71 Poemas buenos 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

"vejez solitaria

Enviado por penelopo2  Seguir

Vejez solitaria

Se quedan solos aquellos,
que en solitario vivieron
Que no sembraron amigos
Que a poca gente quisieron
Que no tendieron la mano
Cuando muchos la pidieron
Que cruzaron de vereda
Cuando al acreedor vieron.
Que mezquinaron un beso
Cuando labios le ofrecieron
Cuando cruzaron los brazos
Ante un abrazo sincero
Se quedarán solos aquellos
Que  a otros nunca se unieron
Para reclamar derechos
Y por ende se perdieron
Solos muy solos quedarán
Aquellos que no supieron
O no quisieron amar.

Pero hay otros que están solos
Y no por su proceder,
Quedaron solos por viejos
Y nadie los quiere ver
Son personas invisibles
que dieron todo en la vida,
Sin embargo los ignoran
Como gallinas perdidas
Por todos abandonados.
Incluso por su familia.
La vejez seguro es triste
Cuando se vivió equivocado
Cuando los recuerdos duelen
Y los sueños se olvidaron.

Hay muchos viejos que fueron
un Ejemplo permanente
Que su vida consagraron
Al servicio solamente
Sin embargo quedan solos
Esperando a San la muerte
Nadie los va a visitar
Que Dios perdone a esa gente!!
Juan.R

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Entre el cielo y el infierno

Enviado por penelopo2  Seguir

Hola conciencia!
Acá estamos, solos tu y yo!
al final del camino..
Como dos viejos amigos
Para decirnos adiós
La última conversación
La sincera,la que vale
Las cartas sobre la mesa
Y veremos lo que sale.

Las miserias más profundas
Que anidan en mi interior
Se juntaran con las obras
Que realicé con amor
Todo entrará en la balanza
Mis aciertos,mis errores
mis miedos,mis desiciones
Todo el daño que cause
Sin importarme quien llore.

Enfrentados cara a cara,
para un balance final
Ya no puedo arrepentirme,
pues lo hecho ,hecho está.
Conciencia tienes las llaves
De la puerta de lo eterno,
Yo creo que tu decides
Entre el cielo y el infierno!!
Juan..R

66.67%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

MUERTE DE LA ARDILLA

Caía la tarde, ya más dorada que azul.
En el horcajo de un espino, por el sendero
que conduce al pinar, una ardilla
se acurrucaba en forma de espiral,
la cola cargada a la espalda;
su cabeza se amodorraba; toda ella pena,
su pata meneaba una ramilla.

Con sólo una triste mecha de pelo,
bruna la piel, surcada, deseaba morir;
nada ve ya, empañado queda
el verde camino de hojas donde triscó;
en su postrer, desfallecido instinto, siente
cerrarse el estío, detenerse la vida,
el miedo que huye para nunca más volver.

Por la hierba me fui de puntillas.
Rondaban las abejas los brezos.
Hacia la ciudad surcada por golondrinas,
un sauco estaba todo lleno de tordos.
Y yo, mortal, emponzoñado mi ocio,
en mi sombra, a mi lado, vi cómo
me vencía el grave pensamiento.

Autor del poema: Josep Carner

65.56%

votos positivos

Votos totales: 90

Comparte:

LA PEQUEÑA DURMIENTE

No es que el mundo esté bien: es que no existe.
No hay nada alrededor:
sólo tu sueño.
Nada tiene más ley que tu abandono,
tu suave abjuración ,
la dulce apostasía que te ausenta.
No hemos fundado el mundo: nunca cambia.
Pero este cuadro es nuevo
-padre e hija-,
porque sólo el amor es diferente,
sin por ello dejar de ser lo mismo.
El anchuroso mundo, que no importa,
gravita en torno a ti: lo has imantado,
y vive irreprochable hacia tu brújula.
Lo innúmero se rinde a tu unidad sencilla.
Durmiente flor desnuda en mis palabras,
adormidera de los desencantos,
prístina amapola pálida.

Autor del poema: Carlos Marzal

65.56%

votos positivos

Votos totales: 151

Comparte:

AGRICULTURA

Con los dedos o un trozo de carbón
a punto de apagarse.
O de encenderse. A veces
su perfil parece apuñalado
con un tizón que conservara dentro
el fuego oscuro del que él mismo procede.
Así, letal, como algo
que le quema
en las manos
lo usa el pintor, sabiendo
que ahora también le va la vida en ello,
afirmando en el trazo
que trabaja sobre las ilusiones,
que en la vida no existe
esa frontera (la única
que no existe. Justo
por eso es necesario
que la vista recorra esos perfiles.
Para que no se engañe).
Y pinta así, confiado,
igual que un campesino
que dice la verdad.

Autor del poema: Javier Rodríguez Marcos

64.71%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

LA AFANADA

Oh, mujer que andas sólo por atajos,
veredas que parecen secretos campesinos;
oh, nunca deseada a plena luz del día;
tu labor, qué afanosa; de luto es tu vestido.

Bordeas, recatada, los surcos campesinos.
El aire es denso. Ningún rumor produce la alborada.
Si la alondra tardase, tu corazón se ahogaría.
Pero no vuelves la vista para contemplar el vuelo.

Pasas, ligera, cuando el camino lo permite.
¿Vas -tu única diversión- hacia la ermita vieja
-tres horas de camino-, a ver a algún sobrino enfermo?

Amada nunca fuiste, ni adolescente o libre.
Si inclinas la cabeza, de alegría o tristeza,
el rostro te ilumina la luz del delantal.

Autor del poema: Josep Carner

63.95%

votos positivos

Votos totales: 86

Comparte:

EL POZO SALVAJE

Por más que aburras esa melodía
monótona y brumosa de la vida diaria,
y que te amansa;
por más lobo sin dientes que te creas;
por más sabiduría y experiencia y paz de espíritu;
por más orden con que hayas decorado las paredes,
por más edad que la edad te haya dado,
por muchas otras vidas que los libros te alcancen,
y añade lo que quieras a esta lista,
hay un pozo salvaje al fondo de ti mismo,
un lugar que es tan tuyo como tu propia muerte.
Es de piedra y de noche, y de fuego y de lágrimas.
En sus aguas dudosas
reposa desde siempre lo que no está dormido,
un remoto lugar donde se fraguan
las abominaciones y los sueños,
la traición y los crímenes.
Es el pozo de lo que eres capaz
y en él duermen reptiles, y un fulgor
y una profunda espera.
En tu rostro también, y tú eres ese pozo.

Ya sé que lo sabías. Por lo tanto,
Acepta, brinda y bebe.

Autor del poema: Carlos Marzal

63.64%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:

Fantasma bajo la luz.

Enviado por beckybolangerie  Seguir

Los mechones de mi pelo se iluminan bajo el resplandor ámbar
se bañan.
Así deben estar
La última farola restante que ha resistido la prueba del tiempo
La última que aún debe ser reemplazada por el enfermizo tono azul- verdoso del futuro.
Me baño. Calma; respirando aire del presente pero viviendo en el pasado.
La luz parpadea.
Yo parpadeo.

63.64%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

CUMBRE

Firme, bajo mi pie, cierta y segura,
de piedra y música te tengo;
no como entonces, cuando a cada instante
te levantabas de mi sueño.

Ahora puedo tocar tus lomas tiernas,
el verde fresco de tus aguas.
Ahora estamos, de nuevo, frente a frente
como dos viejos camaradas.

Nueva canción con nuevos instrumentos.
Cantas, me duermes y me acunas.
Haces eternidad de mi pasado.
Y luego el tiempo se desnuda.

¡Cantarte, abrir la cárcel donde espera
tanta pasión acumulada!
Y ver perderse nuestra antigua imagen
arrebatada por el agua.

Firme, bajo mi pie, cierta y segura,
de piedra y música te tengo.
Señor, Señor, Señor: todo lo mismo.
Pero, ¿qué has hecho de mi tiempo?

Autor del poema: José Hierro

62.35%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

Mi Cuba Querida

Enviado por penelopo2  Seguir

A mi Cuba

Hoy vuelvo a recordar
Esa Cuba hermosa
Que tanto tiempo me hizo
Soñar
Y vuelvo a renacer
Las noches serenas
Y el tibio sol del amanecer
No, no puedo olvidar
El cantar alegre de los cubanos
En navidad.
Hay mi cuba querida
No veo el dia de regresar.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 51 hasta el 60 de un total de 71 Poemas buenos

Añade tus comentarios