198 Poemas de desamor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Enviado por garciaeesparza  Seguir

Tus ojos mostraban tanta sinceridad que creí que tu boca diría lo mismo, tu corazón pedía a gritos ser escuchado que la confusión de tu cerebro le afectó,
Yo esperaba otro final para la situación pero, fue solo una ilusión
Mi mente creó tantas teorías que , al final no fueron reales ¿acaso yo me equivoque en cuanto a tus sentimientos? Esa pregunta vaga por mi mente una y otra ves , es triste no hayar respuesta
Mi corazón me dijo que eras tú el indicado y lo sigue diciendo , sólo que yo ya no se que hacer
Todo salio alreves terminamos distanciados tenia que ser todo lo contrario, deberíamos aver terminado juntos, solo que , en esta ocasión nuestros sentimientos terminaron algo ¿confundidos? No sabría decir si fue así o no por que mi corazón vive como si nada sonara irónico pero es la verdad mientras a mi me duele el rechazo, el no y eso es raro ¿acaso sabe que esto tiene que pasar para que te des cuenta que me quieres? No se pero todo esto es un caos total me mantienen distraída durante el día , buscó una respuesta del por que de tu partida y incisto esto, debería tener otro final este no es el verdadero por mas que lo quiera creer no es así algo me dice que no lo es

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

El naufragio.

Enviado por galeano  Seguir

Fue un golpe
Que no sé
por donde vino,

parecía todo
En calma,
las velas
estaban recogida,

repentino oleaje,
al acantilado
me llevaste,

Todavía pienso
cual fue
mi lastre.

Las olas, de tí
me alejaron,
en la playa.

Acabé solo
esperando.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

ORACIÓN FÚNEBRE

Estás muerta.

Puedo mirarte en paz con toda facilidad. Tu frente es
pequeña y redonda. Antes no la había visto. Eres torpe.
Ahora veo que eres torpe.

Tienes pequeños ojos guiñadores. Ahora los veo. Todo
es pequeño y mezquino en tu casa. Tus cabellos son
rebeldes, gruesos, groseros. Ahora lo veo. Tu labio pende
como el de una muchacha de cocina.
Ahora todo lo veo.
Estás muerta. Tú no eres nada.

Tú sólo eras una muchacha de cocina, una sucia. Una
que debía morir.
Pero yo te amaba. Eso era.

Ahora esto ha concluido. Ahora tú has muerto.
Me agradaba acariciar tus cabellos tanto, cuando ellos
eran vivos. Yo amaba todo lo que había de feo en tu
casa, tanto cuando esa fealdad era viviente.

Ahora esto ha concluido. Ahora tú has muerto.
Yo acariciaba tu cabellera, aunque ella fuese gruesa,
grosera. Yo amaba tus pequeños ojos, cuando ellos
miraban delante de ellos en el mundo, la mañana.

Entonces yo amaba todo en tu casa.
Ahora esto ha concluido. Ahora tú has muerto.
Yo amaba tus grandes pies. Y tus manos agrietadas
las amaba también.
Ahora ellas están muertas. Ahora ya no existe nada.
Es preciso que continúe mi camino, que marche, que marche.
Tú, tú has muerto.
Ahora nada existe.
Ahora, tú, tú has muerto.
Ahora ya no existe nada en el mundo entero.

Autor del poema: Pär Lagerkvist

56.52%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

¡Te vas!°

Enviado por gabl  Seguir

¿Te vas amor?
no dejes las migajas
y tus huellas en la cama.

No vuelvas la vista atrás
ignora las sábanas
húmedas y arrugadas.

Que el aroma y fluidos
de tu cuerpo la brisa
los envolverá tímidamente.

Y flotarán en la corriente
que el aire arremolinado
se llevará en la mañana.

¿Te vas Amor?
solo llévate mi recuerdo,
mis besos y mi pasión.

gbl
26/07/2015
Derechos Reservados de Autor

50.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

Dios mío, que tormento

Enviado por jramos  Seguir

¡Oh Dios mío que tormento!
Ella me quiere lo sé ,
no tengo que cortar pétalos de flor para saberlo,
pues así como yo la querré.
ella también me querrá, yo lo siento .

Sus labios me niegan,
pero sus ojos me dicen algo contrario,
pues su corazón y su alma me esperan,
sólo necesito oírlo de sus labios.

¡Oh Dios mío pero que tormento!
oh Dios, se que es mucho pedir
yo sólo quiero que me quiera, como yo la quiero,
es que hay tantas palabras que le quiero decir.

todo se queda aislado en mi pecho,
tu puedes hacer que su mirada sea sólo mía
y que me piense tal como yo la pienso,
es mucho pedir que yo sea quien ilumine sus días.

Dios mío, tú que lo sabes todo
dime que es lo que ella siente,
pues noto su despojo,
pero se que me quiere, dime que no sólo está en mi mente.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

Rechazo

Enviado por gabl  Seguir

(Prosa)

Me negaste abrazarte
en la noche fría,
como rechazo a la culpa
que carcome tu alma.

De sentimientos burlados
por amores eventuales,
Ilusiones inciertas que mueren
cuando se apaga la noche.

Amor pasajero y fugaz
como el cometa repentino,
mujer que perdiste respeto
del hombre que te amó.

De presencia impura
y dignidad mancillada,
mujer de lánguida mirada
y futuro incierto sin visión.

Hoy te confiesas ante la vida
arrepentida de actos innobles,
clamando perdón por el pasado
que marcó tu tránsito de nobleza.

Manchado por codicia de apariencia
y majestad impropia a tu ser,
es tarde para recibirte y aceptar
tu vil y despreciable presencia.

Irás por el mundo sin rumbo fijo
hasta que el cansancio asole tus días
y amaine como el viento tus fuerzas
y la vida escape en último aliento.

gbl
1/5/2016
Derechos Reservados de Autor

45.45%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

¿Y si te veo ir?

Enviado por b-ii-viii  Seguir

Y si te veo ir, es porque no fui fuerte.
Y si te veo ir, es porque no tuve la fuerza de resistir.
Y si te veo ir, es porque ya no puedo hacer nada.
Y si te veo ir, es porque lo merezco.
Y si te veo ir, es porque mereces algo mejor que yo.
Y si te veo ir, es porque lo merezco.

Y si te veo ir, ¿lo resistiré?
Y si te veo ir, no quiero estar ahí para el último adiós.
Y si te veo ir, sé que no iré contigo.
Y si te veo ir, no esperaré mucho tiempo.
Y si te veo ir, no lo haré.

Y si te veo ir, iré tras mi única salvación.
Y si te veo ir, es porque lo merezco.
Y si te veo ir, es porque lo merezco.
Y si te veo ir, ¿no puedo hacer nada?
Y si te veo ir, ¿podré?
Y si te veo ir, ¿a dónde irás?

Y si te veo ir, no quiero perderte.
Y si te veo ir, ¿y si vuelves?
Y si te veo ir, ¿algún día lo harás?
Y si te veo ir, es porque no soy fuerte.
Y si te veo ir, no sé que hacer.

Y si te veo ir, ¿llegarán otras?
Y si te veo ir, no quiero a nadie más.
Y si te veo ir, me culparé toda la vida.

Y si te veo ir, no querré verte más.
Y si te veo ir, no habrá más.
Y si te veo ir, no quiero más.

Y porque te siento ir… porque te siento ir… ¿por qué te siento ir?... ¿y si te vas? ¿Qué hago?

Y si te veo ir, ¿será lo mejor?

B.II.VIII

42.86%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

RECUERDO QUE EL AMOR ERA UNA BLANDA FURIA

Recuerdo que el amor era una blanda furia
no expresable en palabras.
Y mismamente recuerdo
que el amor era una fiera lentísima:
mordía con sus colmillos de azúcar
y endulzaba el muñón al desprender el brazo.
Eso sí lo recuerdo.
Rey de las fieras,
jauría de flores carnívoras, ramo de tigres
era el amor, según recuerdo.
Recuerdo bien que los perros
se asustaban de verme,
que se erizaban de amor todas las perras
de sólo otear la aureola, oler el brillo de mi amor
—como si lo estuviera viendo.
Lo recuerdo casi de memoria:
los muebles de madera
florecían al roce de mi mano,
me seguían como falderos
grandes y magros ríos,
y los árboles —aun no siendo frutales—
daban por dentro resentidos frutos amargos.
Recuerdo muy bien todo eso, amada,
ahora que las abejas
se derrumban a mi alrededor
con el buche cargado de excremento.

Autor del poema: Eduardo Lizalde

33.33%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Desde el 191 hasta el 198 de un total de 198 Poemas de desamor

Añade tus comentarios