201 Poemas de desamor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Ingenuidad

Enviado por gabl  Seguir


¡Es verdad, que desilusión!
me enamoré como ingenua
creyendo que me amarías.

No conocías la incertidumbre
de mis años mozos
burlados con certeza.

Pobre de mi corazón
y mi alma,
que no vivirán en paz.

Solo quedará la espina
de la rosa olvidada
que morirá marchita.

Menos mal que oculté
la intensidad del amor
que guardaba para ti.

El amor y la rosa
murieron donde se secó
la felicidad negada.

¡Fui una ingenua
que te entregué
Lo que no merecías!

gbl
5/6/2017
Derechos Reservados de Autor

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

Spaghettis de soberbia

Enviado por nicolasldr1  Seguir

Espaguetis en los platos
hicimos todo lo que deseamos,
ya no hay bombas para las guerras.
Tus entrañas gotean por los bordes de la mesa
y el departamento se volvió un continente sin sentido.
No me siento cómodo cuando me miras,
ni demasiado guapo para ser dibujado,
solo soy una triste canción que ha sonado.

Comida italiana
para ti es fácil decirlo,
tu corazón no es el que ama;
Llevas el tenedor a la boca
y aunque sea todavía temprano
miras el cielo como un reloj naranja espacial.

-Es demasiado triste estar sentado en un estacionamiento,
entre el murmullo y la luna.
Yo solo queria estar con vida.

Derechos Reservados

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

La Culpa

Enviado por gabl  Seguir


No fui yo, tal vez ambos pecamos
sin pensar en el daño a futuro,
solo Dios guarda nuestro secreto
nuestro pecado sin penitencia.

¿De quién es la culpa?
¿tuya o mía? juntos cometimos la falta.
¿Y qué pasó? con ella murió el amor
el amor negado, traicionado y falaz.

Pasarán los años y nuestros ojos
no cruzarán miradas de picardía
que confesaban la pasión escondida
desbordada en el improvisado lecho.

Hoy me ves con desamor, sin pensar
que sufrí por tu cobarde abandono,
pero tú sufriste más al quedar sola
sin la mano que acariciaba tu rostro.

gbl
20/09/2016
Derechos Reservados de Autor.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

Fue tan breve lo nuestro

Enviado por glass43  Seguir

Fue tan breve lo nuestro,
como breve fueron las vacaciones
navegando por mar profundo,
alejados del hastío y mundanal ruido.

Tan breve fue lo nuestro,
como una muerte injusta y traicionera,
Como el encuentro de dos amantes
que, creen amarse.
Como breve es el sueño,
donde bonitos sueños yacen.
Como lo que dura una canción de verano,
y como breve lo nuestro fue.

Breves eran tus besos al atardecer,
como intensos y apasionados
junto al fuego de la chimenea.

Quería más besos tuyos,
quería sentirme borracha de placer
y, amada y cobijada en tus brazos
hasta el anochecer.

Tan fuertes y breves abrazos,
nos abrazábamos en silencio
nos odiábamos a gritos.

Llegamos a odiarnos tanto,
como se puede llegar a odiar
entre razas diferentes,
como se puede llegar a odiar
al ser más malvado,
como se puede llegar a odiar
al diferente,
como se odia un abandono,
y como se odia al que daña aun sin desearlo.

Nosotros nos deseamos aun sabiendo
Que nos odiábamos

¿Acaso no nos hacíamos daño aun sin desearlo?

Porque fue tan fuerte el deseo,
y fue tan breve lo nuestro.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EXIGENCIA

Enviado por caradeyaven  Seguir

Acudía cada día a ella.

Algunos días, varias veces,
tantas que, a nadie del pueblo
le sorprendió su final.

Cada vez, exigía más y más
y al ver que otros la rodeaban
ofreciéndoles lo mismo que a él,
terminó acosándola descaradamente,
manos en jarra y cuello erguido,
exigiendo y exigiendo.

Tanto fue el cántaro a la fuente
que el juez ordenó
una orden de alejamiento,
que, sin duda, fue lo que
definitivamente lo rompió.


61.54%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

Aliento Final

Enviado por gabl  Seguir

(Para recordar)

Cuando se aflora el alma,
arrastra consigo el corazón,
guardián de sentimientos
tenues de recóndita tristeza.

Cuando se aflora el alma,
está el umbral que separa
la vida terrenal del cuerpo,
mas allá del latido final.

Cuando se aflora el alma,
vagan las animas perdidas
que dejaron el hálito final,
en el cuerpo inerte y frío.

gbl
25/01/2016
Derechos de Autor Reservados

61.54%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

ESA PUERTA

Esa puerta de mármol, esa losa
que cae sobre mi alma
si ando, donde me voy dejando
nudillos, nudos, manos...
He de tirarla abajo.
Esa madera joven, en la que me he
clavado, con ranuras
estrechas, con bisagras gigantes,
que envuelta de recuerdos
me sale siempre al paso...
He de tirarla abajo.
Esa puerta que llama cuando sigo
adelante, esa puerta que avanza
cuando yo me he parado. Esa puerta
que escucha cuando yo estoy
llamando...
Esa puerta -que es mía-
he de tirarla abajo.

Autor del poema: Paloma Palao

60.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

PRIMERO TE FUISTE Y NO CONSIGO...

Enviado por rogeralvarez-1  Seguir

Primero: te fuiste

y no consigo conciliar el sueño.

Todo es insomnio.


Segundo: te pienso

y por las tardes lloro.

Todo es tristeza.


Tercero: no volverás

y por las mañanas te recuerdo.

Todo lleva tu nombre.


Y por último,

no consigo olvidarte.

(Roger Álvarez)

60.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

Te vas amor.

Enviado por gabl  Seguir

Te vas amor?
no dejes las migajas
y tus huellas en la cama.

No vuelvas la vista atrás
ignora las sábanas
húmedas y arrugadas.

Que el aroma y fluidos
de tu cuerpo la brisa
los envolverá tímidamente.

Y flotarán en la corriente
que el aire arremolinado
se llevará en la mañana.

Te vas Amor?
Solo llévate mi recuerdo
mis besos y mi pasión.

gbl
26/07/2015
Derechos Reservados de Autor

60.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

SOBRE HIRSAU

Mientras descanso bajo los abedules
recuerdo tiempos ya pasados,
cuando con mi dolor adolescente
un mismo olor atravesaba el bosque.
En este lugar mismo, sobre el musgo,
tímido y ardoroso, yo soñaba
con una joven rubia y muy esbelta,
primera rosa para mi corona.

Pasado el tiempo envejeció mi sueño
y se alejó de mí. Mas otro sobrevino.
¡Cuánto hace ya que me dijera adiós!

¿Con quién se fue? ¿Quién fue?
Aún hoy no lo sé, solamente que era
graciosa, esbelta y rubia de cabellos.

Autor del poema: Hermann Hesse

60.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

Desde el 171 hasta el 180 de un total de 201 Poemas de desamor

Añade tus comentarios