74 Poemas de soledad 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

EL NÚMERO DOS

Dos solitarios juntos.
A veces siento que nos entendemos
(un sentimiento, nada
mental, pues, fuera de estas sucias palabras
que todo lo traicionan
y lo perdonan todo; un sentimiento, algo
incrustado en la boca
del estómago, azul, igual que un ácido
sin nombre, añil, perfecto,
leve como un enigma, gris,
un elemento químico
desconocido. Me refiero a sin sitio
concreto en el precario
orden de la tabla
periódica -valencia, peso atómico,
esas cosas que entraban
en los exámenes). Solos,
estamos solos. Juntos, lo he dicho,
y solos. Quizás no pueda ser
distinto. Así, quizá esté bien
así. Quizá los que han nacido
solos no puedan ya
dejar de estarlo
nunca, vivir de otra manera.
Quizá, tal vez, quizá
esto no dure mucho (apenas, tal vez, puede
que otro millón de años;
poca cosa si piensas
en el tiempo geológico). Concedido, de acuerdo.
Quizás no dure siempre. Siempre se pasa pronto
y todo es poco –menos
que poco, seamos, por una vez,
realistas- pero a ratos parece,
tal vez sólo parece,
que todo está en su sitio.

Autor del poema: Javier Rodríguez Marcos

74.14%

votos positivos

Votos totales: 58

Comparte:

Recuerdos

Enviado por javier97  Seguir

No he tenido que ser poeta

Para demostrarte lo que siento

Ni concurrir por lo incierto

Déjame llegar a un acontecimiento

Del que pueda resolver el misterio

Quiero ser la respuesta

De tu vaga impaciencia

De tus sutiles pensamientos

Quiero que cada pieza llegué a la perfección

Y buscar en mi mente con cierta conmoción

Es un dilema inminente

Que no llega a ser tan elocuente

Como versos con motivo

Con la ironía de caminos hechos de delirios

La perfección sonríe a la espera

Tal vez, la espera de un último esfuerzo

Esfuerzo de perennes memorias

Memorias que recuerdan al comienzo

Y que de alguna forma terminan en olvido

73.68%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

EN MI FLOR ME HE ESCONDIDO

En mi flor me he escondido
para que, si en el pecho me llevases,
sin sospecharlo tú también allí estuviera...
Y sabrán lo demás sólo los ángeles.
En mi flor me he escondido
para que, al deslizarme de tu vaso,
tú, sin saberlo, sientas
casi la soledad que te he dejado.

Autor del poema: Emily Dickinson

73.49%

votos positivos

Votos totales: 83

Comparte:

MANÍA DE SOLEDAD

Ceno cualquier cosa junto a la clara ventana.
El cuarto tiene ya la oscuridad del cielo.
Al salir, las calles tranquilas conducen,
en pocos pasos, al campo abierto.
Como y miro el cielo —quién sabe cuántas
mujeres
están comiendo a estas horas—; mi cuerpo está
tranquilo;
el trabajo y la mujer aturden mi cuerpo.
Afuera, después de la cena, las estrellas vendrán
a tocar
la tierra en su extensa llanura. Las estrellas están
vivas
pero no valen lo que estas cerezas que como a
solas.
Miro el cielo, pero sé que entre los tejados
mohosos
ya brilla alguna luz y que abajo hay rumores.
Un gran sorbo y mi cuerpo saborea la vida
de las plantas y los ríos, sintiéndose apartado de
todo.
Basta un poco de silencio para que todo se
detenga
en su lugar real, como ahora mi cuerpo.
Toda cosa se aísla frente a mis sentidos
que la aceptan sin corromperse: un murmullo de
silencio.
Puedo saberlo todo en la oscuridad,
como sé que la sangre corre por mis venas.
La llanura es un gran correr de aguas entre las
hierbas,
una cena de todas las cosas. Todas las plantas y
las piedras
viven inmóviles. Oigo a mis alimentos nutrirme
las venas
de todas las cosas que viven sobre esta llanura.
No importa la noche. El cuadrado del cielo
me susurra todos los fragores y una estrella
pequeña
se debate en el vacío, lejana de los alimentos,
de las casas, distinta. No se basta a sí misma,
necesita demasiadas compañeras. Aquí, en la
oscuridad, solo,
mi cuerpo está tranquilo y se siente señor.

Autor del poema: Cesare Pavese

72.73%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

MORADAS

En la mano crispada de un muerto,
en la memoria de un loco,
en la tristeza de un niño,
en la mano que busca el vaso,
en el vaso inalcanzable,
en la sed de siempre.

Autor del poema: Alejandra Pizarnik

71.43%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

Quizás tan cuerdo

Enviado por brandigamo  Seguir

Miraba tu rostro
al compás de las sombras,
sonrisa,
sonrojada luz.

Me habla de ti.

Creo tomarte
sabiendo
que no existes.

La esquizofrenia ganando.

Extraño.

Rayos de sol por aquella puerta de malla,
dibujando una silueta.

71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

Sin ti

Enviado por gabl  Seguir


¿Qué haré hoy
después de tu partida?
Sin tus manos.
Sin tu voz.
Sin los nietos.
Sin mi gato.
Sin café en la tarde.

¿Qué haré hoy
Si perdí el camino?
Tu olor.
Tus ojos.
Tu imagen.
Tu presencia.
Tu nombre.

¿Qué haré hoy
si no volverás a mí?

gbl
07/11/2017
Derechos Reservados de Autor

70.83%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

ABANDONADO POR EL CIELO DE LA MAÑANA Y LAS ESTRELLAS

Abandonado por el cielo de la mañana y las estrellas,
por la hierba del verano y la fresca lluvia de la primavera,
por el manantial de todos los mortales.
Abandonado.

Todos han huido, todos mis amigos,
el viento del verano, la hierba cubierta de rocío en la
mañana,
el olor del bosque después de la lluvia, yo estoy
completamente solo,
todas las fuentes de vida han callado.
Abandonado, abandonado.

¡Por dónde va el camino hacia la oscuridad,
la misericordiosa, la blanda?
¡Dónde está la puerta de salida en el muro del país de la
vida,
la puerta baja, donde uno se doblega?

Autor del poema: Pär Lagerkvist

70.73%

votos positivos

Votos totales: 41

Comparte:

AUSENCIA

Solitario campo.
Me encuentro conmigo.
Soy mi descampado.

Solitario cielo.
Me encuentro conmigo.
Soy mi desanhelo.

Solitario alud.
Me encuentro conmigo.
Soy mi multitud.

Autor del poema: Francisco Pino

70.71%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:

APELACIÓN AL SOLITARIO

Es necesario, a veces, encontrar compañía.

Amigo, no es posible ni nacer ni morir
sino con otro. Es bueno
que la amistad le quite
al trabajo esa cara de castigo
y a la alegría ese aire ilícito de robo.

¿Cómo podrías estar solo a la hora
completa, en que las cosas y tú hablan y hablan,
hasta el amanecer?

Autor del poema: Rosario Castellanos

70.31%

votos positivos

Votos totales: 64

Comparte:

Huella.

Enviado por gabl  Seguir

Puede ser que estés conmigo.
Tal vez en forma etérea,
Intangible como las estrellas,
Dejando huellas en el tiempo.

gbl
08/05/2018
Derechos Reservados de Autor

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

LA SOLEDAD

Siempre la soledad está presente
donde estuvo la voz y fue la rosa,
en todo lo de ayer su pie se posa
y le ciñe su sombra dulcemente.

El recuerdo que está bajo la frente
tuvo presencia. Fuente rumorosa
fue su paso en la tierra, cada cosa
lleva su soledad tras su corriente.

Es soledad la miel que dora el seno
y soledad la boca que conoce
su entregado sabor de fruto pleno.

Cada instante que pasa, cada roce
del bien apetecido, queda lleno
de soledad, al tránsito del goce.

Autor del poema: Jorge Rojas

69.52%

votos positivos

Votos totales: 210

Comparte:

ODA A LA SOLEDAD

Ah soledad,
Mi vieja y sola compañera,
Salud.
Escúchame tú ahora
Cuando el amor
Como por negra magia de la mano izquierda
Cayó desde su cielo,
Cada vez más radiante, igual que lluvia
De pájaros quemados, apaleado hasta el quebranto,
y quebrantaron
Al fin todos sus huesos,
Por una diosa adversa y amarilla
Y tú, oh alma,
Considera o medita cuántas veces
Hemos pecado en vano contra nadie
Y una vez más aquí fuimos juzgados,
Una vez más, oh dios, en el banquillo
De la infidelidad y las irreverencias.
Así pues, considera,
Considérate, oh alma,
Para que un día seas perdonada,
Mientras ahora escuchas impasible
O desasida al cabo
De tu mortal miseria
La caída infinita
De la sonata opus
Ciento veintiséis
De Mozart
Que apaga en tan insólita
Suspensión de los tiempos
La sucesiva imagen de tu culpa
Ah soledad,
Mi soledad amiga, lávame,
como a quien nace, en tus aguas australes
y pueda yo encontrarte,
descender de tu mano,
bajar en esta noche,
en esta noche séptuple del llanto,
los mismos siete círculos que guardan
en el centro del aire
tu recinto sellado.

Autor del poema: José Ángel Valente

68.97%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

AUSENCIA

IR Y QUEDARSE Y CON QUEDAR PARTIRSE...

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir pues resta sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.

Autor del poema: Lope de Vega

67.71%

votos positivos

Votos totales: 96

Comparte:

EL VIENTO, EL VIENTO ALTO

El viento, alto en su elemento
Me hace más solo -no me estoy
Lamentando, él se tiene que lamentar.

Es un sonido abstracto, insondable
venido del elusivo fin del mundo.
Profundo es su significado.

Me habla el todo inexistente en él,
Cómo la virtud no es un escudo, y
Cómo la mejor es estar en silencio.

Autor del poema: Fernando Pessoa

67.39%

votos positivos

Votos totales: 46

Comparte:

TELEVIDENTE

Aquí estoy otra vez de vuelta
en mi cuarto de Iowa City

tomo a sorbos mi plato de sopa Campbell
frente al televisor apagado

la pantalla refleja la imagen
de la cuchara entrando en mi boca.

Y soy el aviso comercial de mí mismo
que anuncia nada a nadie.

Autor del poema: Oscar Hahn

67.06%

votos positivos

Votos totales: 85

Comparte:

SÚBITA MANO DE ALGÚN FANTASMA OCULTO

Súbita mano de algún fantasma oculto
entre los pliegues de la noche y de mi sueño
me sacude y yo despierto, y en el abandono
de la noche no diviso gesto ni bulto.

Pero un terror antiguo, que insepulto
traigo en el corazón, como de un trono
baja y se afirma mi señor y dueño
sin orden, sin meneo y sin insulto.

Y yo siento mi vida de repente
presa por una cuerda de Inconsciente
a cualquier mano nocturna que me guía.

Siento que soy nadie salvo una sombra
de un bulto que no veo y que me asombra,
y en nada existo como la tiniebla fría.

Autor del poema: Fernando Pessoa

66.67%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

PODRÍA ESTAR MÁS SOLA SIN MI SOLEDAD...

Podría estar más sola sin mi soledad,
tan habituada estoy a mi destino,
tal vez la otra paz,
podría interrumpir la oscuridad
y llenar el pequeño cuarto,
demasiado exiguo en su medida
para contener el sacramento de él,
no estoy habituada a la esperanza,
podría entrometerse en su dulce ostentación,
violar el lugar ordenado para el sufrimiento,
sería más fácil fallecer con la tierra a la vista,
que conquistar mi azul península,
perecer de deleite.

Autor del poema: Emily Dickinson

66.67%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:

Primer Beso

Enviado por lunaroja  Seguir

Sigo aquí sentado,
Esperando tu regreso,
Mirando al horizonte,
Pensando por que los recuerdos ya no sirven.
No entiendo para que seguir soñando
Si tu ya no existes,
Buscando en cada lugar una explicación,
En que yo fallé,
Pero siempre termino dónde mismo,
Y extrañándote más,
Sólo a mi me queda, aquel lugar,
Aquel lugar dónde nos dimos nuestro primer beso.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

EL VINO TRISTE (segunda versión)

Lo difícil es sentarse sin hacerse notar.
Lo demás viene por sí mismo. Tres tragos
y regresan las ganas de pensarlo a solas.
Se abre un fondo de zumbidos distantes,
toda cosa se pierde y resulta un milagro
haber nacido y mirar el vaso. El trabajo
(el hombre solo no puede no pensar en el
trabajo)
vuelve a ser el antiguo destino de que es bello
sufrir
para poder pensarlo. Después, los ojos miran
al vacío, dolientes, como agujeros ciegos.
Si este hombre se levanta y va a dormir a su
casa,
parece un ciego que perdió el camino.
Cualquiera
puede salir de una esquina y molerlo a golpes.
Puede surgir una mujer y tenderse en la calle,
joven y hermosa, bajo otro hombre, gimiendo
como en otro tiempo una mujer gemía con él.
Pero este hombre no mira. Se va a su casa a
dormir
y la vida no es más que un zumbido de silencio.
Desvestido, este hombre mostraría miembros
extenuados
y una cabellera brutal, alborotada. ¿Quién diría
que a este hombre lo recorren tibias venas
donde un tiempo la vida quemaba? Ninguno
creería que en otros tiempos una mujer acarició
ese cuerpo y lo besó, ese cuerpo tembloroso,
empapado de lágrimas, ahora que el hombre,
en su casa, intenta dormir sin lograrlo y gime.

Autor del poema: Cesare Pavese

66.67%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

Desde el 41 hasta el 60 de un total de 74 Poemas de soledad

Añade tus comentarios