121 Poemas de muerte 

MAÑANA, AL ALBA

Mañana, al alba, al tiempo que en los campos aclara,
partiré. Ya lo ves, yo sé que tú me esperas.
Caminaré los bosques, las montañas severas.
Ya no resisto el tiempo que de ti me separa.

Andaré, pensativo, puesta en ti la mirada,
sin oír lo que llama, sin ver lo que fulgura,
solo, oscuro, encorvado, con las manos cruzadas,
triste, y para mí el día será la noche oscura.

No miraré ni el oro que la tarde derrumba
ni las velas que al puerto van con lejano amor.
Y cuando haya llegado pondré sobre tu tumba
ramos verdes de acebo y de brezos en flor.

Autor del poema: Víctor Hugo

82.95%

votos positivos

Votos totales: 657

Comparte:

EL ATARDECER DE LA VIDA

Sobre las cumbres
hay paz,
en las copas de los árboles
apenas puedes
percibir un aliento,
los pajarillos han enmudecido en el bosque.
Espera, pronto
descansarás tú también.

82.90%

votos positivos

Votos totales: 573

Comparte:

DICEN QUE SOY

Dicen que soy
Un soñador que sueña
Y otros dirán de mí

Adiós: me iré
A algún otro lugar

Y si la Melancolía
Me alcanza
Y si la Melancolía
Me alcanza

Me cubriré del agua
De la mar y ya no he
Más de morir

Y ya no he más

Autor del poema: Luis Hernández

82.76%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

¡ADIÓS!

Las cosas que mueren jamás resucitan,
las cosas que mueren no tornan jamás.
¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda
es polvo por siempre y por siempre será!

Cuando los capullos caen de la rama
dos veces seguidas no florecerán…
¡Las flores tronchadas por el viento impío
se agotan por siempre, por siempre jamás!

¡Los días que fueron, los días perdidos,
los días inertes ya no volverán!
¡Qué tristes las horas que se desgranaron
bajo el aletazo de la soledad!

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,
las sombras creadas por nuestra maldad!
¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que así se nos van!

¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!…
-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!…
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
¡Adiós mi alegría llena de bondad!
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que no vuelven más!…

Autor del poema: Alfonsina Storni

82.62%

votos positivos

Votos totales: 1784

Comparte:

LA MUERTE

En esta pobre aldea donde la vida es amarga,
El triste campo de muerte, de aspecto maldito,
Viene a mostrar las lágrimas del ciprés y del tejo
¡Al alma del caminante que palidece y se oprime!

Allá, a la vista de esas tumbas, en el lastimoso capitel,
Donde los ricos se duermen bajo la engañosa gloria,
Pero en frágiles cruces, indicación tan natural
¡Del sitio donde el pobre ha terminado la miseria!

En la ciudad donde siempre se desborda el placer,
Donde la abundancia suple el deseo más simple,
¡La muerte no es el fin de la esclavitud!

Pero en la triste aldea, donde duerme el desánimo,
¡Oh! ¡la muerte no sabría cómo venir tan rápidamente!...
¡Y por tanto en la ciudad, se muere como en la aldea!

Autor del poema: Julio Verne

82.35%

votos positivos

Votos totales: 51

Comparte:

QUISIERA SONREIR SIN TENER QUE FINGIR...

Enviado por chicafresa  Seguir

Quisiera sonreir
Sin tener que fingir
Deseando que la vida
Me sonria

Pase tanta mierda
Sin saber que hacer
sin encontrar un camino
En el cual me podria perder

Siento un gran vacio
En este cuerpo
Sin alma
Que vaga por la casa

Parece que estoy viva por fuera
Pero estoy muerta por dentro
Esperando una señal
Pero aun no se cual

Quiero gritar al viento
Todo lo que siento
Quiero desatar ese nuedo
Que no me deja respirar

Mis brazos se convirtieron en lienzos
La navaja en mi pincel
Y mi sangre en la pintura
Y no lo podia detener

La vida me juega una gran batalla
Y la estoy perdiendo
Tengo miedo
Siento que ya no puedo

La música es mi medicina
y los recuerdos mi criptonita
necesito un abrazo
pero aun no ha pasado

Tengo que ser fuerte
Pero no puedo
Me di por vencida
Y lo lamento

Mis ojos guardan un secreto
Que aún duele
Como las espinas de las rosas
Al solo tocarlas

Siento como mi corazon se rompe
Con cada latido que da
Quisiera dormir
Pero nunca despertar

81.82%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

MUERTE NEGRA

Enviado por ghostgirl  Seguir

Muerte negra que lentamente se acerca,
llevándose todo a su paso, desalmado.
Ni ente, ni humano,
Humo gris y desalmado, hambrienta de almas puras,
pues las oscuras no le aburren
Bella y obscura muerte
Deseo que vengas a mi
para después yo ir a ti

81.82%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:

CUANDO HAYAMOS CRUZADO...

Cuando hayamos cruzado tú y yo el negro velo,
¡Oh! el mundo impasible continuará su ronda;
nuestra venida y vuelta le darán tal recelo
como al mar si le arrojas un guijarro del suelo.

Autor del poema: Omar Khayyam

81.68%

votos positivos

Votos totales: 453

Comparte:

DESEANDO MORIR

Ahora que lo preguntas, la mayor parte de los días no puedo recordar.
Camino vestida, sin marcas de ese viaje.
Luego la casi innombrable lascivia regresa.
Ni siquiera entonces tengo nada contra la vida.
Conozco bien las hojas de hierba que mencionas,
los muebles que has puesto al sol.
Pero los suicidas poseen un lenguaje especial.
Al igual que carpinteros, quieren saber con qué herramientas.
Nunca preguntan por qué construir.
En dos ocasiones me he expresado con tanta sencillez,
he poseído al enemigo, comido al enemigo,
he aceptado su destreza, su magia.
De este modo, grave y pensativa,
más tibia que el aceite o el agua,
he descansado, babeando por el agujero de mi boca.
No se me ocurrió exponer mi cuerpo a la aguja.
Hasta la córnea y la orina sobrante se perdieron.
Los suicidas ya han traicionado el cuerpo.
Nacidos sin vida, no siempre mueren,
pero deslumbrados, no pueden olvidar una droga tan dulce
que hasta los niños mirarían con una sonrisa.
¡Empujar toda esa vida bajo tu lengua!
que, por sí misma, se convierte en pasión.
La muerte es un hueso triste, lleno de golpes, dirías,
y a pesar de todo ella me espera, año tras año,
para reparar delicadamente una vieja herida,
para liberar mi aliento de su dañina prisión.
Balanceándose allí, a veces se encuentran los suicidas,
rabiosos ante el fruto, una luna inflada,
Dejando el pan que confundieron con un beso
Dejando la página del libro abierto descuidadamente
Algo sin decir, el teléfono descolgado
Y el amor, cualquiera que haya sido, una infección.

Autor del poema: Anne Sexton

81.48%

votos positivos

Votos totales: 135

Comparte:

DESPERTAR DEL RECIÉN NACIDO

Gentilmente se agitan, gentilmente ascienden.
Los muertos son recién nacidos despertándose.
Con desoladoras amputaciones y almas húmedas.
Gentilmente suspiran en el extasiado funeral de asombro

¿Quién llamo a esa muerte al baile? ¿Fue la joven mujer aprendiendo a tocar la canción del fantasma en su pequeño piano?
¿Fueron los desérticos niños? ¿Fue el mismo fantasma de Dios, tartamudo, animado, charlando ciegamente?

Te he llamado para embalsamar la tierra.
Te he llamado para anunciar la tristeza cayendo como carne quemada.
Te he llamado para desearte el bien. Para glorificarte como un nuevo monstruo.
Y ahora te llamo para rezar.

Autor del poema: Jim Morrison

81.48%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

Desde el 31 hasta el 40 de un total de 121 Poemas de muerte

Añade tus comentarios