80 Poemas de despedida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Te vas .

Enviado por gabl  Seguir

¿Te vas?,
no dejes las migajas
y tus huellas en la cama.
No vuelvas la vista atrás.
ignora las sábanas húmedas y arrugadas.

gbl
25/07/2015
Derechos Reservados de Autor

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

Cielo

Enviado por 7521gsv  Seguir

Y tendrás un dulce sueño de hermoso contenido, arropado por los ángeles te susurran al oído, llegó la paz, el descanso, entre ellos merecido.
Sensaciones de invaden de inmenso colorido,ocultas tanto tiempo y todo el tiempo contigo.

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

hoy muero

Enviado por almaqueseva  Seguir

Hoy me siento feliz...hoy muero...mi fragil alma se doblega cansada, llena de gozo se arrodilla ante una fria muerte, palida, hermosa, me abraza, la miro a los ojos, ella me comprende.

mis lagrimas ahora son un turbio lago que inunda mi tiempo...tiempo que es corto...mis horas lentamente pasan, como si el Dios del mundo empecinado quisiera hacerme sufrir.

y yo con una sonrisa en mis labios...y mis ojos cerrados, transformo en calor mi dulce partida...Bienvenida mi muerte amada...eres mi angel ahora.

Diego Fernando Callejas Cadavid , 09/05/2017

69.81%

votos positivos

Votos totales: 53

Comparte:

PÁJARO DE MAR

Abrazarte con fuerza quiero, más no puedo
se te llevó el viento
amiga de la sal
amiga de la mar.

Tú, que siempre quisiste volar
hoy te alejas como pájaro que un día
anidó en mi corazón.
Adelante paloma, adelante, sin rencor.

Autor del poema: Martín Caballero

69.72%

votos positivos

Votos totales: 1618

Comparte:

Dime amada mía.

Enviado por gabl  Seguir

Yo le hablo a tus ojos,
y no me quieren mirar.
Le hablo a tus labios
y no me quieren besar.
¡Dime amada mía!
¿Si le hablo a tu alma?
tal vez ella comprenda
y me cobije entre sus alas,
como Ángel de la guarda.
Que nos protege y resguarda
de la maldad y el desamor.
¡Dime amada mía!
¿Me amarás tal como soy?
O deba ir en busca
de otros ojos que me miren,
o de otros labios que me besen.
Y en esa búsqueda,
llegará el ocaso de la vida,
y al final, tú llorarás mi partida,
y me besarás en la frente
como muestra de fidelidad,
y en los labios inertes
como señal del amor perdido.

gbl
03/05/2018
Derechos Reservados de Autor

69.23%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

UNA VEZ MÁS ME FUE NEGADO...

Enviado por adrid9296  Seguir

Una vez más me fue negado el calor de su sonrisa , su voz se despojo de todo tipo de abjetivos , perdió su mirada en un lugar desconocido ; todo se tornó hipotermico y oscuro ; tan oscuro que asustó al más valiente de mis fantasmas;

69.23%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

Me despido

Enviado por brandigamo  Seguir


Te veo cansado en mi regazo
y yo llorando por no poder hacer nada
sonaba alguna canción lejos.

Me dolía ver tu cuerpo aun conmigo
compañero de mis días felices
compañero de alguna luna en que vivimos
no dejes de perseguir tu camino
que nos encontremos en lo mas profundo de nuestros días.

Hoy que guardas contigo tu mirada
mas si fuera la luz de tus parpados en mis manos
ya no ladras.

Ni te oyes.

Hoy que el destino te lleva a donde no puedo alcanzarte

me despido.

Amigo.

68.75%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

LAS CAMPANAS

Entre el rumor de las campanas,
bella gitana, amante y mía,
nos amamos perdidamente
y nadie, nadie, nos veía.

Olvidamos que las campanas,
asomadas al campanario,
nos vieron, ay, y noche y día
se lo cuentan al vecindario.

Mañana Pedro y Catalina,
el panadero y su mujer,
Juan y María Golondrina,
mi amiga Luz, mi prima Ester,

sonreirán, de cierta manera...
Yo no sabré dónde meterme...
Tú estarás lejos... Lloraré...
Y hasta es posible que me muera...

Autor del poema: Guillaume Apollinaire

68.70%

votos positivos

Votos totales: 115

Comparte:

AA. EN UNA ESQUINA

Aquí, al volver el sol, han confluido
mi sangre con tu sangre de noviembre:
verde seco es vasija de otro verde
seco que abarca toda la costumbre
de renacer -cenizas son
los días diecinueve y cada noche
en que Saturno manda en las estrellas-

No hay lugar para ti y para mí juntos
en esta ciudad rota en la que somos
tú y yo, no lo mejor de cada uno
sino tú y yo. No hay sitio.

Hay una esquina
que, aunque lugar de citas imposibles,
es el único punto que nos queda
para que la belleza del encuentro
y el dolor consecuente a la belleza
dignifiquen al menos nuestra ausencia.

Autor del poema: Aníbal Núñez

68.66%

votos positivos

Votos totales: 67

Comparte:

COMO LA MAR, LOS BESOS

No importan los emblemas
ni las vanas palabras que son un soplo sólo.
Importa el eco de lo que oí y escucho.
Tu voz, que muerta vive, como yo que al pasar
aquí aún te hablo.

Eras más consistente,
más duradera, no porque te besase,
ni porque en ti asiera firme a la existencia.
Sino porque como la mar
después que arena invade temerosa se ahonda.
En verdes o en espumas la mar, se aleja.
Como ella fue y volvió tú nunca vuelves.

Quizá porque, rodada
sobre playa sin fin, no pude hallarte.
La huella de tu espuma,
cuando el agua se va, queda en los bordes.

Sólo bordes encuentro. Sólo el filo de voz que
en mí quedara.
Como un alga tus besos.
Mágicos en la luz, pues muertos tornan.

Autor del poema: Vicente Aleixandre

66.67%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

Desde el 51 hasta el 60 de un total de 80 Poemas de despedida

Añade tus comentarios