79 Poemas de despedida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

No quiero extrañar

Enviado por lunaroja  Seguir

No quiero extrañar tu sonrisa, tus labios al darme un beso
No quiero extrañar tu mirada tan profunda como el mar y el cielo,
No quiero extrañar tus abrazos que me abrigaban en invierno
No quiero extrañar tu voz tan dulce al pronunciar aquel: “TE QUIERO”

81.22%

votos positivos

Votos totales: 181

Comparte:

LA DESPEDIDA

Aquel día -estoy seguro-
me amaste con toda el alma.
Yo no sé por qué sería.
Tal vez porque me marchaba…

-Me vas a olvidar -dijiste- .
Ay, tu ausencia será larga,
y ojos que no ven… Presente
Has de estar siempre en mi alma.

Ya lo verás cuando vuelva.
Te escribiré muchas cartas.
Adiós, adiós… -Me entregaste
tu mano suave y rosada,

y, entre mis dedos, tu mano,
fría de emoción, temblaba.

…Sentí el roce de un anillo
como una promesa vaga…

Yo no me atreví a mirarte,
pero sin verte, notaba
que los ojos dulcemente
se te empañaban las lágrimas.

Me lo decía tu mano
en la mía abandonada,
y aquel estremecimiento
y aquel temblor de tu alma.

Ya nunca más me quisiste
como entonces, muda y pálida.
…Hacía apenas tres días
que eran novias nuestras almas.

Autor del poema: Gerardo Diego

80.85%

votos positivos

Votos totales: 141

Comparte:

COMO UN PADRE DECRÉPITO DISFRUTA...

Como un padre decrépito disfruta
al ver de su hijo las empresas jóvenes,
así yo, mutilado por la suerte,
en tu lealtad y mérito me afirmo.

Pues sea la hermosura o el linaje,
el poder o el ingenio, uno o todos,
quien te corone con mejores títulos,
yo incorporo mi amor a esa riqueza.

Ni pobre ni ofendido soy, ni inválido,
que basta la substancia de tu sombra
para colmarme a mí con su opulencia,
y de una parte de tu gloria vivo.

Busca, pues, lo mejor: te lo deseo;
seré feliz diez veces, si lo hallas.

Autor del poema: William Shakespeare

80.60%

votos positivos

Votos totales: 201

Comparte:

DESPEDIDA

Llegaste a mí, turbada e indecisa,
tu fúlgido mirar de profetisa
reclamando justicia a mis desmanes;
se acrisoló de celos musulmanes.

Oleajes de cólera imprecisa
me hicieron presentir tus huracanes,
y el cínico desdén de mi sonrisa
desvaneció tus últimos afanes...

Entonces fue cuando flotó en la nada
la despedida azul de tu mirada,
y escuché sollozar tu desconsuelo;

saliste, compungida y vacilante,
y un llorar silencioso de diamante
concentró el origán de tu pañuelo.

Autor del poema: Andrés Eloy Blanco

80.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

SR. MÍO DON DIEGO

Sr. mío Don Diego:
Escribo esto desde el cuarto de un hospital
y en la antesala del quirófano.
Intentan apresurarme
pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta,
no quiero dejar nada a medias
y menos ahora que sé lo que planean…

[…]

Cuando me dijeron
que habrían de amputarme la pierna
no me afectó como todos creían,
NO,
yo ya era una mujer incompleta
cuando le perdí, otra vez,
por enésima vez quizás
y aún así sobreviví.
No me aterra el dolor y lo sabes,
es casi una condición inmanente a mi ser,
aunque sí te confieso que sufrí,
y sufrí mucho…

[…]

No pretendo causarte lástima,
a ti ni a nadie,
tampoco quiero
que te sientas culpable de nada,
te escribo para decirte que te libero de mí,
vamos, te «amputo» de mi,
sé feliz y no me busques jamás.

Autor del poema: Frida Kahlo

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

PARTIDA

Yo soy una estación sentimental
y los adioses pitan como trenes.
Es inútil llorar.

En los contornos del crepúsculo,
ventanas encendidas
hacia los rumbos
nuevos.

Palpita
todavía
la alondra
vesperal
de su pañuelo.

Autor del poema: Manuel Maples Arce

79.49%

votos positivos

Votos totales: 39

Comparte:

Si un día debo alejarme

Enviado por stephanie  Seguir

Llévame lejos donde él no pueda alcanzarme,
Escóndeme bien donde él no pueda encontrarme,
Haz que me olvide para que deje de amarme,
Arráncame el corazón para que yo deje de amarlo,
No dejes que me toque, puedo querer quedarme en sus brazos,
No dejes que me hable, puedo creer en sus palabras,
No dejes que me bese, no me dejes suspirar,
Aleja de mi todo papel y toda pluma para no escribirle.
Si por las noches pienso en él, calla mi llanto, seca mis lágrimas y esconde mis penas.
Si te suplico… ¡Por favor no sedas!, no me dejes verlo, puede ser fatal.
Toma mis manos y hazme creer que el mundo aún no se acaba,
Miénteme y dime que todo estará bien, que es lo mejor.
Déjame malgastar mi vida con nuevas malas amistades y en fiestas absurdas,
Déjame creer que no soy frágil y que no puedo lastimarme más.
Quítame su recuerdo, llévate sus cartas y esconde sus fotos.
Destruye mis sueños, rompe mis ilusiones, desaparece mis deseos.
No menciones su nombre, borra su imagen de mi mente…
Vete, apaga la luz y cierra la puerta atrás de ti, no me llames, no me busques, no me hables.
Esta tarde tengo el corazón ligero, y solo quisiera,
Antes de irme, decirle que lo amo.

79.31%

votos positivos

Votos totales: 58

Comparte:

CASI A LA ORILLA

Después de lo gozado
y lo sufrido,
después de lo ganado
y lo perdido,
siento
que existo aún
porque ya,
casi a la orilla
de mi vida,
puedo recordar
y gozar
enloquecido:
en lo que he sido,
en lo que es ido...

Autor del poema: Elías Nandino

79.10%

votos positivos

Votos totales: 536

Comparte:

EN OCASIÓN DE TODOS LOS FINALES

Yo nunca resistí las despedidas
con su mezcla de muerte y precipicio
con el aroma amargo de la finitud
empalagando el ánimo
con esa luz de hielo matutino
que penetra debajo de los párpados.

Yo nunca resistí las despedidas
pero no sé por qué.
Me lo pregunto porque no ha supuesto
una sorpresa súbita casi ninguna de ellas.
He solido saber
con esa exactitud de los relojes
el lugar, el momento
la documentación y el escenario
en que sobrevinieron.

No hay engaño. El jueves diecinueve
era un jueves sin ti. Estaba escrito
mucho antes que las lágrimas
anunciasen el fin
y todo fin es único.

Las despedidas son como el otoño
inevitables pérdidas
vienen puntuales con aviso previo.
Nadie puede acusar de su tristeza
a la pequeña hoja tiritando dormida
en medio del camino.

De repente esa hoja me recuerda
los hoteles pintados de naranja.
Son dos cosas que llegan de otra época
igual que llega la bruma de noviembre.
Traen una carga de nostalgia limpia
sin traición ni sorpresa.
Y sin embargo el alma
no logra acostumbrarse en una vida.

Yo nunca resistí las despedidas
porque en cada una de ellas se marchita la voz
de todas las personas que yo he sido
y ya no puedo ser.

Autor del poema: Raquel Lanseros

78.21%

votos positivos

Votos totales: 78

Comparte:

DESPEDIDA AL PIANO

Tristes los ojos, pálido el semblante,
de opaca luz al resplandor incierto,
una joven con paso vacilante
su sombra traza en el salón incierto.

Se sienta al piano: su mirada grave
fija en el lago de marfil que un día
aguardó el beso de su mano suave
para rizarse en olas de armonía.

Agitada, febril, con insistencia
evoca al borde del teclado mismo,
a las hadas que en rítmica cadencia
se alzaron otra vez desde el abismo.

Ya de Mozart divino ensaya el estro,
de Palestrina el numen religioso,
de Weber triste el suspirar siniestro
y de Schubert el canto melodioso.

-¡Es vano! -exclamó la joven bella,
y apagó en el teclado repentino
su último son, porque sabía ella
que era inútil luchar contra el destino.

-Adiós -le dice-, eterno confidente
de mis sueños de amor que el tiempo agota,
tú que guardabas en mi edad riente
para cada ilusión alguna nota;

hoy mudo estás cuando tu amiga llega,
y al ver mi triste corazón herido,
no puedes darme lo que Dios me niega:
¡la nota del amor o del olvido!

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

78.05%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 79 Poemas de despedida

Añade tus comentarios