49 Poemas contemporáneos 

EL BAR DE SIEMPRE

Ocurre pocas veces,
apenas en la noche del eco tormentoso
o en el amanecer de luz dañada
como en la oscuridad
y más nocturna.

El humo de mis huellas
se apodera del tiempo, de mi tiempo
envuelve las arañas melancólicas
de los ojos cansados,
sube por las paredes de un sueño mal vivido,
y se llena de voces,
de sillas descoladas y melodías sucias
igual que ceniceros,
igual que un pasadizo
a medio consumir,
hasta que mi conciencia
consigue recordarme
un invierno de nubes primitivas,
como si fuera el bar de siempre.

Por detrás de la barra,
los camareros juegan a las sombras.

De todos los lugares del pasado
la memoria prefiere,
en ese amanecer o en esa noche,
el rincón donde viven
los antiguos, inútiles futuros,
y me levanto de la mesa
de los buenos amigos
para abrazarme a lo que ya no existe,
para darle la mano a los remordimientos,
para cruzar por las conversaciones
donde se habla de mí,
de la parte más negra del infierno que soy,
de las mentiras de mi nombre,
de mi violencia
y mis asesinatos.

Cuando llego a la barra,
después de haber surgido del recuerdo
como puede surgir una serpiente
por la historia vacía de su piel,
alguien cambia de música,
una canción de amor,
y la mujer que sabe de la niebla
me descubre las turbias hazañas de mi vida,
sin esfuerzo ninguno
para ser convincente.

Pero no le hace falta. Igual que a los demás,
ha venido a creérmela,
y le digo que sí, que estaba yo también
en el lugar del crimen, de mi crimen,
justo detrás de ella.
Pude ver con mis ojos
las heridas firmadas por mi mano.

Ocurre pocas veces.
Son ojos más nocturnos que la noche.

La verdad es que suelo
abrir las ventanas
para que corra el aire,
y persigo la luz, cuando ella puede
tener de hospitalario,
y más que mis certezas
valoro un contrapunto de nostalgia,
esa debilidad del corazón
que confía en nosotros

Una rosa debajo de la almohada.

Autor del poema: Luis García Montero

73.68%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

BUSCAME EN MIS OJOS

Enviado por doblezeroo  Seguir




********

Quizás querer de todo enamorarme
es mi anhelo, mi sino y mi misterio,
como un ave, que borracha de cielo,
parece que no vuela a ninguna parte,

que es mucha la rosa de los viento
y así nubes que mi corazón descarte
no hay en las alturas ni en los valles,
pero es tan cierto y escaso el tiempo

que mi suerte o castigo es bilocarme,
¿mi secreto?, te lo diré, acerca el oído,
quizás me sobra a raudales el cariño
pero en ocasiones me pierdo en Marte.

Por eso quiero explicarte que si te miro,
caiga en tus dos ojos o el día abrasador
o la noche sin rostro, me late el corazón
así como si nunca me hubiera latido.

Sabes, mis manos que enredan amor
si en tu torso hacen fresca guirnalda
que si el fulgor me nace por el alma
también la mirada alumbra la pasión.

Así te confieso yo mirándote a la cara
con mis ojos tan abierto como un "adiós"
le abre, frente al largo tren en "La Estación
De Las Despedidas", a una novia su alma,

que si al buscarme tu no me encuentras
y te preguntas ¿me ama o no me ama?,
una respuesta me hallarás en la mirada
que esta ni sabe ni entiende de tretas.


********


73.39%

votos positivos

Votos totales: 605

Comparte:

VOLUNTAD

voluntad
de gustar
siempre
atento
descanso
en la bondad
yo no puedo
dejar de
escuchar

Autor del poema: Koldo Fierro

73.33%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

GIRO Infinito

Enviado por chabi  Seguir

Gira la noria descontrolada,
las cestas oxidadas se tambalean.
Crujidos, chillidos de dolor ferroso al desplazarse.
Asientos desconchados a los que el ascenso les supone un mundo.
Vistas aéreas de una vida que ya no es suya,
paisajes modelados por el tiempo.
Mecánicamente, una y otra vez,
connquistando el cielo a través de una circunferencia atroz.
Aguantando risas, miedo, fotografías y llantos.
Y en cada ascenso, un parada.
Un momento de extasis.
Colgados del cielo, el mundo de cada universo pendiente de su capacidad.
Jugar al riesgo de saltar, de soltar tuercas y tornillos o mantener el giro mecánico.
Seguir en la rueda o volver a vivir.

Autor : Javier Gracia López CHABI

71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

DICHO

dicho
del que
vino
a por compañía
dicho
del solo
que volvió
de su vida
a su vida
del vacío
al vacío
dicho
del que
tuvo valor
y voló
dicho
del que
no se dijo
todo
dicho
del que escapó
de su día
del que no se mintió
otra vez

Autor del poema: Koldo Fierro

71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

EL OJO

el ojo
protesta
llorando
otra vez
el labio
torcido
la voz
quebrada
la frente
fruncida
el ojo
protesta
llorando
otra vez

Autor del poema: Koldo Fierro

69.23%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

PALMERAS

Por el camino una granja de palmeras
y en ellas se cría la luz
cómo se llama el matadero de las flores
me las he puesto todas en los labios
y no quiero más
están rojos porque simplemente son labios
la música lo eléctrico es lo que menos duele
por el camino una granja de palmeras
me casaría rodeada de ellas
fábricas
el humo el mar
aquí firmo el temor de cuando estoy fuera
el humo el mar
nadie sabe a qué se parece un espejo
ni siquiera los gatos que buscan
con sus pupilas la noche he visto la luz
he visto mucha más luz
por sus arterias flexibles y en las palmeras
aplastemos las palmeras con nuestras botas
de verano
los gatos tienen un dios en los ojos
su luz es el color de mi estómago.

Autor del poema: Luna Miguel

69.23%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

ANOCHE SOÑÉ CONTIGO

En la radio suena...

Eras mi autopista, mi última luz, mi primera carta, la electricidad.
Era verano, llegaba septiembre...
Un resplandor en la carretera,
no había invierno en tu alcoba,
todas las canciones son la imagen de nuestra historia...

Llegaba septiembre


Anoche soñé contigo,
como llevo soñando todas las noches desde que te conozco
incluso aquellas que duermo contigo.
He pensado en ponerle a estos versos tu nombre,
en ponerle a todo esa risa tuya para saber llevarlo mejor.
Perdóname,
sabes que todavía no me acostumbro a la buena suerte
y mucho menos a llevarte como amuleto.
Me aprieto el pecho
como quien tiene el miedo a que se le caiga el corazón,
como quien abandona la razón,
se deshace del caparazón,
y deja crecerse alas.
¿Recuerdas la primera vez que me llamaste?
Cómo te movías por tu casa,
cómo me reía yo desde mi habitación.
¿Y la primera vez que nos vimos?
Tú desviándome la mirada,
yo comiéndote con los ojos,
intentando parar los mil antojos
que me pedían morderte.
¿Qué me dices de la primera vez que nos besamos?
Tú me acababas de decir que no salías los sábados,
yo no paraba de reír
y tú solo querías cerrar los párpados
(luego entendí que era tu manera de huir).
Me acuerdo también de aquella vez que te querías ir,
querías desaparecer.
Lloré tanto...
Me di cuenta de que habías hecho nacer algo,
que no podía ver cómo te ibas.
No te fuiste,
menos mal,
porque si lo hubieses hecho no estaría escribiendo esto
y no podría contar esta historia,
(la nuestra)
que es el mejor poema que sabré escribir jamás.

Autor del poema: Loreto Sesma

68.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

AIRE

aire
viciado
alta
es la causa
solo
aire
que va
suave
aire
que mata

respirado en mi
ciudad

Autor del poema: Koldo Fierro

66.67%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

PARA SABER SANAR HAY QUE SABER ENFERMAR

Apareció una y luego otra y luego otra.

Era verano y estaban por todas partes reproduciéndose como una plaga antigua.

Yo escuchaba sus latidos a través de la madera;
te pregunté si las cucarachas tenían corazón y
tú me dijiste que no sabías de eso.

Conocemos poco las cosas sencillas, pensé.

Nada nos importa hasta que duele.

Autor del poema: Luna Miguel

66.67%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 49 Poemas contemporáneos

Añade tus comentarios