110 Poemas de la vida 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

LA TIERRA

Un mundo como un árbol desgajado.
Una generación desarraigada.
Unos hombres sin más destino que
apuntalar las ruinas.

Romper el mar
en el mar, como un himen inmenso,
mecen los árboles el silencio verde,
las estrellas crepitan, yo las oigo.

Sólo el hombre está solo. Es que se sabe
vivo y mortal. Es que se siente huir
—ese río del tiempo hacia la muerte—.

Es que quiere quedar. Seguir siguiendo,
subir, a contramuerte, hasta lo eterno.
Le da miedo mirar. Cierra los ojos
para dormir el sueño de los vivos.

Pero la muerte, desde dentro, ve.
Pero la muerte, desde dentro, vela.
Pero la muerte, desde dentro, mata.

...El mar —la mar—, como un himen inmenso,
los árboles moviendo el verde aire,
la nieve en llamas de la luz en vilo...

Autor del poema: Blas de Otero

81.82%

votos positivos

Votos totales: 22

Comparte:

El día

Enviado por gabl  Seguir

Nace un nuevo día y con el,
la esperanza, las promesas,
las palabras de amor al oído,
dichas casi secretamente.
Un nuevo día es trazarse una meta,
que al cumplirla dará nuevos frutos.
Un nuevo día es una promesa,
una esperanza, un nuevo reto,
su luz es la palabra de vida,
de amor o muerte.

gbl
01/05/2018
Derechos Reservados de Autor

81.82%

votos positivos

Votos totales: 22

Comparte:

EL ENGAÑO A LOS OJOS

Con qué nobleza se revuelven
Todos juntos esos muchachos
Y claman por una justicia
Perturbando, vociferando,
Tan inocentes los carrillos,
Tan fieros el porte y los pasos,
Con la mirada en dirección
De un porvenir extraordinario,
Pero a la vista ahora, ahora,
Presente ya sobre el asfalto
De las calles estimuladas
Por los rumores calculados
De esa tan filial muchedumbre,
Coro de gargantas y brazos,
Crédulamente fiel y dócil
-Candor por alud- al dictado
De los mayores en edad,
En crueldad y en aparato,
Aun carceleros de una cárcel
Donde todo queda murado,
Sin salida a ningún futuro:
Ni a ese que van anhelando
Los que, por fin, desfilan jóvenes,
Magníficos frente al tirano.

Autor del poema: Jorge Guillén

81.36%

votos positivos

Votos totales: 220

Comparte:

Orgullo

Enviado por mara  Seguir

Cuando estoy solo con mi orgullo lo ignoró por completo y siento el peso de mis malas decisiones, decisiones que justifico bajo la escusa "Soy humano por lo tanto cometo errores" .
Me refugió en la soberbia y tan poquito he logrado, me he tropezado con la misma piedra y que creo que hasta con ella me he encariñado.
Cuestione el destinó he disfrazado algun dolor y trate de matar alguna pena con sexo o alcohol, pero es peor se agudiza y lloró,mas porque el tiempo no lo cura todo.
No perdlnamos, no ofrecemos disculpas y vivimos con la mas erronea convicción de que nos la sabemos toda y siempre tenemos la raZón. Son oscuro es el que danzamos bailamos hacía el Hades que con errores creamos, luego nos preguntamos ¿ Porque me pasa esto a mi? La vida te enseña pero sino aprendes la lección, se vuelve a repetir ..
Todo esta bien ya no te Nesecito, son las metiras que a diario me repito, ni yo mismo entiendo porque me complicó, si quiero estar contigo hasta que seamos viejitos ..

81.25%

votos positivos

Votos totales: 64

Comparte:

EL PEATÓN

Se dice, se rumora, afirman en los salones, en las fiestas, alguien o algunos enterados, que Jaime Sabines es un gran poeta. O cuando menos un buen poeta. O un poeta decente, valioso. O simplemente, pero realmente, un poeta.

Le llega la noticia a Jaime y éste se alegra: ¡qué maravilla! ¡Soy un poeta! ¡Soy un poeta importante! ¡Soy un gran poeta!

Convencido, sale a la calle, o llega a la casa, convencido. Pero en la calle nadie, y en la casa menos: nadie se da cuenta de que es un poeta. ¿Por qué los poetas no tienen una estrella en la frente, o un resplandor visible, o un rayo que les salga de las orejas?

¡Dios mío!, dice Jaime. Tengo que ser papá o marido, o trabajar en la fábrica como otro cualquiera, o andar, como cualquiera, de peatón.

¡Eso es!, dice Jaime. No soy un poeta: soy un peatón.

Y esta vez se queda echado en la cama con una alegría dulce y tranquila.

Autor del poema: Jaime Sabines

80.60%

votos positivos

Votos totales: 232

Comparte:

A LA VIDA

Vida, tu cara está agostada y abatida.
Yo ya no tengo paciencia para aguantarte.
Te diré más, tus ropas están enlodadas, tus pasos se tambalean, tus tantos adornos me hacen reír.

Tus leyes me las sé al dedillo. Vida,
No eres más que Muerte, el Tiempo, el Destino...
Hace tiempo que lo sé, ya lo he comprendido, lo veo claro.
Tarde o temprano me sacrificarás,
Pero tú no puedes maquillar tu cuerpo.

Te engalanas a la última,
Con la locura de un día y pretendes que la emoción sea auténtica.
¿Acaso crees que tu mundo es el paraíso?
Yo también vendré para que me hagan caso,
Y acompañaré tu melodrama hasta el crepúsculo.
Quizá mezclando en una sola vez el disfraz y la diligencia.
Pero por lo que a mí respecta, estoy convencido de que la emoción es auténtica.

Autor del poema: Xu Zhimo

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

NO SÉ CÓMO SE SIENTE EL VIVIR UNA VIDA BALANCEADA

No sé como se siente el vivir una vida balanceada
cuando estoy triste
no lloro, me derramo
cuando estoy feliz
no sonrío, estoy rebosante
cuando estoy enojada
no grito, ardo
lo bueno de sentir
extremadamente
es que cuando amo
les doy alas
pero tal vez
eso no sea tan bueno
porque ellos siempre
tienden a irse
y deberían verme
cuando mi corazón esta roto
yo no me aflijo, me hago pedazos.

Autor del poema: Rupi Kaur

80.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

ÍTACA

¿Y quién alguna vez no estuvo en Ítaca?
¿Quién no conoce su áspero panorama,
el anillo de mar que la comprime,
la austera intimidad que nos impone,
el silencio de suma que nos traza?
Ítaca nos resume como un libro,
nos acompaña hacia nosotros mismos,
nos descubre el sonido de la espera.
Porque la espera suena:
mantiene el eco de voces que se han ido.
Ítaca nos denuncia el latido de la vida,
nos hace cómplices de la distancia,
ciegos vigías de una senda
que se va haciendo sin nosotros,
que no podremos olvidar porque
no existe olvido para la ignorancia.
Es doloroso despertar un día
y contemplar el mar que nos abraza,
que nos unge de sal y nos bautiza como nuevos hijos.
Recordamos los días del vino compartido,
las palabras, no el eco;
las manos, no el diluido gesto.
Veo el mar que me cerca,
el vago azul por el que te has perdido,
compruebo el horizonte con avidez extenuada,
dejo a los ojos un momento
cumplir su hermoso oficio;
luego, vuelvo la espalda
y encamino mis pasos hacia Ítaca.

Autor del poema: Francisca Aguirre

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

VALE LA PENA VIVIR

Vale la pena vivir,
aunque fuera solo porque sin
la vida
no podríamos leer ni fantasear historias.

Autor del poema: Mario Vargas Llosa

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

CICATRICES

Mi abuelo tiene una cicatriz en el estómago.
Mi abuela tiene una cicatriz en el pecho.
Mi madre tiene una cicatriz en la garganta.
Mi padre tiene una cicatriz en la rodilla.
Mi amante tiene una cicatriz en el costado.
Mi vida no tiene cicatrices. Solo manchas,
aceite, tiempo quemado:
un rasguño.

Autor del poema: Luna Miguel

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 110 Poemas de la vida

Añade tus comentarios