197 Poemas de desamor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Desdén

Enviado por jeff  Seguir

Tan frágiles los recuerdos
Como copos de nieve en un verano intenso
Tan leves son así mis palabras que a ti llegan
Y tú con desdén las escuchas
Con frialdad las respondes
Con tristeza las escucho.


Con desdén me miras
Cual limosnero de besos
Como pidiendo algo que nunca más me darás
Son así tan frágiles los momentos
Como un barco frente a la tormenta
Como lo es mi levedad frente a tu desdén.


Entonces yo un día mirare tu ser
Con el mismo desdén que tú me miraste a mi
Te escuchare con austeridad
Pero no responderé con sinceridad
Ya mis palabras no serán frágiles
Por qué solo se ama una vez
Y solo se abre el alma una también.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

LLAMADA

Te llamo sí te llamo no puedo más te llamo
te grito ven acude no me abandones búscame
déjame verte adivinarte
distenderme un instante bajo el sol de tus ojos
como si en el radiante mediodía me tumbara en la hierba
déjame ver una vez más tu irónica ternura
tus infantiles gestos asustados
tu mirada solitaria que acaricia el rostro de las cosas
tu mirada de niña de ojos lentos
tus labios que entre los míos se funden
como un delicado manjar suntuoso y discreto
tus labios comestibles fáciles tus labios de trufa celeste
tus labios húmedos penetrables como un sexo más luminoso
cómo puedo sufrir que te alejes que te lleves este enigma
que huyas como un ladrón armada de razones
y ocultando en tu seno mis preguntas robadas
que te escondas en los huecos en los turbios rincones del tiempo
que te envuelvas en la distancia como en un disfraz inmenso
te llevas algo mío que nunca ha sido mío
me dejas amputado desarmado hemipléjico
vuelve no puedo renunciar a ser aquel otro
deja que todo nazca dame eso que trajiste mío
desanuda tus entrañas como si fueras a parir nuestro amor
y vuelve tráemelo muéstramelo
déjame entrar en ti como entrar en la noche
compartir tu tesoro taciturno
la suntuosa penumbra de tu alma tibia y quieta
ven no juegues más al juego idiota de la tortura
no me niegues cómplice altiva no blasfemes de mí
adónde vas vestida de miradas mías
adónde irás que no seas la nombrada por mí
regresa no te lleves mi semilla
mis dones los hundí en tu carne
no te podrás librar de esta corona vuelve.

Autor del poema: Tomás Segovia

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

VÁMONOS CORAZÓN

Vámonos, corazón, hemos perdido,
ya nunca espigarán tus ilusiones.
Recoge tu esperanza y tus canciones
y partamos en busca del olvido.

Vámonos, corazón, ya tu latido
sólo podrá contar renunciaciones.
Guarda su nombre con tus oraciones
y si debes sangrar, sangra escondido.

Vámonos, corazón, tu fe no existe.
Al fin y al cabo tu naciste triste
y triste en cualquier puerto morirás.

Vámonos, corazón, ya no la esperes.
Bendice su recuerdo si así quieres,
pero marchemos sin mirar atrás.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

79.96%

votos positivos

Votos totales: 529

Comparte:

ESPERA

Te esperé con la sangre detenida
sobre el silencio en ascuas de tu ausencia.
Te esperé soportando la existencia
como un lebrel al pie de tu partida.

Te esperé casi al borde de la herida
y a dos pasos no más de la demencia.
Te esperé en la angustiosa transparencia
de aquella noche en el reloj vencida.

Pero qué inútil la mortal espera:
Sin pensarlo cité la primavera
cuando el invierno helaba mis rosales.

Y hoy que casi olvidaba tu presencia,
me estoy enamorando de tu ausencia
a través de mis propios madrigales.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

79.64%

votos positivos

Votos totales: 221

Comparte:

De casualidad

Enviado por less  Seguir

Te volvi a creer digno de mis poemas, de mis escritos baratos, pero estas en un nivel demasiado superior
para llegar a comprenderlos o simplemente ya no tienes corazón para mi.

79.55%

votos positivos

Votos totales: 44

Comparte:

EL BESO

Mi boca florece como una herida.
He estado equivocada todo el año, tediosas
noches, nada sino ásperos codos en ellos
y delicadas cajas de Kleenex, llamando llora bebé
¡llora bebé, tonto!

Antes de ayer mi cuerpo estaba inútil.
Ahora está desgarrándose en sus rincones cuadrados.
Está desgarrando los vestidos de la Vieja Mary, nudo anudo
y mira, ahora está bombardeada con esos eléctricos cerrojos.
¡Zing! ¡Una resurrección!

Una vez fue un bote, bastante madera
y sin trabajo, sin agua salada debajo
y necesitando un poco de pintura. No había más
que un conjunto de tablas. Pero la elevaste, la encordaste.
Ella ha sido elegida.

Mis nervios están encendidos. Los oigo como
instrumentos musicales. Donde había silencio
los tambores, las cuerdas están tocando irremediablemente. Tú hiciste esto.
Puro genio trabajando. Querido, el compositor ha entrado
al fuego.

Autor del poema: Anne Sexton

79.49%

votos positivos

Votos totales: 39

Comparte:

ELEMENTOS

Tus ojos eran mi aire
y el aire para sí
jugaba a ser redondo, rodando.

Tus ojos eran mi aire y mi fuego,
y los dos entre sí
jugaban uno a mantener al otro, consumiéndose.

Tus ojos eran mi aire y mi fuego,
pero también mi agua,
y los tres entre sí
jugaban uno a consumir el otro, manteniéndose.

Porque tus ojos eran
mi agua
mi fuego
y mi aire,
tengo transida de rumor el alma
como el árbol de pino la madera,
y tengo más: las raíces
anudadas a ti,
porque tus ojos eran
mi aire
mi fuego
y mi agua,
pero también
mi tierra.

Autor del poema: José Gorostiza

79.17%

votos positivos

Votos totales: 48

Comparte:

A ELLA

Semejas esculpida en el más fino
hielo de cumbre sonrojado al beso
del sol, y tienes ánimo travieso,
y eres embriagadora como el vino.

Y mientras: no imitaste al peregrino
que cruza un monte de penoso acceso,
y párase a escuchar con embeleso
un pájaro que canta en el camino.

Obrando tú como rapaz avieso,
correspondiste con la trampa del trino,
por ver mi pluma y torturarme preso.

No así al viandante que se vuelve a un pino
y párase a escuchar con embeleso
un pájaro que canta en el camino.

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

78.69%

votos positivos

Votos totales: 61

Comparte:

MI PRIMER AMOR

El azul es el verde que se aleja
-verde color que mi trigal tenía-;
azul...de un verde, preso en lejanía,
del que apenas su huella se despeja.

Celeste inmensidad, donde mi queja
tiende su mudo velo noche y día,
para buscar el verde que tenía,
verde en azul...allá donde se aleja...

Mi angustia, en horizonte liberada,
entreabre la infinita transparencia
para traer mi verde a la mirada.

Y en el azul que esconde la evidencia:
yo descubro tu faz inolvidada
y sufro la presencia de tu ausencia.

Autor del poema: Elías Nandino

78.63%

votos positivos

Votos totales: 131

Comparte:

Fuiste

Enviado por fernandoburgara  Seguir

Fuiste viento y silencio
No me olvido de tus ojos que miraban a mi boca cuando estábamos de frente.
Fuiste noche y día
No se borra el recuerdo de tus besos en mi hombro por la tardes de septiembre entre palabras.
Fuiste mucho y nada
Aún recuerdo tu sonrisa sincera como secreto revelado entre temores.
Fuiste magia y maga
Desaparecías mi tristeza sin palabras, con tu cuerpo desnudo solamente.
Fuiste amiga y seductora
Dejaste marcas indelebles al recuerdo de los días compartidos.
Fuiste niña y mujer
Me entregaste tanto en pocos días, te llevaste más entre las manos cuando amaste.
Fuiste sombra y pilar
Me levantaste y diste motivos para andar, me salvaste sin saberlo.
Fuiste musa y dolor
Se sintió aguacero tu partida repentina y me empapo las noches tu ausencia.
Fuiste amor… pero te fuiste.

78.57%

votos positivos

Votos totales: 56

Comparte:

Desde el 81 hasta el 90 de un total de 197 Poemas de desamor

Añade tus comentarios