170 Poemas de desamor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

SIEMPRE TÚ

Entre el mínimo incendio de la rosa
y la máxima ausencia del lucero,
se quedó tu recuerdo prisionero
viviendo en cada ser y en cada cosa.

Te recuerdo en la cita milagrosa
que se dan la mañana y el jilguero,
y en el aire, traslúcido tablero
donde escribe en color la mariposa.

Todo me habla de ti. Sobre la brisa
persiste la nostalgia de tu risa
como una dulce música remota.

En los labios tu nombre me florece,
y al saberte lejana, me parece
que me bebo tu ausencia gota a gota.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

79.59%

votos positivos

Votos totales: 343

Comparte:

VÁMONOS CORAZÓN

Vámonos, corazón, hemos perdido,
ya nunca espigarán tus ilusiones.
Recoge tu esperanza y tus canciones
y partamos en busca del olvido.

Vámonos, corazón, ya tu latido
sólo podrá contar renunciaciones.
Guarda su nombre con tus oraciones
y si debes sangrar, sangra escondido.

Vámonos, corazón, tu fe no existe.
Al fin y al cabo tu naciste triste
y triste en cualquier puerto morirás.

Vámonos, corazón, ya no la esperes.
Bendice su recuerdo si así quieres,
pero marchemos sin mirar atrás.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

79.00%

votos positivos

Votos totales: 500

Comparte:

Oscuridad

Enviado por roxy  Seguir

Estoy sumido en la oscuridad

Sin dejarte de pensar

Aquì la reina se ha ido

un rey macabro ha de reinar

y como esclavos trabajar

si lees esto mi amor

ALEJATE de la oscuridad

o seras una mas

Alejate y asi en tu reino la luz brillara

aunque no nos veamos mas

si alguna vez te llega mi poema

te he de decir

Que la luz te alumbre

No sucumbas a la ocuridad

No cometas mi mismo error

Y pagues en tu honor.

78.95%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

COMPATRIOTA DE LOS BOSQUES

¿Cómo estarás ahora sin que nadie te abrigue?
Tú que tanto temías al invierno,
a las mesas sin carne
y a la guardia civil.

He pensado mil veces escribirte.
A veces no encontraba la palabra nostalgia,
otras, me equivocaba al deletrear las señas.

Duele el dolor, decías, pero si uno es valiente
las pequeñas espinas son pequeñas.
Tenías razón. La vida
con sus prohibido-el-paso y sus pasen-y-vean
es hermosa como una novia al alba.
Esta mañana he visto las nubes erizarse
al cruzar -encendidas- el prado de las mulas.

Pienso en tus ojos largos, en todo lo que vieron.
Mujeres que ya eran ancianas hace un siglo.
Un gramófono. El viento
desde el puerto de Ceuta.
La Habana previa al Che. Y los reales de plata.

Pienso en tus días de lumbre. Necesito que sepas
que no olvido la alcoba de tu silencio abierto.
En ella yo reposo.

En ella vivo.

Autor del poema: Raquel Lanseros

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

CARTA DEL SUICIDA

Juro que esta mujer me ha partido los sesos,
porque ella sale y entra como una bala loca,
y abre mis parietales, y nunca cicatriza,
así sople el verano o el invierno,
así viva feliz sentado sobre el triunfo
y el estómago lleno, como un cóndor saciado,
así padezca el látigo del hambre, así me acueste
o me levante, y me hunda de cabeza en el día
como una piedra bajo la corriente cambiante,
así toque mi cítara para engañarme, así
se abra una puerta y entren diez mujeres desnudas,
marcadas sus espaldas con mi letra, y se arrojen
unas sobre otras hasta consumirse,
juro que ella perdura, porque ella sale y entra
como una bala loca,
me sigue adonde voy y me sirve de hada,
me besa con lujuria
tratando de escaparse de la muerte,
y, cuando caigo al sueño, se hospeda en mi columna
vertebral, y me grita pidiéndome socorro,
me arrebata a los cielos, como un cóndor sin madre
empollado en la muerte.

Autor del poema: Gonzalo Rojas

78.26%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

ESPERA

Te esperé con la sangre detenida
sobre el silencio en ascuas de tu ausencia.
Te esperé soportando la existencia
como un lebrel al pie de tu partida.

Te esperé casi al borde de la herida
y a dos pasos no más de la demencia.
Te esperé en la angustiosa transparencia
de aquella noche en el reloj vencida.

Pero qué inútil la mortal espera:
Sin pensarlo cité la primavera
cuando el invierno helaba mis rosales.

Y hoy que casi olvidaba tu presencia,
me estoy enamorando de tu ausencia
a través de mis propios madrigales.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

78.16%

votos positivos

Votos totales: 206

Comparte:

QUÉ HORRIBLE ES EL OLVIDO

¡Qué horrible es el olvido!
Es mejor la nostalgia
con su anillo de llanto
ciñendo el corazón.
Cuando hablamos de "ella"
sin sentir que morimos,
ya no vale la pena
nuestra inútil canción.

¡Qué horrible es el olvido!
Ver la mujer amada
y no sentir que el alma
se curva de dolor.
Cuando cerca a su nombre
ignoramos la espina,
ya no vale la pena
nuestra estéril canción.

¡Qué horrible es el olvido!
Saber que la quisimos
y que sigue en la sangre
sin producir dolor.
Cuando nos resignamos
a vivir con su ausencia,
es porque ha envejecido
por dentro el corazón.

Y entonces, ya la vida
no vale una canción.

Autor del poema: Jorge Robledo Ortiz

78.03%

votos positivos

Votos totales: 132

Comparte:

MI PRIMER AMOR

El azul es el verde que se aleja
-verde color que mi trigal tenía-;
azul...de un verde, preso en lejanía,
del que apenas su huella se despeja.

Celeste inmensidad, donde mi queja
tiende su mudo velo noche y día,
para buscar el verde que tenía,
verde en azul...allá donde se aleja...

Mi angustia, en horizonte liberada,
entreabre la infinita transparencia
para traer mi verde a la mirada.

Y en el azul que esconde la evidencia:
yo descubro tu faz inolvidada
y sufro la presencia de tu ausencia.

Autor del poema: Elías Nandino

77.88%

votos positivos

Votos totales: 113

Comparte:

A Cristina

Enviado por stephanie  Seguir

Ignoraste mis súplicas , ignoraste las cartas de amor donde te entregué mi corazón. ¿Vas a recordarme de todas formas? o reprimirás tus emociones, lo dí todo por ti y para ti:
Te dí mis sueños plasmados en papel, te dí mi amor con mis versos y te dí mis palabras y mi voz con todas la melodías que te dediqué.
No sé por que me duele si se supone que ya me había acostumbrado, pero la herida sangra y mi corazón llora, llora por la pena de que ya no estás, hoy de mí ya no queda nada, me siento tan muerta, mi vida se fue junto con tu querer, tu fuiste para mí, Cristina, todo lo que mi alma anhelaba, tu y solo tu y si hoy vinieras con promesas en los ojos, con ganas de amarme sin condición, si este verano fueras mía, diría "sí" aún después de que me lastimaste y todo lo que me has hecho pasar, sé muy bien que no fue tu culpa pero fue por ti, y te amaría como nunca amé y me entregaría como solo yo sé hacer... Entonces no vengas, no busques mi mano porque voy a alejarte y tampoco busques un brillo en mis ojos por que me abandonaste cuando más te necesitaba, tal vez me querías pero no lo suficiente como para aceptar lo que sentías por mí, tal vez me querías pero es el problema: mientras tu me "quieres" yo te amo y muero por ti, recuerdo el momento en que dijiste que me querías pero estabas superándome, ese día lloré, lloré hasta que sentí que me faltaba el aire. Trato de vivir mi vida sin ti pero siempre recuerdo el tiempo que pasamos, el día que me besaste, las veces que tomé tu mano y cuando dijiste que me amabas aun que mis pequeños demonios te hacían perder la cabeza... Me despido Cristina, este es finalmente el adiós, pero antes quiero decirte que no trataré de besarte, no tomaré tu mano y no te miraré cual si estuviera enamorada de ti, fingiré indiferencia y tal vez fingiendo algún día se haga realidad, tal vez dejaré de quererte y si no es así, no te preocupes, no vas a notarlo.

77.78%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

solo amigos

Enviado por tinky1960  Seguir

Me paso velando tú sonrisa,
ilusionandome con tus miradas,
queriendo encontrarte en mis sueños,
porque de mi vida ya te adueñaste.
al llegar la mañana te busco y no te encuentro,
quisiera no pensar en ti..pero ya no puedo,
porque entre mas te veo, mas te pienso.
no somos nada más... que amigos verdaderos,
el que llora,el que sufre,el que te pide tú amor,aún sin merecerlo.
porque ya eres agena de aquel que ni conocerlo quiero.....
(j.s.c.s.)

77.72%

votos positivos

Votos totales: 202

Comparte:

COSAS QUE NO TENDREMOS

Cosas que no tendremos:

Las mañanas de abril largas de amor y sueño.
Las tardes de noviembre con lluvia interminable.
Las noches del verano tercamente estrelladas.
Todas las madrugadas dulcísimas de otoño.

Cosas que me he perdido:

No sabré del sabor de tu boca dormida.
No acunaré a tus hijos. No beberé tu vino.
No lloraré contigo viendo ningún ocaso.
No me amanecerá tu vientre entre las sábanas.

Tengo todo un tesoro de lagunas y ausencias,
un muestrario completo de páginas en blanco.

Autor del poema: Josefa Parra

77.42%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:

LLAGAS DE AMOR

Esta luz, este fuego que devora.
Este paisaje gris que me rodea.
Este dolor por una sola idea.
Esta angustia de cielo, mundo y hora.

Este llanto de sangre que decora
lira sin pulso ya, lúbrica tea.
Este peso del mar que me golpea.
Este alacrán que por mi pecho mora.

Son guirnaldas de amor, cama de herido,
donde sin sueño, sueño tu presencia
entre las ruinas de mi pecho hundido.

Y aunque busco la cumbre de prudencia
me da tu corazón valle tendido
con cicuta y pasión de amarga ciencia.

Autor del poema: Federico García Lorca

77.39%

votos positivos

Votos totales: 283

Comparte:

luz de la luna

Enviado por arnaldo  Seguir

Intentando alcanzar un sueño mientras se esta despierto, se bale soñar mas no amar, tras miles de momentos de angustia y decepción,
al esperas cosas que jamas llegaran,
como un par de manos intentando tocar el cielo, se destrozan, mientras unas rodillas caen al suelo...
miro unos ojos que trasmiten desconfianza reflejando un oscuro pasado.
Destruido y segados por la luz que irradia un dios vestido de negro malvado...
el amor comienza al oír palabras tan bellas
el corazón se angustia al ver que esta cayendo en ellas
la razón la discute el cerebro al no tener respuesta tal enigma
entra la fe y decide creer en las palabras y el estima
yace un nuevo sentimiento, una duda, una confucionismo, una nueva mirada, y al final te alejas sin decir nada.

76.92%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

Fuiste

Enviado por fernandoburgara  Seguir

Fuiste viento y silencio
No me olvido de tus ojos que miraban a mi boca cuando estábamos de frente.
Fuiste noche y día
No se borra el recuerdo de tus besos en mi hombro por la tardes de septiembre entre palabras.
Fuiste mucho y nada
Aún recuerdo tu sonrisa sincera como secreto revelado entre temores.
Fuiste magia y maga
Desaparecías mi tristeza sin palabras, con tu cuerpo desnudo solamente.
Fuiste amiga y seductora
Dejaste marcas indelebles al recuerdo de los días compartidos.
Fuiste niña y mujer
Me entregaste tanto en pocos días, te llevaste más entre las manos cuando amaste.
Fuiste sombra y pilar
Me levantaste y diste motivos para andar, me salvaste sin saberlo.
Fuiste musa y dolor
Se sintió aguacero tu partida repentina y me empapo las noches tu ausencia.
Fuiste amor… pero te fuiste.

76.92%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

El Culpable

Enviado por gabital  Seguir

¡No soporto el silencio!
largo e incómodo, pequeño y apropiado
¡ese horrible silencio!
¿a quién le gusta estar callado?

Lo que no se sabe, ni se supo,
fue todo culpa del silencio
lo que no se puede, ni se pudo,
también fue culpa del silencio

Y yo, enamorada, te pregunto
¿de qué es culpable tu silencio?

76.92%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

Desconocía que me decías la verdad

Enviado por glass43  Seguir


Desconocía que me decías la verdad,
porque nunca pensé que lo nuestro fuera verdadero,
que nada de aquellas rarezas y nimiedades
que nunca me dijiste
pudieran esconder grandes verdades.

Y yo pensando que eras mío,
Como si fueras un objeto de mi posesión.

Me daba vergüenza reconocer,
que, en toda rareza tuya,
pudiera encontrar mi mentira más cruel.

No me siento orgullosa de mí misma,
ni bien en mi propia piel,
pero siempre nos faltó claridad y autenticidad.

Alguna vez, me veía incapaz de fingir lo que tú sentías,
y aun reía por tonterías,
pero cuando cantaba me sentía vacía.

Nunca recuerdo cuando estuviste a mi lado
en mis momentos delicados.

Perdóname si no recuerdo cuando me llamaste,
Aun podría acordarme de las dos cosas,
y de conocer que me decías la verdad
con tus rarezas y nimiedades.

Desconocía que todas aquellas rarezas,
que nunca me contaste,
pudieran esconder toda la verdad,
la verdad como cuando brilla un sentimiento,
la verdad de quien ama de corazón,
la verdad del que nada teme, porque nada ha hecho...
Pero ¡recuerda! Desconocía que me decías la verdad,
en todos esos momentos, y esas “verdades”.

Me abandonaste y desconocía que decías la verdad,
la verdad de que nunca me amaste,
porque no supimos darnos,
Darnos ese amor, porque jamás pudimos entregarnos nuestro corazón.

76.92%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

YO TE AMÉ EN EL SILENCIO

Yo te amé en el silencio de la ignota atalaya
que calla su tesoro de oro inaccesible.
Y ahora que te canto -¡maldito sea el llanto
del amor que se canta!-, qué soledad sonora,
qué insensata y agónica trompetería, qué estéril,
qué grave fundamento, qué infierno irreparable.

Autor del poema: Vicente Núñez

76.77%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:

La Culpa.

Enviado por gabl  Seguir

No fui yo, tal vez ambos pecamos
sin pensar en el daño a futuro,
solo Dios guarda nuestro secreto
nuestro pecado sin penitencia.

¿De quién es la culpa?
¿tuya o mía? juntos cometimos la falta.
¿Y que pasó? con ella murió el amor
el amor negado, traicionado y falaz.

Pasarán los años y nuestros ojos
no cruzarán miradas de picardía
que confesaban la pasión escondida
desbordada en el improvisado lecho.

Hoy me ves con desamor, sin pensar
que sufrí por tu cobarde abandono,
pero tu sufriste mas al quedar sola
sin la mano que acariciaba tu rostro.

gbl
20/09/2016
Derechos Reservados de Autor.

76.47%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

INÚTIL

Es inútil soñar aquellos besos.
Inútil evocar aquellas horas,
aquel agonizar los dos, obsesos
de soledad, de sed devastadora.

Inútil demandar a nuestros huesos
alzarse sobre el tiempo y nuestro ahora;
que tú ya no eres tú, ni yo, ni esos
instantes volverán. Inútil. ¿Lloras...?

Pero no. Tú no lloras. Tú, sombrío.
Inútil esperar una palabra.
Inútil ensanchar el llanto mío.

Inútil ya el vivir. Tu mano labra
-qué impiadoso el buril de tu sentencia-
mi muerte, sobre el barro de tu ausencia.

Autor del poema: Isabel Rodríguez Baquero

76.41%

votos positivos

Votos totales: 195

Comparte:

MI AMOR ES UNA FIEBRE QUE INCESANTE...

Mi amor es una fiebre que incesante
ansía lo que su virus alimenta,
porque en mi mal mi gusto se apacienta
y es por sí enfermo el apetito amante.

Ya, viendo mi doctor (la vigilante
razón) que no haga del caso ni cuenta,
me abandonó, y el ánima sedienta
corre a su abismo, aunque lo ve adelante.

Salvación para mí, ni la hay ni la quiero:
todo yo soy locura, inquietud, ira;
loco en cuanto imagino y vocifero,

y víctima infeliz de una mentira
te juré honrada y franca; y mi amor tierno
¿qué halló en ti? Noche oscura, negro infierno.

Autor del poema: William Shakespeare

76.25%

votos positivos

Votos totales: 261

Comparte:

Desde el 61 hasta el 80 de un total de 170 Poemas de desamor

Añade tus comentarios