104 Poemas de soledad 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

CÓMO LLENARTE, SOLEDAD

Cómo llenarte, soledad,
sino contigo misma...

De niño, entre las pobres guaridas de la tierra,
quieto en ángulo oscuro,
buscaba en ti, encendida guirnalda,
mis auroras futuras y furtivos nocturnos,
y en ti los vislumbraba,
naturales y exactos, también libres y fieles,
a semejanza mía,
a semejanza tuya, eterna soledad.

Me perdí luego por la tierra injusta
como quien busca amigos o ignorados amantes;
diverso con el mundo,
fui luz serena y anhelo desbocado,
y en la lluvia sombría o en el sol evidente
quería una verdad que a ti te traicionase,
olvidando en mi afán
cómo las alas fugitivas su propia nube crean.

Y al velarse a mis ojos
con nubes sobre nubes de otoño desbordado
la luz de aquellos días en ti misma entrevistos,
te negué por bien poco;
por menudos amores ni ciertos ni fingidos,
por quietas amistades de sillón y de gesto,
por un nombre de reducida cola en un mundo fantasma,
por los viejos placeres prohibidos
como los permitidos nauseabundos,
útiles solamente para el elegante salón susurrado,
en bocas de mentira y palabras de hielo.

Por ti me encuentro ahora el eco de la antigua persona
que yo fui,
que yo mismo manché con aquellas juveniles traiciones;
por ti me encuentro ahora, constelados hallazgos,
limpios de otro deseo,
el sol, mi dios, la noche rumorosa,
la lluvia, intimidad de siempre,
el bosque y su alentar pagano,
el mar, el mar como su nombre hermoso;
y sobre todo ellos,
cuerpo oscuro y esbelto,
te encuentro a ti, tú, soledad tan mía,
y tú me das fuerza y debilidad
como el ave cansada los brazos de la piedra.

Acodado al balcón miro insaciable el oleaje,
oigo sus oscuras imprecaciones,
contemplo sus blancas caricias;
y erguido desde cuna vigilante
soy en la noche un diamante que gira advirtiendo a los hombres,
por quienes vivo, aún cuando no los vea;
y así, lejos de ellos,
ya olvidados sus nombres, los amo en muchedumbres,
roncas y violentas como el mar, mi morada,
puras ante la espera de una revolución ardiente
o rendidas y dóciles, como el mar sabe serlo
cuando toca la hora de reposo que su fuerza conquista.

Tú, verdad solitaria,
transparente pasión, mi soledad de siempre,
eres inmenso abrazo;
el sol, el mar,
la oscuridad, la estepa,
el hombre y su deseo,
la airada muchedumbre,
¿qué son sino tú misma?

Por ti, mi soledad, los busqué un día;
en ti, mi soledad, los amo ahora.

Autor del poema: Luis Cernuda

64.86%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

EXTRAÑAS FORMAS TIENE EL AMOR...

Extrañas formas tiene el amor.
Las galas del deseo se nutren
de harapos de desdicha y de frío.
Por debajo del gozo respiran
los días del hastío futuro.
Toda humedad acaba en desierto,
todo cuerpo en ceniza -me dices
cuando aún aletea el placer
por mi piel como un tímido insecto.
Todo acaba -repites.
Te miro
como se mira a un dios cruel y exacto.
De repente me siento muy sola.

Autor del poema: Josefa Parra

64.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:

POEMA DE LA SOLEDAD

Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.
El tren y la mujer que llena el cielo,
tu soledad esquiva en los hoteles
y tu máscara pura de otro signo.
Es la niñez del mar y tu silencio
donde los sabios vidrios se quebraban,
es tu yerta ignorancia donde estuvo
mi torso limitado por el fuego.
Norma de amor te di, hombre de Apolo,
llanto con ruiseñor enajenado,
pero, pasto de ruina, te afilabas
para los breves sueños indecisos.
Pensamiento de enfrente, luz de ayer,
índices y señales del acaso.
Tu cintura de arena sin sosiego
atiende sólo rastros que no escalan,
pero yo he de buscar por los rincones
tu alma tibia sin ti que no te entiende,
con el dolor de Apolo detenido
con que he roto la máscara que llevas.
Allí, león, allí, furia del cielo,
te dejaré pacer en mis mejillas;
allí, caballo azul de mi locura,
pulso de nebulosa y minutero,
he de buscar las piedras de alacranes
y los vestidos de tu madre niña,
llanto de media noche y paño roto
que quitó luna de la sien del muerto.
Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.
Alma extraña de mi hueco de venas,
te he de buscar pequeña y sin raíces,
¡Amor de siempre, amor, amor de nunca!
¡Oh, sí! Yo quiero. ¡,Amor, amor! Dejadme.
No me tapen la boca los que buscan
espigas de Saturno por la nieve
o castran animales por un cielo,
clínica y selva de la anatomía.
Amor, amor, amor. Niñez del mar.
Tu alma tibia sin ti que no te entiende.
Amor, amor, un vuelo de la corza
por el pecho sin fin de la blancura.
Y tu niñez, amor, y tu niñez.
El tren y la mujer que llena el cielo,
Ni tú, ni yo, ni el aire, ni las hojas.
Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.

Autor del poema: Federico García Lorca

63.64%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

45. ¿QUÉ DIRÁS ESTA NOCHE, POBRE ALMA SOLITARIA

¿Qué dirás esta noche pobre alma solitaria,
Qué dirás, corazón, marchito hace tan poco,
A la muy bella, a la muy buena, a la amadísima,
Bajo cuya mirada floreciste de nuevo?

-El orgullo emplearemos en cantar sus loores;
Nada iguala al encanto que hay en su autoridad;
Su carne espiritual tiene un perfume angélico,
Y nos visten con ropas purísimas sus ojos.

En medio de la noche y de la soledad,
O a través de las calles, del gentío rodeado,
Danza como una antorcha su fantasma en el aire.

A veces habla y dice: «Yo soy bella y ordeno
Que por amor a mí no améis sino lo Bello;
Soy el Ángel guardián, la Musa y la Madona».

Autor del poema: Charles Baudelaire

63.33%

votos positivos

Votos totales: 30

Comparte:

BLANCA

Blanca, blanca, blanca la melodía
ardiendo de sus hojas.
Nació la tierra enferma.
Nació la luna con la sal del sueño.
Llovió el asombro de mis ojos.
Con el dolor la vida se filtraba.
Enloquecida ya entre mis manos.
Sola, sola, tán sólo sola.

Autor del poema: Ricardo Peña

63.16%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

MUÉROME EN PRESENTE SOLITARIO CON ÚNICO...

Enviado por missdisasters  Seguir

Muérome en presente solitario,
con único amigo el destino,
con una compañía tan real, como inexistente.
Imaginario.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

Vacio

Enviado por angelo27  Seguir

Vacío como el olvido,
Vacío como algo que existe pero no podemos ver,
Vacío como el aire que da vida pero no se admira,
Vacío como el espacio de la luz en la oscuridad,
Vacío como una mentira ante su verdad,
Vacío como un pensamiento fugaz que no se convirtió en mi realidad,
Vacío como los cuerpos que no se abren para amar,
Vacío como el recuerdo de un amor que no volverá,
Vacío como un corazón que perdió el sueño de convertirse en todo aquello que de niño anhelo.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

EN LA NOCHE ALTA ESE AUTO...

Enviado por poly-cba  Seguir

En la noche alta,
ese auto que acelera
ahonda mi soledad.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Amar

Enviado por experimento  Seguir

Amar, marcha la palabra de mi boca
como si se alejara de una guerra
a otro desvelo, a otra sombra y volviera
y me saludara tristemente.

Me deja, se disuelve apenas la repito
pero en su ineficaz distancia,
toda su holgada pobreza
tiene miedo de nombrarte, y se queda.

Se queda una tarde, ve pasar la vida
hasta inventar metáforas, gaviotas, veranos
afiebrada sueña con los gestos juveniles
pero no ríe, no duerme, destroza la madrugada

En el jardín se detiene, un horizonte mudo
una distancia de lágrimas la recoge
Amar, marcha la palabra de mi boca
No sé a dónde viaja su silencio.

Amanece como un fruto viejo,
con las fatigas de la desilusión, y lo que queda
vuela rasante como una súplica
que nunca detendrá su muerte.

VM

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Ultraviolence

Enviado por kevinescand0n  Seguir

Mi casa está vacía
Pero estoy más vacío yo
Aunque tenga todo el tiempo a gente a mi alrededor
En realidad estoy tan solo los viernes por la noche

57.14%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

Desde el 91 hasta el 100 de un total de 104 Poemas de soledad

Añade tus comentarios