108 Poemas de muerte 

EL ATARDECER DE LA VIDA

Sobre las cumbres
hay paz,
en las copas de los árboles
apenas puedes
percibir un aliento,
los pajarillos han enmudecido en el bosque.
Espera, pronto
descansarás tú también.

81.13%

votos positivos

Votos totales: 461

Comparte:

Querida

Enviado por sidney  Seguir

Han pasado años querida..
Años de tu partida, los cuales han sido muy dolorosos para mí

Aún no supero tu partida, incluso he llegado a odiarte...
No debiste haberme dejado, No debiste haberme mentido

¿Que pasó querida? ¡dijiste que volverias!
Han pasado años y no te veo aquí.

Siempre me pregunto por que saltaste de aquel puente...
Así que suelo sentarme en aquel lugar y miro, miro hacia abajo
Es tan tenebroso y tan relajante a la vez,
El querer saber que hay mas alla de aquella infinidad

Muchas veces la veo al final, veo a aquella mujer de la que tantas veces me hablaste, y ahí está, tan delgada y blanca a la vez...
Suele decir tu nombre, suele decir saber donde estás

Y querida talvez sea hora de atravezar todas aquellas barreras infinitas que recubren nuestras mentes, talves sea hora de enfrentar el miedo a la muerte

Talvez sea hora de dejar todo atras,
Talvez sea hora de acabar con mi vida...
Aunque esta se acabó con tu partida.

Talvez sea hora de aceptar que la vida es algo sobrevalorado sin valor, y que la muerte es el único remedio para nuestras penas

Así que querida, iré por tí , saltaré a esa profunda oscuridad, iré con aquella mujer para encontrarte

Despues de todo daría mi vida por tí mi querida

80.95%

votos positivos

Votos totales: 21

Comparte:

CUANDO TENGAS GANAS DE MORIRTE

Cuando tengas ganas de morirte
esconde la cabeza bajo la almohada
y cuenta cuatro mil borregos.

Quédate dos días sin comer
y verás qué hermosa es la vida:
carne, frijoles, pan.

Quédate sin mujer: verás.
Cuando tengas ganas de morirte
no alborotes tanto: muérete y ya.

Autor del poema: Jaime Sabines

80.77%

votos positivos

Votos totales: 1524

Comparte:

CUANDO HAYAMOS CRUZADO...

Cuando hayamos cruzado tú y yo el negro velo,
¡Oh! el mundo impasible continuará su ronda;
nuestra venida y vuelta le darán tal recelo
como al mar si le arrojas un guijarro del suelo.

Autor del poema: Omar Khayyam

80.65%

votos positivos

Votos totales: 398

Comparte:

MAÑANA, AL ALBA

Mañana, al alba, al tiempo que en los campos aclara,
partiré. Ya lo ves, yo sé que tú me esperas.
Caminaré los bosques, las montañas severas.
Ya no resisto el tiempo que de ti me separa.

Andaré, pensativo, puesta en ti la mirada,
sin oír lo que llama, sin ver lo que fulgura,
solo, oscuro, encorvado, con las manos cruzadas,
triste, y para mí el día será la noche oscura.

No miraré ni el oro que la tarde derrumba
ni las velas que al puerto van con lejano amor.
Y cuando haya llegado pondré sobre tu tumba
ramos verdes de acebo y de brezos en flor.

Autor del poema: Víctor Hugo

80.57%

votos positivos

Votos totales: 489

Comparte:

UN BEL MORIR

De pie en una barca detenida en medio del río
cuyas aguas pasan en lento remolino
de lodos y raíces,
el misionero bendice la familia del cacique.
Los frutos, las joyas de cristal, los animales, la selva,
reciben los breves signos de la bienaventuraza.
Cuando descienda la mano
habré muerto en mi alcoba
cuyas ventanas vibran al paso del tranvía
y el lechero acudirá en vano por sus botellas vacías.
Para entonces quedará bien poco de nuestra historia,
algunos retratos en desorden,
unas cartas guardadas no sé dónde,
lo dicho aquel día al desnudarte en el campo.
Todo irá desvaneciéndose en el olvido
y el grito de un mono,
el manar blancuzco de la savia
por la herida corteza del caucho,
el chapoteo de las aguas contra la quilla en viaje,
serán asunto más memorable que nuestros largos abrazos.

Autor del poema: Álvaro Mutis

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

ALTA HORA DE LA NOCHE

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre
porque se detendrá la muerte y el reposo.

Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos,
sería el tenue faro buscado por mi niebla.

Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas.
Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta.

No dejes que tus labios hallen mis once letras.
Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio.

No pronuncies mi nombre cuando sepas que he muerto
desde la oscura tierra vendría por tu voz.

No pronuncies mi nombre, no pronuncies mi nombre,
Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre.

Autor del poema: Roque Dalton

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

SI HABLO DE LA MUERTE

Si hablo de la muerte es porque me muero
y al fin y al cabo más vale hablar de cosas
que hemos conocido intensamente.
Mi muerte, por ejemplo, la tengo bien sabida,
hace mucho tiempo que convivimos y aún
conviviremos mucho tiempo, hasta que se resuelva
de un golpe para siempre el pleito, que nunca aporta,
pese a su alboroto, singulares sorpresas.
Será entonces el momento de la elegía
y alguien habrá para hacerme el panegírico
(en catalán, por favor, y en decasílabos)
que yo, bueno y muerto, escucharé con respeto.
Mientras tanto hablo de la muerte, tal vez
porque es lo que tengo más vivo y próximo,
por no caer en sutiles pedanterías
que, una a una, no llevan a ninguna parte.
Hablo, pues, de la muerte, y además me muero.
No se puede pedir más honradez.

Autor del poema: Miquel Martí Pol

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

confuso

Enviado por maxximo  Seguir

estoy confundido
un poco aturdido
no tiene sentido
estar sin cupido
la muerte se acerca
la muerte te espera
tu te desesperas
pero nadie to supera
no tiene sentido
andar sin valor
yo si fuera ladrón
me robaría tu corazón.

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

DESPERTAR DEL RECIÉN NACIDO

Gentilmente se agitan, gentilmente ascienden.
Los muertos son recién nacidos despertándose.
Con desoladoras amputaciones y almas húmedas.
Gentilmente suspiran en el extasiado funeral de asombro

¿Quién llamo a esa muerte al baile? ¿Fue la joven mujer aprendiendo a tocar la canción del fantasma en su pequeño piano?
¿Fueron los desérticos niños? ¿Fue el mismo fantasma de Dios, tartamudo, animado, charlando ciegamente?

Te he llamado para embalsamar la tierra.
Te he llamado para anunciar la tristeza cayendo como carne quemada.
Te he llamado para desearte el bien. Para glorificarte como un nuevo monstruo.
Y ahora te llamo para rezar.

Autor del poema: Jim Morrison

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 108 Poemas de muerte

Añade tus comentarios