89 Poemas de soledad 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Así te conocí.

Enviado por gabl  Seguir

Los años sobran,
cuando el alma envejece.
Sobran los recuerdos,
y la memoria se pierde.
Hoy te recuerdo,
Joven, sonriente, alegre.
Así te conocí,
en mi transitar enamorado.
De la vida, del amor,
De paso rápido y seguro.
Nuestros ojos se encontraron
desatando la tormenta amorosa,
como huracán apasionado.
Dentro de mí, dentro de ti.

¿De dónde viniste mujer?
Eres real, existes, te veo
Te abrazo, nos besamos…
Hoy no estás,
te fuiste una mañana.
Me dejaste tu aroma,
tu presencia etérea.
Hoy te recuerdo
en mi vida, en mi días.
Los años pasan
Y la vida se va.

gbl
25/10/2017
Derechos Reservados de Autor.

83.82%

votos positivos

Votos totales: 68

Comparte:

TRABAJAR CANSA

Atravesar una calle para escapar de casa
puede hacerlo un muchacho, pero este hombre
que anda
todo el día por las calles ya no es un muchacho
y no escapa de casa.
Hay tardes de verano
en que hasta las plazas se vacían, tendidas
bajo el sol declinante, y este hombre que llega
a una alameda de inútiles hierbas, se detiene.
¿Vale la pena estar solo, para estar siempre más
solo?
Caminar por caminar; las plazas y las calles
están solas. Es preciso detener a una mujer,
hablarle y persuadirla de vivir juntos.
De no ser así, uno habla a solas. Es por esto que
a veces
el borracho nocturno comienza a farfullar
y relata los proyectos de toda la vida.
No es verdad que esperando en la plaza desierta
el encuentro se dé con alguno; pero quien va por
las calles
se detiene de vez en cuando. Si fueran dos,
aun andando en las calles, la casa estaría
donde aquella mujer y valdría la pena.
En la noche, la plaza vuelve a quedarse vacía
y este hombre, que pasa sin mirar las casas
entre inútiles luces, ya no levanta sus ojos:
sólo mira el empedrado hecho por otros
hombres
de manos endurecidas, como las suyas.
No es justo quedarse en la plaza desierta.
Es seguro que existe esa mujer en la calle
que, rogándoselo, quisiera consolar esa casa.

Autor del poema: Cesare Pavese

83.33%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

Incertidumbre

Enviado por gabl  Seguir


¿Quisiera saber qué piensas?
cuando estás sumida en pensamientos
mirada fija en el horizonte e inmóvil,
ajena al entorno sin importar el presente.

¿Quisiera saber que imaginas?
divagando entre imágenes que solo
tu mente proyecta a tu interior
y guarda en ti la inquietud.

¿Quisiera saber qué piensas?
cuando enfrentes la realidad al despertar
del éxtasis que embargó tu alma y,
no expreses alegría, amor o sufrimiento.

gbl
11/07/15
Derechos Reservados de Autor


83.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

SOLEDAD LLENA DE MEMORIAS ALGUNAS ROTAS...

Enviado por jeff  Seguir

Soledad llena de memorias
algunas rotas y otras incompletas
otras amargas y otras sin dulce
memorias tristes, más que grises
estas no tienen vida.

Soledad con café
soledad con cigarro
soledad con tequila
maldita sea porque en todo estas presente
maldita soledad
silenciosa soledad
tranquila soledad.


Soledad llena de memorias
algunas con risa
otras con brisa en los ojos
soledad llena de memorias
de besos y caricias
soledad llena de mentiras.

83.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

Soledad

Enviado por francy  Seguir

Esta noche está más densa
sombra de tú cuerpo frente al mío se presenta sin complicación y aquí te siento, con tus ojos engañosos y tus manos caricias rompedoras.

Mi cuerpo se desvanece para ti y se siente ajeno a todo, sólo tuyo, pegado y dolido
Estoy fracturada
Rota
Desangrante
Y tú sólo tienes para darme una sonrisa acompañada de una gran ironía.
Brillo en tus ojos
Labios carnívoros. 
Francy Cristancho

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

SOLO

Nada he sido
nada soy
sino escondida isla
sin pájaros
ni habitantes
sin voces que la pueblen
yerma
apenas viva
negra isla
huérfana
de la ternura de los nidos
región del vértigo petrificado
sin risas
ni panales
áspera isla soy
hondo lamento arrinconado
en la soledad del viento
polvo y sal
nutren mi médula
desterrada la plegaria
y la esperanza
sin astros finales
sin oráculos
sin nombre
yo la torturada.

Autor del poema: Carmen Matute

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Desde el fondo de los astros

Enviado por experimento  Seguir

Como nunca, todo mi yo desnudo atisba
la carne quemada de las palabras sobre el horizonte
Humo soy que se eleva con todo el hedor triste
de un solo y prolongado puñal

Y tu mi ingrata herida, leal y burlona, me vistes
de tu risa opaca y una esperanza inútil
Igual o semejante a un árbol sempiterno
o un costal de huesos que la víspera desentierra

Vaya turbia y colosal delicadeza, tu regazo,
murmura la rabia del olvido sin ningún sollozo
No sé cuál es la intemperie de la que me rescatas
he perdido antaño mi condición de hombre

Desde el fondo de los astros o de la tierra hundida
tu silencio es inseparable del abismo
La muerte no es un espejo maligno
ni un cuerpo tendido sino una brújula ciega

Como una boca que se finge dormida y tempestuosa
en pares de estrellas y vahos oscuros, suspiras,
Y con ella besas mis pies nocturnos
tu duro y dulce veneno se esparce entre olas negras

Traicionas a los demonios invisibles
para abrazarme de esta hiel confusa y onda
Aquí en la espera adivino tu sombra insepulta
anhelante como una gota que se resiste intermitente.

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

SOLO

Es como siempre
habías querido
estar
y no podías
hasta que
de repente
lo estás
y entonces
ya no quieres
estar solo
pero claro
quién no quiere
lo que no tiene.

Autor del poema: Roger Wolfe

82.04%

votos positivos

Votos totales: 362

Comparte:

beso oculto

Enviado por steven201424  Seguir

dulce beso de la soledad
abrázame con tu invisible manto de amor
acaríciame con tu existencia errada
excítame con tu sexy fortaleza sabor a libertad

sedúceme con tus infinitas oportunidades
enamórame con tus suaves caricias conscientes
sorpréndeme con tu luz en las tinieblas
ámame con tu fría presencia de realidad
doblégame en tus cimientos escondidos

mátame con tu silencio divino
ensáñame en tu compañía perpetua
entretenme con los saltos del camino
atácame en la inerte perdida de tu esencia

81.63%

votos positivos

Votos totales: 49

Comparte:

QUE SE LLAMA SOLEDAD

Algunas veces vuelo
y otras veces
me arrastro demasiado a ras del suelo,
algunas madrugadas me desvelo
y ando como un gato en celo
patrullando la ciudad
en busca de una gatita,
a esa hora maldita
en que los bares a punto están de cerrar,
cuando el alma necesita
un cuerpo que acariciar.
Algunas veces vivo
y otras veces
la vida se me va con lo que escribo;
algunas veces busco un adjetivo
inspirado y posesivo
que te arañe el corazón;
luego arrojo mi mensaje,
se lo lleva de equipaje
una botella…, al mar de tu incomprensión.
No quiero hacerte chantaje,
sólo quiero regalarte una canción.
Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.
Algunas veces gano
y otras veces
pongo un circo y me crecen los enanos;
algunas veces doy con un gusano
en la fruta del manzano
prohibido del padre Adán;
o duermo y dejo la puerta
de mi habitación abierta
por si acaso se te ocurre regresar;
más raro fue aquel verano
que no paró de nevar.
Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Autor del poema: Joaquín Sabina

81.16%

votos positivos

Votos totales: 138

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 89 Poemas de soledad

Añade tus comentarios