24 Poemas ingleses 

VERSOS A FANNY BRAWNE

Esta mano viviente, ahora tibia
Y capaz de estrechar fervorosamente,
De tal modo, si estuviese ya fría
Y en el glacial silencio del sepulcro,
Obsesionaría tus días
Y helaría los sueños de tus noches,
Que llegarías a desear
Tu propio corazón exhausto de sangre
Con tal de que en mis venas
La purpúrea vida fluyese de nuevo,
Y tu conciencia pudiese recobrar la calma…
Aquí está, mira… hacia ti la tiendo.

Autor del poema: John Keats

74.47%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

NUEVA JERUSALÉN

¿Y caminaron de antiguo esos pies
Por las verdes montañas de Inglaterra?
¿Y fue el sagrado Cordero de Dios
Visto en las plácidas praderas de Inglaterra?

¿Y brilló el semblante divino
Sobre nuestras nubladas colinas?
¿Y se construyó Jerusalén aquí
Entre estos oscuros Molinos Satánicos?

¡Traedme mi arco de oro ardiente!
¡Traedme mis flechas de deseo!
¡Traedme mi lanza! ¡Oh nubes, abríos!
¡Traedme mi carroza de fuego!

No cesaré en mi lucha mental,
Ni dormirá mi espada en mi mano
Mientras una nueva Jerusalén no hayamos construido
En la verde y placentera Inglaterra.

Autor del poema: William Blake

73.47%

votos positivos

Votos totales: 49

Comparte:

Y POR QUÉ NO ES TU GUERRA MÁS PUJANTE...

¿Y por qué no es tu guerra más pujante
contra el Tirano tiempo sanguinario;
y contra el decaer no te aseguras
mejores medios que mi rima estéril?

En el cenit estás de horas risueñas.
Los incultos jardines virginales
darían para ti vivientes flores,
a ti más semejantes que tu efigie.

Tendrías vida nueva en vivos trazos,
pues ni mi pluma inhábil ni el pincel
harán que tu nobleza y tu hermosura

ante los ojos de los hombres vivan.
Si a ti mismo te entregas, quedarás
por tu dulce destreza retratado.

Autor del poema: William Shakespeare

70.87%

votos positivos

Votos totales: 611

Comparte:

CUANDO PIENSO CÓMO MI LUZ SE AGOTA

Cuando pienso cómo mi luz se agota
Tan pronto en este oscuro y ancho mundo
Y ese talento que es la muerte esconder
Alojado en mí, inútil; aunque mi alma se ha inclinado

Para servir así a mi Creador, y presentarle
Mis culpas y ganar su aprecio
¿Qué trabajo el mandaría ya que me negó la luz?
Pregunto afectuosamente. Pero la paciencia, para prevenir

Ese murmullo, pronto responde: “Dios no necesita
Ni la obra del hombre ni sus dones: quienes mejor
Soporten su leve yugo mejor le sirven. Su mandato

Es noble; miles se apresuran a su llamada
Y recorren tierra y mar sin descanso.
Pero también le sirven quienes solo están de pie y esperan.

Autor del poema: John Milton

66.67%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

CIELO TRAS LA BORRASCA

Un solo paso, que me libertó de los límites
de aquel ciego vapor, abrió a mis ojos
un tan vivo esplendor como no viera nunca
el despierto sentido ni el alma en sus ensueños.
Fue la visión, de pronto desplegada,
una inmensa ciudad; se hubiera dicho
gran selva de edificios, hacia lo hondo
retirada de algún ilimitado abismo,
naufragando entre glorias, ya sin fin.
Fábricas parecían de diamantes y oro,
cúpulas de alabastro y argénteas agujas
y encendidas terrazas sobre terrazas, hacia
lo alto; aquí, apacibles, brillantes pabellones,
en avenidas; torres, allí, adornadas
de almenas, que en sus frentes incansables
sostenían los astros, luciente pedrería.
La terrestre natura labraba aquel efecto
con la oscura materia de la borrasca, ya
apaciguada. En ella y en las cavernas y
en las faldas abruptas y en cresterías, donde
se habían los vapores retirado, fijando
su estancia bajo aquel cerúleo cielo.
¡Visión no imaginada! Nubes, nieblas,
arroyos, peñas húmedas y hierba de esmeralda,
nubes de cien colores y rocas y zafiro
de cielo: confundido, mezclado, en mutuo ardor,
fundido todo y componiendo,
todo en todo perdido, el asombroso adorno
de templo y ciudadela y palacio, y la ingente
y fantástica pompa de vagos edificios,
envueltos como en lana, en vastos pliegues…

Autor del poema: William Wordsworth

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

AL SR. CYRIACK SKINNER, SOBRE SU CEGUERA

Tres años ya mis ojos, que se abrieron
a ese mundo exterior sin mancha alguna,
privados de la luz y la fortuna,
se olvidaron de ver lo que antes vieron.

Ya sol, luna y estrellas se perdieron,
hombre y mujer. Disputa inoportuna:
contra el poder del cielo no hay ninguna
razón, sino bogar donde otros fueron.

¿Y preguntas aun qué me sostiene?
La conciencia de haberlos empleado
en libertad, que es noble causa mía,

de lo que toda Europa hablando viene.
Esto del mundo vano me ha salvado:
ser ciego mas feliz. No hay mejor guía.

Autor del poema: John Milton

65.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

SI LA FE Y EL AMOR QUE NO OS DEJARON

Si la fe y el amor que no os dejaron
dieron el alma a la región alada,
quedó la humilde carga en la morada
de la muerte, que es vida y que os quitaron.

Las obras pías que de vos quedaron
no habéis dejado atrás en tierra helada,
van en la fe, que en plenitud dorada
en pos de un nuevo gozo se entregaron.

El amor las guió, a la fe siguieron
ornando de purpúreos desvaríos
y alas de azur que al alto cielo fueron;

y en la gloria de sus cantares píos,
al juez supremo su pasión rindieron
bebiendo puros e inmortales ríos.

Autor del poema: John Milton

60.98%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:

DORMIR

¡Oh suave bálsamo de la callada medianoche!
Cierras con cuidadosos y benignos dedos
Nuestros ojos amigos de oscuridad, huídos de la luz,
Amparados en la sombra de un olvido divino;

¡Oh delicadísimo sueño!¡ Si así lo deseas, cierra
En medio de este pequeño himno mis obedientes ojos,
O espera al “Amén” para que tu adormidera arroje
En torno a mi lecho sus arrulladoras bondades.

Luego sálvame, o el día acabado resplandecerá
Sobre mi almohada, engendrando muchas aflicciones,-
Sálvame de la curiosa Consciencia, que aún impone

Su poder sobre la oscuridad, hurgando cual topo;
Gira diestramente la llave en las aceitadas cerraduras,
Y sella el silencioso cofre de mi Alma.

Autor del poema: John Keats

60.00%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

¡OH! SR. BEST, ES USTED MUY MALO

¡Oh! Sr. Best, es usted muy malo
Y todo el mundo lo sabrá;
Su comportamiento básico será cantado
por mí, un poeta melodioso .–

Solía ir a Harrowgate
Cada verano que venía,
¿Y porque se lo ruego debería rehusar
ir este año lo mismo?

El camino es tan sencillo, el camino es tan suave,
El precio del envío no aumentó;
Usted es apenas más rápido de lo que era,
No menor Señor al menos.

Si las aguas fueran de utilidad.
¿Por qué ahora renunciar a su uso?
Usted no puede vivir otro año,
Todo es mortal aquí abajo.

Es su deber Mr. Best
dar a su salud reparo.
En vano más las píldoras de Richard serán,
Y en vano el cuidado de su consorte.

Pero aún un deber más noble le llama
Ahora hacia el Norte.
Levántate ennoblecido – como acompañante
de Martha Lloyd sale adelante.

Ella quiere su ayuda – ella te honra
con una llamada distinguida.
Salga adelante para ser la amiga de ella
que es la amiga de todos.

Tómela y pregúntese por su suerte,
En tener tal confianza.
Su conversa sensible y dulce
eliminará el calor y el polvo.

Ella hará que el viaje parezca tan corto
que usted apostará que el coche de caballos permaneció quieto.
Será como conducir a toda velocidad
de Newb’ry a la colina de Speen.

Transpórtela segura a la esposa de Morton
Y me olvidaré del pasado,
Y escribo algunos versos en tu alabanza
Tan finamente y tan rápido.

Pero si todavía te niegas a ir
nunca voy a dejarte descansar,
Buy te persigue con una canción de reproche
¡Oh! ¡Malvado Mr. Best!

Autor del poema: Jane Austen

60.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

IMPROVISACIÓN SOBRE UNA GAVILLA

No habéis visto en una chimenea
una gavilla húmeda y que verdea
con qué timidez recibe el fuego
y llora y suda por los dos extremos.

Es lo que ocurre con tierna doncella
cuando la montan por vez primera
pero como seca madera, la dama con experiencia
en la llama crepita y se recrea.

Autor del poema: John Milton

59.09%

votos positivos

Votos totales: 22

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 24 Poemas ingleses

Añade tus comentarios