir
para no callar
mi cariño hacia ti.

Tal vez en un futuro
sepas que siempre
fui tu enamorada
secreta.

~Broken heart.

80.95%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

Tu piel

Enviado por gabl  Seguir

La brisa me devolvió tu aroma
de piel canela recién mojada.
de suave fragancia que envuelve
tu cuerpo e incita el entorno.

Abraza mi cuerpo, lo enciende
y la carne arde, se consume
en pasión desmedida, tu aroma
va y viene, una y otra vez.

La piel lo siente, se eriza
el corazón alocado palpita,
la brisa regresa, me envuelve
en tu aroma de piel canela.

gbl
06/05/2018
Derechos Reservados de Autor

80.85%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

CON EL PASO DEL TIEMPO ESPERE...

Enviado por camilo18  Seguir

con el paso del tiempo
espere a que volvieras
y no cumplir un delito
como si fuera una condena

79.17%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

ROMANCE

La niña de mi lugar
tiene de oro las cejas,
y en la mirada, desnudas,
las luces de las luciérnagas.

¿Has visto pasar los barcos
desde la orilla?
Recuerdan
sus faros malabaristas,
verdes, azules y sepia,
que tu mirada trasciende
la oscuridad de la niebla
-y más aún, la ilumina
a punto de transparencia.

¿Has visto flechar las garzas
a las nubes?
Me recuerdan
si diste al aire los brazos
cuando salimos de tierra,
y el biombo lila del aire
con tus adioses se llena.

Y si cantas -¡canta, sí!-
tu voz anula mi ausencia;
mástiles, jarcias y viento
se confunden con tan lenta
sencilla sonoridad,
con tan pausada manera
que no sería más claro
el tañido de una estrella.

Robinsón y Simbad, náufragos
incorregibles, ¿mi queja
a quién la podré confiar
si no a vosotros, apenas?
Que yo naufragara un día.
¡Las luces de las luciérnagas
iban a licuarse todas
en un hilo de agua tierna!

Autor del poema: José Gorostiza

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

EN UNA ESTACIÓN DEL METRO

Desventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro

y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos

y la perdieron para siempre entre la multitud

Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por la estaciones

y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles

Y quizás el amor no es más que eso:

una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro

y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

Autor del poema: Oscar Hahn

78.49%

votos positivos

Votos totales: 186

Comparte:

A VECES...

A veces tengo ganas de ser un cursi
para decir: La amo a usted con locura.
A veces tengo ganas de ser tonto
para gritar: ¡La quiero tanto!
A veces tengo ganas de ser un niño
para llorar acurrucado en su seno.
A veces tengo ganas de estar muerto
para sentir, bajo la tierra húmeda de mis jugos,
que me crece una flor rompiéndome el pecho,
una flor, y decir: Esta flor,
para usted.

Autor del poema: Nicolás Guillén

78.26%

votos positivos

Votos totales: 46

Comparte:

OJALÁ

Ojalá que te bebas mis sueños,
que mi nombre se extienda por todo tu cuerpo.

Que me pierda en tu piel de aceituna
en las lentas horas de abril y de luna.

Ojalá a mi cintura
se amarre la cinta de tu sangre oscura.

Y que por tus labios
húmedos y sabios
transiten mis besos de óxido y de llanto.

Ojalá que asciendas
por mi sangre enhiesta
con la fiebre izada como una bandera.

Aunque luego huyas.
Aunque nunca vuelvas.
Aunque torne negra
esta primavera.

Aunque yo me muera.

Autor del poema: Isabel Rodríguez Baquero

78.14%

votos positivos

Votos totales: 183

Comparte:

A LA VEZ QUE EN TI PIENSO

A la vez que en ti pienso
camino por el espigar
y mis manos tocan el trigo
mientras imagino tu piel

A la vez que en ti pienso
noto como si el Sol en mi espalda fuese tu mirada
¡ay, niña despeinada de mis enredos!

A la vez que en ti pienso
pienso en nosotros
y ya ni siquiera el hambre que amenaza
me impide esbozar una sonrisa enamorada.

Autor del poema: Jorge Javier Roque

78.10%

votos positivos

Votos totales: 137

Comparte:

HE PASADO TODA LA NOCHE SIN DORMIR

He pasado toda la noche sin dormir, viendo,
sin espacio tu figura.
Y viéndola siempre de maneras diferentes
de como ella me parece.
Hago pensamientos con el recuerdo de lo que
es ella cuando me habla,
y en cada pensamiento cambia ella de acuerdo
con su semejanza.
Amar es pensar.
Y yo casi me olvido de sentir sólo pensando en ella.
No sé bien lo que quiero, incluso de ella, y no
pienso más que en ella.
Tengo una gran distracción animada.
Cuando deseo encontrarla
casi prefiero no encontrarla,
Para no tener que dejarla luego.
No sé bien lo que quiero, ni quiero saber lo que
quiero. Quiero tan solo
Pensar en ella.
Nada le pido a nadie, ni a ella, sino pensar.

Autor del poema: Fernando Pessoa

77.55%

votos positivos

Votos totales: 775

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 44 Poemas románticos

Añade tus comentarios