90 Poemas eróticos 

RENUNCIA A TU CUIDADO, BIEN LO SÉ...

Renuncia a tu cuidado, bien lo sé: tras
ese dolor que tu embestida aqueja,
en alivio y placer muda la queja,
más sosegada cuanto más penetras.

Cerveza transmutada o sidra añeja,
del oro tibio la furiosa recta
su apagado licor suma y proyecta
sobre el cuerpo deseoso que festeja

tanto derrame. A bálsamos o ardides
que atenúen la quema de tu entrada
nunca recurras. Mientras menos cuides,

unjas, prevengas, o envaselinada
disimules, mejor. Para que olvides
el mudo simulacro de la nada.

Autor del poema: Severo Sarduy

80.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

UN MOMENTO ESTOY SOLO: TÚ ALLÁ ABAJO

Un momento estoy solo: tú allá abajo
te ajetreas en torno de mi cosa,
delicada y voraz, dulce y fogosa,
embebida en tu trémulo trabajo.

Toda fervor y beso y agasajo
toda salivas suaves y jugosa
calentura carnal, abres la rosa
de los vientos de vértigo en que viajo.

Mas la brecha entre el goce y la demencia,
a medida que apuras la cadencia,
intolerablemente me disloca,

y al fin me rompe, y soy ya puro embate,
y un yo sin mí ya tuyo a ciegas late
gestándose la noche de tu boca.

Autor del poema: Tomás Segovia

80.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

Amor propio

Enviado por lalalala  Seguir

Me enciendo y necesito apagarme. Mi mano baja adentro de mi ropa interior, la otra sube y mientras un dedo entra aprieto mis pechos, meto otro, los humedezco, me humedezco, mi clitoris palpita y mi ritmo cardiaco sube, mi respiración aumenta y mis dedos entran y salen, me doy un mordisco en el labio, siento mi humedad y me toco; subo y bajo, le doy cariño a mi clitoris, sigo apretando mis pechos, ya casi llego, meto y saco mis dedos cada vez más rápido, gimo, quiero llegar, lo tengo casi, y aaaa!! Esto es demasiado rico.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

LA BAILARINA DE LOS PIES DESNUDOS

Iba, en un paso rítmico y felino
a avances dulces, ágiles o rudos,
con algo de animal y de divino
la bailarina de los pies desnudos.

Su falda era la falda de las rosas,
en sus pechos había dos escudos…
Constelada de casos y de cosas…
La bailarina de los pies desnudos.

Bajaban mil deleites de los senos
hacia la perla hundida del ombligo,
e iniciaban propósitos obscenos
azúcares de fresa y miel de higo.

A un lado de la silla gestatoria
estaban mis bufones y mis mudos…
¡Y era toda Selene y Anactoria
la bailarina de los pies desnudos!

Autor del poema: Rubén Darío

79.45%

votos positivos

Votos totales: 73

Comparte:

EL BESO

Se iluminó la estancia de una venusta gracia
cuando acerqué a tu boca la mía temblorosa,
mientras por tierra y cielo relampagueó mi audacia
cortándole a la vida su más intacta rosa.

¿Qué jugo, di, qué jugo el corazón invoca
tiene como tus labios tan íntimos dulzores?
Mujer, dime: ¿Qué abejas buscaron en qué flores
las mieles trasegadas al panal de tu boca?

¡Oh, beso! con la gloria de tu emoción celeste
-comunión de alma y boca, brasa y diafanidad-
abriste en el más puro de los espasmos: Este,
a nuestro barro efímero rutas de eternidad.

Tu labio, jardín donde la fiebre es jardinera;
botón de calentura mi labio nunca ahíto,
fundiéronse en las llagas de la inmortal hoguera
para beberse juntos de un beso el infinito.

Autor del poema: Flavio Herrera

79.17%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

NO HAY MÁS. SÓLO MUJER PARA ALEGRARNOS

No hay más. Sólo mujer para alegrarnos,
sólo ojos de mujer para reconfortarnos,
sólo cuerpos desnudos,
territorios en que no se cansa el hombre.
Si no es posible dedicarse a Dios
en la época del crecimiento,
¿qué darle al corazón afligido
sino el círculo de muerte necesaria
que es la mujer?

Estamos en el sexo, belleza pura,
corazón solo y limpio.

Autor del poema: Jaime Sabines

78.90%

votos positivos

Votos totales: 109

Comparte:

MUNDANA

Vive para el placer. Tan solo evoca,
en sus largas y trémulas miradas,
un abismo de noches desmayadas
de los hambrientos besos de mi boca.

Siente el vaho del festín. Y se desflora
la cabellera en rubias llamaradas,
mientras sueña en mis glorias consagradas
a su opulencia de bacante loca.

vive para el placer. Y en mi locura,
me siento como atado a tu hermosura,
y aplaudo sus eróticas quimeras.

Porque hay una expresión del Arte augusto
en la osada turgencia de su busto
y en la comba imperial de sus caderas!

Autor del poema: Francisco Aníbal Riu

78.79%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

EN MEDIO DE LA NOCHE

En medio de la noche
te desvelas
y adivinas mi rostro dormido.
Apoyas tu boca sobre mi frente,
dejas, como al descuido,
tu mano sobre mi pecho,
hasta que nuestros latidos se acompasan.

En medio de la noche,
hostil y oscura,
me guardas,
estremeciéndote a cada
movimiento que hago,
hasta que, femenina y desvalida,
te quedas soñando
como un ángel cansado.

Por la mañana
tengo una alegría que me vive
todo el día, que me asiste
todo el día, sin saber
a qué se debe,
por qué nace.

Autor del poema: José Batlló

78.57%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:

Mirarte es mi éxtasis

Enviado por carlosc  Seguir

Dos estrellas -tus ojos-
resplandecen en mi cielo,
generan aura de paz
y regocijo.

Aquella preciosa luna,
-tu alma-
irradia un sentir
que hace galopar mi corazón,
un éxtasis del
cual me considero adicto.

El viento, -tu voz-
sopla, acoge y abraza mi alma.

Frente a tí estoy,
oh divina noche -tú-,
eres la razón por las que los
coliflores cantan
-mi inspiración-,
expresando nada,
pero mi alma quiere correr
y darte un abrazo,

no quiero dejar de mirarte,
eres lo más tranquilo
que mi corazón ha sentido.

- Carlos Carreño.

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

CAMPO DE BATALLA

Nace en las ingles un calor callado,
como un rumor de espuma silencioso.
Su dura mimbre el tulipán precioso
dobla sin agua, vivo y agotado.

Crece en la sangre un desasosegado,
urgente pensamiento belicoso.
La exhausta flor perdida en su reposo
rompe su sueño en la raíz mojado.

Salta la tierra y de su entraña pierde
savia, veneno y alameda verde.
Palpita, cruje, azota, empuja, estalla.

La vida hiende vida en plena vida.
Y aunque la muerte gane la partida,
todo es un campo alegre de batalla.

Autor del poema: Rafael Alberti

78.44%

votos positivos

Votos totales: 167

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 90 Poemas eróticos

Añade tus comentarios