90 Poemas eróticos 

Ángel perversa

Enviado por gabl  Seguir


Cerca de mi estás, prohibida
deseada, a mi alcance,
te insinúas, te ofreces con gestos provocativos,
a mis ojos, a mis deseos ocultos.

A mi lujuria dormida, escondida en los genes,
te miro, pido tu cuerpo maduro como fruta
que al morderla deja mi boca encarnada.

Te imagino horizontal en mi cobijo felino
y mis garras acariciándote, desgarrando tu intimidad.

Te estoy amando, como tú quieres, eres perfecta
quema tu piel, tu sangre arde, tú lo sabes.

Tu cuerpo gime, llora de placer, de amor,
cerca de mi estás, como ángel perversa
victoriosa o vencida, risueña, codiciada y maligna.

gbl
18/09/2017
Derechos Reservados de Autor

83.33%

votos positivos

Votos totales: 114

Comparte:

Sentirte

Enviado por lucifer  Seguir

Hazme sentir el calor de tu boca,quiero sentirla recorriendo mi cuerpo.
Quiero sentirla en mis labios,en mi cuello,mi pecho,mi vientre,mi sexo...
Quiero sentir tu lengua mientras tu boca folla mi miembro.
Quiero sentir tu caliente saliva escurrir hasta mis huevos,tus dientes arañando mi glande mientras mis manos en tu cabeza acompañan tu movimiento.
Siente como mi cuerpo se extremece a punto del orgasmo....siente como mi tibio semen llena tu boca mientras la mia gime y gime sin descanso.
©Sento

83.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

Enviado por flordeebano  Seguir

Provocas un cabalgar presuroso de mis latidos;
Provocas que se encienda mi alma, y piel anhele rozarse presurosamente con la tuya,
Provocas el discurrir de mi cuerpo solo con tu presencia,
Tú, solo tú descontrolas mis sentidos.

82.86%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

INVITACIÓN

Enviado por xabernal  Seguir

Ven, te invito a entrar en mi vida,
quiero escuchar la suave melodía
de tu voz en mi habitación…
tus suspiros en mi lecho.

Déjame apagar estas ansias en tu cuerpo,
quiero extasiarme con tu desnudez;
beber de tu fuente… comer de tu mesa.

Quiero que mis manos recorran cada parte de tu piel,
que mis besos y caricias te colmen;
quiero despertar el deseo que mora en ti.

Ven, te invito a entrar en mi vida,
quiero ser el que te provoque placer,
el que te arranque suspiros…
el que sacie tus ansias de mujer.

Autor: © Xavier Bernal

82.61%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

TRÁNSITOS

¡Qué bien te siento bajar!
¡qué despacio vas entrando
caliente, viva, en mi cuerpo,
desde ti misma manando
igual que una fuente, ardiendo!

Contigo por ti has llegado
escondida bajo el viento,
- desnuda en él -, y en mis párpados
terminas, doble, tu vuelo.
¡Qué caliente estás! Tu brazo
temblando arde ya en mi pecho.

Entera te has derramado
por mis ojos. ya estás dentro
de mi carne, bajo el árbol
de mis pulsos, en su sombra
bajo el sueño:
¡Entera dentro del sueño!
¡Qué certera en mi descanso
dominas al fin tu reino!

... Pero yo me salvo, salto,
libre fuera de mí, escapo
por mi sangre, me liberto,
y a ti filtrándome mágico,
vuelvo a dejarte en el viento
otra vez sola, buscando
nueva prisión a tu cuerpo.

Autor del poema: Emilio Prados

81.61%

votos positivos

Votos totales: 87

Comparte:

PUEDO ACARICIARTE DIJO ÉL

puedo acariciarte dijo él
gritaré dijo ella
sólo una vez dijo él
es divertido dijo ella

puedo tocarte dijo él
cuánto dijo ella
mucho dijo él
por qué no dijo ella

vámonos dijo él
no demasiado lejos dijo ella
qué es demasiado lejos dijo él
donde tu estás dijo ella

puedo quedarme dijo él
cómo dijo ella
así dijo él
si me das un beso dijo ella

puedo moverme dijo él
me quieres dijo ella
si lo estás deseando dijo él
pero me estás matando dijo ella

pero la vida es así dijo él
pero y tu mujer dijo ella
ahora dijo él
oh dijo ella

estupendo dijo él
no te detengas dijo ella
oh no dijo él
más despacio dijo ella

¿te corres? dijo él
ummm dijo ella
¡eres divina! dijo él
eres Mío dijo ella

Autor del poema: E.E.Cummings

81.58%

votos positivos

Votos totales: 38

Comparte:

Placer

Enviado por jesusf  Seguir

Necesito tocarte y que tu me toques, que sientas el consuelo de mi miembro entre tus piernas, húmeda te pones y juntos llegamos al cielo.
Me pides a gritos que sea tu compañía, cuando solo quieres consuelo y dolor placentero, te penetro y mas húmeda estas pidiendo que no pare, a punto de explotar estoy, cuando solo con tu gemir te lleno de mi semen y de mis deseos de seguir, me arañas la espalda y me aprietas con tus piernas, dejando me encerrado en la cárcel con tus venas.
Quieres mas de mi, me agarras el miembro y lo aprietas, lo sabores una y otra vez, dándome placer, quieres volver a fusionar nuestras almas en un solo deseo, pasión, satisfacción y el amor queda olvidado.
Eres una mujer total y entera, no me importa tu pasado, mientras tu futuro sea que busquemos el placer juntos.

81.31%

votos positivos

Votos totales: 198

Comparte:

Amantes

Enviado por gabl  Seguir

Casi al amanecer
entre sombras,
el débil rayo
de la tormenta
iluminó tu desnudez,
fue provocación,
fue tu piel desnuda
que incitó.
la somnolienta naturaleza
a despertar,
respondiendo al corazón,
el tiempo detenido
fue testigo mudo,
del abrazo de amantes,
de amor repentino,
placentero, prohibido,
de sentimientos compartidos
de entrega total,
que solo los amantes
saben guardar en secreto.

gbl
20/03/2018
Derechos Reservados de Autor

80.77%

votos positivos

Votos totales: 78

Comparte:

ENTREGA

Envuélveme.....No temas.
Ante tu fuego vivo
mi carne se deslumbra,
y surge castamente
entre el temblor rosado
de mi liviano traje
para poder ser tuya.

¿No aspiras en el aire
una fragancia débil
que enerva y que conturba?
¿No sientes que tu aliento
se prende como un velo
de sombra en mi cintura?...
Ya ves que hasta mis ojos
en esta noche tienen
fulguración oscura,
y en tus rodillas firmes
mis manos se desgranan
como rosas maduras.
Y al enredar tus dedos
en mis cabellos claros
siento extraña frescura,
mientras caen tus besos
en mi boca sedienta
con la humedad fragante
que se raja una fruta.
Aspírame despacio....
Iniciaré mi entrega
sobre tu carne oscura,
y me alzaré del fuego
santificada y bella
como se alza del mármol
una estatua desnuda.

Autor del poema: Laura Victoria

80.27%

votos positivos

Votos totales: 147

Comparte:

REALIDAD

La verdad de este cuerpo
mi más honda verdad.

Invadirlo,
apresarlo,
hasta sentir su carne
prolongada en la mía,
integrada en mi sangre,
y sentir por la suya
esa lava ya fría del ardor del placer.

Hasta su sexo llego
como aquellos amantes
que ante un cuerpo desnudos
oficiaban con fervor y belleza
sabiéndose partícipes de Pan y de Afrodita.
Sobre la tierra inhóspita,
bajo el cielo callado y los dioses ausentes,
avanzo por sus valles, laderas, promontorios,
y en el instante exacto del gemido
asalto, rompo, ocupo
la cueva misteriosa,
el cálido refugio
donde morar silente.

Ya rendidos, y fríos, y exhaustos,
los cuerpos se separan,
sus poderes se anulan:
una tregua se abre sobre los blancos lienzos.

Hasta que una mano furtiva se desliza
por la piel tan surcada,
las piernas se entrelazan,
la carne, enmudecida, recupera sus voces,
y el sexo,
cual un mar saliendo de su calma,
se levanta y avanza:
hacia el cuerpo que amo
y que a mi lado yace.

Hermosa realidad que devoro insaciable.

Autor del poema: Emilio Miró

80.00%

votos positivos

Votos totales: 75

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 90 Poemas eróticos

Añade tus comentarios