114 Poemas de muerte 

134. LAS DOS BUENAS HERMANAS

Libertinaje y Muerte, son dos buenas muchachas,
Pródigas de sus besos y ricas en salud
Cuyo virginal flanco, que los harapos cubren,
Bajo la eterna siembra jamás fructificó.

Al poeta siniestro, tara de las familias,
Valido del infierno, cortesano sin paga,
Entre sus recovecos, muestran tumba y burdel,
Un lecho que jamás la inquietud frecuentó

Y la caja y la alcoba, en fecundas blasfemias,
Por turno nos ofrecen, como buenas hermanas,
Placeres espantosos y dulzuras horrendas.

Licencia inmunda ¿cuándo por fin me enterrarás?
¿Cuándo llegarás, Muerte, su émula fascinante,
A injertar tus cipreses en sus mirtos infectos?

Autor del poema: Charles Baudelaire

67.69%

votos positivos

Votos totales: 65

Comparte:

A UNA CALAVERA DE MUJER

Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura de estos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.

Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos;
aquí los ojos, de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo;

aquí la estimativa, en quien tenía
el principio de todo movimiento;
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!
En donde tanta presunción vivía
desprecian los gusanos aposento.

Autor del poema: Lope de Vega

66.67%

votos positivos

Votos totales: 81

Comparte:

POEMA PARA MI MUERTE

Morir conmigo misma, abandonada y sola,
en la más densa roca de una isla desierta.
En el instante un ansia suprema de claveles,
y en el paisaje un trágico horizonte de piedra.

Mis ojos todos llenos de sepulcros de astro,
y mi pasión, tendida, agotada, dispersa.
Mis dedos como niños, viendo perder la nube
y mi razón poblada de sábanas inmensas.

Mis pálidos afectos retornando al silencio
-¡hasta el amor, hermano derretido en mi senda!-
Mi nombre destorciéndose, amarillo en las ramas,
y mis manos, crispándose para darme a las yerbas.

Incorporarme el último, el integral minuto,
y ofrecerme a los campos con limpieza de estrella
doblar luego la hoja de mi carne sencilla,
y bajar sin sonrisa, ni testigo a la inercia.

Que nadie me profane la muerte con sollozos,
ni me arropen por siempre con inocente tierra;
que en el libre momento me dejen libremente
disponer de la única libertad del planeta.

¡Con qué fiera alegría comenzarán mis huesos
a buscar ventanitas por la carne morena
y yo, dándome, dándome, feroz y libremente
a la intemperie y sola rompiéndome cadenas!

¿Quién podrá detenerme con ensueños inútiles
cuando mi alma comience a cumplir su tarea,
haciendo de mis sueños un amasijo fértil
para el frágil gusano que tocará a mi puerta?

Cada vez más pequeña mi pequeñez rendida,
cada instante más grande y más simple la entrega,
mi pecho quizás ruede a iniciar un capullo,
acaso irán mis labios a nutrir azucenas.

¿Cómo habré de llamarme cuando sólo me quede
recordarme, en la roca de una isla desierta?
Un clavel interpuesto entre el viento y mi sombra,
hijo mío y de la muerte, me llamará poeta.

Autor del poema: Julia de Burgos

66.67%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

CANCIÓN DE DOMINGO

Es inútil escoger otro camino,
decidir entre esta palabra herida y el bostezo,
atravesar la puerta tras la cual te vas a perder
o seguir de largo como cualquier olvido.
Es inútil rociar raíces
que sean quimeras, árboles o cicatrices,
cambiar de papel y de escenario,
ser arco, cuerda, puta o sombra,
nombrar y no nombrar, decidirse por las estrellas.
Es inútil llevar prisa y adivinar
porque no hay tiempo para ver
o demorarse la vida entera
en conocer tu rostro en el espejo.
Los lirios, el cemento, esos ojos zarcos,
las nubes que pasan, el olor de un cuerpo,
la silla que recibe la luz oblicua de la tarde,
todo el aire que bebes, toda risa o domingo,
todo te lleva indiferente y fatal hacia tu muerte.

Autor del poema: María Mercedes Carranza

66.67%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

CAMPOSANTO EN EL SUR DE ESCOCIA

Acotado del hombre y al borde de una sima
donde el torrente espuma, veréis el cementerio.
Allí la liebre alcanza su más tranquilo sueño
y los elfos, nevados de luna, entran y danzan
para crédulos ojos. De aquelarre ni templo
no queda ya vestigio, pero allí se deslizan
desconsoladas gentes, que con velada angustia
le lloran su oración al viento y al celaje.
No hay tumbas orgullosas. Mas rudos caballeros,
que esculpiera el humilde querer de tiempos idos,
en tierra yacen, entre verdores de cicuta;
no es una mezcla triste, si quiebra el alba clara
el resplandor del césped, y cerca, en los arbustos,
coros primaverales entonan su alborozo.

Autor del poema: William Wordsworth

66.67%

votos positivos

Votos totales: 9

Comparte:

Estoy listo

Enviado por melflox  Seguir

Pasa el tiempo la muerte se asoma
a mi ventana con su cara pálida, palpita mi corazón y me recorre un temor el cual no lo demuestro más aún así ya no tengo miedo acepte que mi tiempo a llegado me preparo, estoy listo, más a un así no puedo evitar el pensar paraíso o tales el averno
Abre echo una que otra cosa de la que me arrepiento pero bueno ya es tarde.
Estoy listo para devolver a mundo lo que siempre fue del mundo.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

SU TRENZA

Bien venga, cuando viniere,
la Muerte: su helada mano
bendeciré si hiere...
He de morir como muere
un caballero cristiano.

Humilde, sin murmurar,
¡oh Muerte!, me he de inclinar
cuando tu golpe me venza;
¡pero déjame besar,
mientras expiro, su trenza!

¡La trenza que le corté
y que, piadoso guardé
(impregnada todavía
del sudor de su agonía)
la tarde en que se me fue!

Su noble trenza de oro:
amuleto ante quien oro,
ídolo de locas preces,
empapado por mi lloro
tantas veces..., tantas veces...

Deja que, muriendo, pueda
acariciar esa seda
en que vive aún su olor:
¡Es todo lo que me queda
de aquel infinito amor!

Cristo me ha de perdonar
mi locura, al recordar
otra trenza, en nardo llena,
con que se dejó enjugar
los pies por la Magdalena...

Autor del poema: Amado Nervo

66.20%

votos positivos

Votos totales: 71

Comparte:

La Anciana de ojos Verdes

Enviado por gabl  Seguir

(Prosa)

La Anciana de Ojos Verdes.

Cada mañana la anciana de ojos verdes
asomada a la ventana enfoca la mirada
hasta donde sus ojos le permiten
detallar figuras casi imperceptibles.

Sus canas hacen juego con la palidez
de su rostro falto de luz solar,
cuando atardece abre la puerta
y en una gastada mecedora recuesta su
cuerpo encorvado y marchito por los años.

Allí en su descanso ve morir otro día
cargado de soledad y tristeza.
No recuerda si los hijos volverán,
no recuerda cuando se marcharon,
pero su corazón alberga la ilusión
que un día toque a su puerta el hijo
o los hijos que la dejaron sola.

Pasaron muchos días, meses, tal vez años.
Y los hijos que se fueron no llegaron.
Hasta que un día la anciana de ojos verdes
no acudió a la cita mañanera en la ventana
se la llevó la noche sentada en su mecedora
y el sol tempranero la bañó de luz
maquillando su rostro de rosado pálido.

Allí en su descanso la vio morir otro día,
cargado de soledad y tristeza.
gbl
16/09/2015
Derechos Reservados de Autor

65.71%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

confuso

Enviado por maxximo  Seguir

estoy confundido
un poco aturdido
no tiene sentido
estar sin cupido
la muerte se acerca
la muerte te espera
tu te desesperas
pero nadie to supera
no tiene sentido
andar sin valor
yo si fuera ladrón
me robaría tu corazón.

65.22%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

XXXVI

No será la muerte por fin
Una cocina interminable?
Qué harán tus huesos disgregados,
Buscarán otra vez tu forma?
Se fundirá tu destrucción
En otra voz y en otra luz?
Formarán parte tus gusanos
De perros o de mariposas?

Autor del poema: Pablo Neruda

64.52%

votos positivos

Votos totales: 93

Comparte:

Desde el 81 hasta el 90 de un total de 114 Poemas de muerte

Añade tus comentarios