80 Poemas de despedida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

A MI MANERA

El final ya está cerca
Y me enfrento al último telón
Amigo, lo diré sin vueltas
Hablaré de mi caso del cual sé mucho
Tuve una vida satisfactoria
Recorrí todos y cada uno de los caminos
Y más, mucho más allá de esto,
Lo hice todo a mi manera.

Autor del poema: Frank Sinatra

75.43%

votos positivos

Votos totales: 521

Comparte:

EPÍLOGO

Me arrepiento de tanta inútil queja,
de tanta
tentación improcedente.
Son las reglas del juego inapelables
y justifican toda, cualquier pérdida.
Ahora
sólo lo inesperado o lo imposible
podría hacerme llorar:

una resurrección, ninguna muerte.

Autor del poema: Ángel González

75.41%

votos positivos

Votos totales: 61

Comparte:

LA DISTRAÍDA

No estás ya aquí. Lo que veo
de ti, cuerpo, es sombra, engaño.
El alma tuya se fue
donde tú te irás mañana.
Aún esta tarde me ofrece
falsos rehenes, sonrisas
vagas, ademanes lentos,
un amor ya distraído.
Pero tu intención de ir
te llevó donde querías
lejos de aquí, donde estás
diciéndome:
«aquí estoy contigo, mira».
Y me señalas la ausencia.

Autor del poema: Pedro Salinas

75.00%

votos positivos

Votos totales: 68

Comparte:

Sufrir

Enviado por gabl  Seguir

Sufre el que se va,
sufre el que se queda,
sufrimos los dos.

Ahora dime;
¿Por qué sufrir?
por amor,
por la soledad,
¿O por qué tú lo decidiste?

Sufrir por amor rompe el alma
y el dolor queda latente
solo un abrazo y un beso
curará este sufrimiento.

Te propongo olvidar el pasado,
secar las lágrimas de tus ojos cansados,
mientras tanto me quedo con el recuerdo
envuelto en nostalgias y sueños turbulentos.

gbl
09/08/2017
Derechos Reservados de Autor

75.00%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

Madre

Enviado por gabl  Seguir


Madre, me tuviste
pero no me quisiste,
Te conocí, y te dije adiós.

Padre, me abandonaste
aunque te necesité,
No me buscaste.

Y los niños, no harán
lo que hice yo,
aun así se fueron.

¡Madre! ven a casa
mi padre vendrá,
los niños no estarán.

Porque no conocieron
a sus padres, olvidaron
sus abrazos, sus afectos.

Madre, ya no vengas
mi padre no vendrá
¡Él, ya murió!

gbl
22/11/2017
Derechos Reservados de Autor



75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

44

Enviado por penelopo2  Seguir

En el fondo heroico del mar argentino.
Una sombra obscura Buscaba un lugar
era un cofre de oro Lleno de marinos
Cuidando fronteras Por la eternidad
Donde estas hermano.
Donde estas papa...
Arrojo unas flores A las frias olas Que un amgel marino Te las llevara.
Que amor tan extraño
Te llevo a la muerte
Tal vez haya sido La curiosidad
Saber como era la vida encerrado
En una burbuja
En el fondo del mar.
Cuando el horizonte
Reciba en sus brazos
Al sol ya cansado De tanto alumbrar.
44 estrellas adornaran el cielo
44 estrellas brillaran el mar.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

Yo

Enviado por gabl  Seguir

Yo.
Yo soy
tu pasión,
tu romance,
tu amor.

Yo soy
el desamor,
el odio,
el dolor.

Yo soy
la alegría,
el gozo,
la tristeza.

Yo soy
la noche,
la madrugada,
el amanecer.

Yo soy
tu voz,
la palabra,
el eco.

Yo soy
tu vida,
tu muerte,
tu renacer.

gbl
02/03/2018
Derechos Reservados de Autor

75.00%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

PARA SIEMPRE

¡Para siempre! es el canto de la vida,
y todo son es son de despedida.
Brota un adiós de cada boca abierta,
y es toda boca en flor boca de herida.

Autor del poema: Franz Tamayo

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

PASO QUE EL PEDACITO DE PIMIENTA...

Enviado por alheli  Seguir

Paso que el pedacito de pimienta que yo quería, saco un disco en día y noche. Después de ello no he querido volverlo a ver. Fijaos que se vistió en traje de purpurina obscura y dejo su sonrisa natural por una lasciva. Cabello blanco y labios rojos sin sangre. Veía a la pequeña muchacha a su izquierda y casi lloraba al verse ignorado. Un niño al fin, alto y pequeño, con tacón sobre la suela de sus zapatos. Y yo lo quise y los sigo queriendo, pero va! Aquello fue antier.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

CANCIONES

No tardes, Muerte, que muero;
ven, porque viva contigo;
quiéreme, pues que te quiero,
que con tu venida espero
no tener guerra conmigo.

Remedio de alegre vida
no lo hay por ningún medio,
porque mi grave herida
es de tal parte venida
qu'eres tú sola remedio.

Ven aquí, pues, ya que muero;
búscame, pues que te sigo;
quiéreme, pues que te quiero,
e con tu venida espero
no tener vida conmigo.

Autor del poema: Jorge Manrique

74.19%

votos positivos

Votos totales: 93

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 80 Poemas de despedida

Añade tus comentarios