170 Poemas de desamor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

De casualidad

Enviado por less  Seguir

Te volvi a creer digno de mis poemas, de mis escritos baratos, pero estas en un nivel demasiado superior
para llegar a comprenderlos o simplemente ya no tienes corazón para mi.

86.11%

votos positivos

Votos totales: 36

Comparte:

MI POBRE AMOR SE ESTÁ YENDO

Mi pobre amor se está yendo...
yo me quedaré llorando...
La lluvia, leve, cayendo;
una nube, allá, glisando...

Mi pobre amor se está yendo.

Lejos, muy lejos!, soñando

la dulce amada, y tejiendo
su ilusión, me va matando...
Mi pobre amor se está yendo...

¿Qué pasa, que nada entiendo?
Qué pena se va a acercando?

La lluvia, leve, cayendo...
Una nube, allá, glisando...
La dulce amada tejiendo
su ilusión, que voy matando!

Mi pobre amor se está yendo...
Yo me quedaré llorando!

Autor del poema: León de Greiff

86.05%

votos positivos

Votos totales: 43

Comparte:

SU AUSENCIA

De aquí
a un tiempo,
puede
que llegue a ser
como vivir
en una ciudad que no te gusta
sabiendo
que nunca podrás
abandonarla;
pero eso,
en los mejores días.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

85.71%

votos positivos

Votos totales: 49

Comparte:

Solo hay recuerdos

Enviado por gabuulu94  Seguir

He querido olvidar
Tantas cosas
He querido pensar
Que solo fue un sueño
He querido creer
Que no existes
He querido quitarte
De mis pensamientos
Más de una vez.
Han pasado más de 4 años
Nuestros caminos
Fueron separados
Vos compartias la cama
Con miles
Yo con aquel
porque el que te dejé
No soy cruel
Yo insistí que sintieras
Algo por mí
Te di las miles de oportunidades
Para que me dijeras
Quedate conmigo.
Hoy realmente
Solo hay recuerdos
Debes en cuando
El destino nos cruza
Pero ya no es lo mismo
Aún que se que
Tus besos siempre
Me cambian mi mundo

85.29%

votos positivos

Votos totales: 34

Comparte:

¿CÓMO DECÍA USTED, AMIGO MÍO?

¿Cómo decía usted, amigo mío?
¿Qué el amor es un río? No es extraño.
Es ciertamente un río
que, uniéndose al confluente del desvío,
va a perderse en el mar del desengaño.

Autor del poema: Rubén Darío

85.21%

votos positivos

Votos totales: 1021

Comparte:

A LAS ÓRDENES DEL VIENTO

Para todos los que sienten que no están al mando

Me habría gustado ser discípula de Ícaro.

Hubiera sido hermoso festejar
las bodas de Calixto y Melibea.

Me habría gustado ser
un hitita ante la reina Nefertari
el joven Werther en Río de Janeiro
la deslumbrante dama sevillana
por la que Don José rechazó a Carmen.

Yo quisiera haber sido el huerto del poeta
con su verde árbol y su pozo blanco
el inspector fiscal
con el que conversara Maiakovski.

Me habría gustado amarte. Te lo juro.
Sólo que muchas veces la voluntad no basta.

Autor del poema: Raquel Lanseros

85.19%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

FATIGA

Ya no te quiero tanto. Poco a poco
mataste la ansiedad de tu cariño,
y el alma atormentada de aquel loco
vuelve otra vez a ser alma de niño.

Presiento el reventar de otra quimera,
describe un semicírculo el poniente,
y la esperanza de otra primavera
promete al corazón otra simiente.

Enflora la ilusión, el alma espiga.
Agonizan la angustia y la fatiga.
En las pupilas se detiene el llanto,

y una voz interior me va diciendo,
que aunque sigo tu imagen bendiciendo,
estoy dejando de quererte tanto.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

85.16%

votos positivos

Votos totales: 155

Comparte:

TU MIRADA

Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.

Me miraste y pediste temblorosa
que un te amo, saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.

Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.

Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote te amo
por ganar de tu cara una sonrisa.

Autor del poema: Walt Whitman

84.87%

votos positivos

Votos totales: 522

Comparte:

Nada

Enviado por gabl  Seguir

Fui tu sombra
te seguía a todas partes,
sentía que me pisabas,
tan fuerte,
que sangraban mis pies.
Sentí dolor, tanto dolor,
tan intenso, que gemía,
dejaba húmedas huellas,
en la pálida arena,
que la teñía,
de rojo, de sangre.
Y vi en tus ojos
la tristeza reprimida,
llena de rabia,
de silencio, de cansancio.
Y quise ser tu aliento,
tu voz entrecortada,
tu reclamo,
quise ser tú.
Para odiarme,
para perdonarme,
quise ser tanto en ti,
que no soy nada.

gbl
22/06/2018
Derechos Reservados de Autor

84.62%

votos positivos

Votos totales: 39

Comparte:

ELLA AMARÁ A OTRO HOMBRE

Ella amará a otro hombre.
Yo voy lejos, andando hacia el olvido.
Y puede suceder que alguien me nombre,
pero ella fingirá no haber oído.

Ella amará a otro hombre:
el tiempo pasa y el amor finaliza,
y es natural que lo que fue una brasa
acabe convirtiéndose en ceniza.

Aunque nadie lo quiera,
envejecen las vidas y las cosas,
y es natural también que en primavera
los rosales den rosas.

Es natural. Por eso,
ella amará a otro hombre, y está bien.
No sé si ya olvidó mi último beso,
ni me importa con quién.

Pero quizás, un día,
oyendo una canción,
sentirá que esa vieja melodía
le cambia el ritmo de su corazón.

O será algún vestido
que yo le conocí,
o el olor del jardín cuando ha llovido,
pero algún día ha de pensar en mí.

O puede ser un gesto,
un modo de mirar,
o ciertas calles, o un botón mal puesto,
o una hoja seca que voló al azar.

Y de alguna manera
tendrá que recordarme, sin querer,
escuchando unos pasos en la acera
como los míos al atardecer.

Será en algún momento,
no importa cuándo o dónde, aquí o allá,
porque el amor, por parecerse al viento,
parece que se ha ido y no se va.

Y si en ese momento ella suspira
y él pregunta por qué,
le tendrá que inventar una mentira
para que nunca sepa por qué fue.

Y él no verá esa huella,
eso tan mío en lo que ya perdí;
y, aunque la pueda amar más que yo a ella,
ella no podrá amarlo más que a mí..!

Autor del poema: José Ángel Buesa

84.38%

votos positivos

Votos totales: 64

Comparte:

LA MUFA

Vos ves la Cruz del Sur,
respirás el verano con su olor a duraznos,
y caminás de noche
mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires,
por ese siempre mismo Buenos Aires.
Quizá la más querida

Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara.
Me diste el frío, la distancia,
el amargo café de medianoche
entre mesas vacías.

Siempre empezó a llover
en la mitad de la película,
la flor que te llevé tenía
una araña esperando entre los pétalos.

Creo que lo sabías
y que favoreciste la desgracia.
Siempre olvidé el paraguas
antes de ir a buscarte,
el restaurante estaba lleno
y voceaban la guerra en las esquinas.

Fui una letra de tango
para tu indiferente melodía.

Autor del poema: Julio Cortázar

84.21%

votos positivos

Votos totales: 38

Comparte:

Como llegar a ti

Enviado por djparedes  Seguir

Como poder llegar a ti
como derrumbar las barreras
que asemejan rodearte
y te hacen parecer distante

Tan cerca y tan lejos a la vez
como fugaz lucero en el cielo
como agua entre los dedos
te vas alejando poco a poco

Será que tienes otro querer
será que una nueva ilusión
llegó esta vez a tu corazón
y en ti no está mi querer

Dímelo con una sonrisa
dímelo con tu mirada
o senténciame despiadada
de una vez y de prisa.

DjParedes

84.21%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

Cúanto Perdimos

Enviado por gabl  Seguir

¿Cuánto perdimos al dejarnos de amar?
Yo perdí tu sonrisa,
tu mirada,
tus caricias,
tus besos,
tus abrazos,
tu cuerpo,
tu presente…
¡Tú perdiste mi calor!
mi alma,
mi pasión,
mi amor,
mi presencia,
mi susurro,
mi silencio,
¡Ambos perdimos!
el amor,
el anochecer
el mañana,
el despertar,
¡Solo ganamos!
la ausencia,
la soledad,
la melancolía,
la tristeza,
la lejanía.

gbl
24/04/2018
Derechos Reservados de Autor





84.15%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:

ATARDECER SOLITARIO

Se tambalea en la vacía la botella y en el vaso
el brillo de la vela;
hace frío en la habitación.
Afuera cae la lluvia sobre la hierba.
Te tiendes de nuevo para descansar brevemente
avasallado por el frío y la tristeza.
El amanecer y el atardecer llegan de nuevo,
siempre vuelven:
tú, jamás.

Autor del poema: Hermann Hesse

83.33%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

si me dueles

Enviado por risaynostalgia  Seguir

me dueles como jamas imagine
así de claro directo y húmedo
dueles como ninguna maldita cosa
en este mundo frió e inflexible
jamas olvidare
cuanto he rogado
cuanto me aferre a cada mentira
o desee sea cierta cada esperanza de mejorar
pero no eres mas que un hombre
uno como cualquier otro
he atormentado sadicamente mi corazón
por que no quise que hubiera otro
me acostumbre a persistir a pesar del dolor
a pesar de cada desencuentro
pero aquí estas frente a mi
una vez mas herrado
una vez culpándome de no entender
diciendo que soy yo
y sabes deseo ser amada
merezco ser amada
y si tu no tienes amor para mi
descuida el amor que me tengo me basta
que si te amo (si)
que esto duele (SI)
que no es fácil (SI)
que a ratos mis lagrimas caen
y el vació que queda sera sofocante
tal vez si
mas no es diferente cuando se trata de estar contigo
también estoy sola
también es sofocante
y si algo dolerá
quiero que esta vez se trate de mi
y no de un egoísta
que pretende que por yo amarlo
lo sufra sin remedio....

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

De casualidad

Enviado por garciaeesparza  Seguir


Quisiera que usted pensara un momento en mi aunque sea un solo instante,
De casualidad me gustaría que usted soñara conmigo.
De causalidad me gustaría que usted soñara y pensara en un nosotros,
De casualidad quisiera que usted pensara en todo lo que yo aveces pienso y sueño

83.33%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

CONVERSACIÓN

Dios te perdone al fin tanta tortura:
bien que a tu mano la movió el despecho
y daga fina hundísteme en el pecho,
que no te sea la existencia dura.

Que una vez más conozca la amargura
importa poco; el corazón deshecho
aprende más con su impiedad. Bien hecho;
gracias, amigo, que esto me depura.

Iba teniendo una sospecha vaga
de que la llama del placer se apaga
poquito a poco en el camino humano.

Temblaba acaso por su leve abrigo,
pero inquietud me ahorras, buen amigo,
que de un golpe la ciegas con tu mano.

Autor del poema: Alfonsina Storni

83.18%

votos positivos

Votos totales: 107

Comparte:

AL PERDERTE YO A TI...

Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido:
yo, porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti,
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Autor del poema: Ernesto Cardenal

82.96%

votos positivos

Votos totales: 1696

Comparte:

A ELLA

Semejas esculpida en el más fino
hielo de cumbre sonrojado al beso
del sol, y tienes ánimo travieso,
y eres embriagadora como el vino.

Y mientras: no imitaste al peregrino
que cruza un monte de penoso acceso,
y párase a escuchar con embeleso
un pájaro que canta en el camino.

Obrando tú como rapaz avieso,
correspondiste con la trampa del trino,
por ver mi pluma y torturarme preso.

No así al viandante que se vuelve a un pino
y párase a escuchar con embeleso
un pájaro que canta en el camino.

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

82.61%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

LA NIÑA DE GUATEMALA

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda...

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores...

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!...

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor.

Autor del poema: José Martí

82.61%

votos positivos

Votos totales: 184

Comparte:

Desde el 21 hasta el 40 de un total de 170 Poemas de desamor

Añade tus comentarios