114 Poemas de muerte 

DESPUÉS QUE MUERA

Tal vez moriré joven… Los amigos
me vestirán de negro,
y entre dolientes y llorosos cirios
de pálidos reflejos,
colocarán con cuidadosas manos
mi ya rígido cuerpo,
poniendo mi cabeza en la almohada,
mis manos sobre el pecho.

Autor del poema: Juan Ramón Molina

73.68%

votos positivos

Votos totales: 19

Comparte:

EN LA MUERTE DE LAURA

Sus ojos que canté amorosamente,
su cuerpo hermoso que adoré constante,
y que vivir me hiciera tan distante
de mí mismo, y huyendo de la gente,

Su cabellera de oro reluciente,
la risa de su angélico semblante
que hizo la tierra al cielo semejante,
¡poco polvo son ya que nada siente!

¡Y sin embargo vivo todavía!
A ciegas, sin la lumbre que amé tanto,
surca mi nave la extensión vacía...

Aquí termine mi amoroso canto:
seca la fuente está de mi alegría,
mi lira yace convertida en llanto.

Autor del poema: Francesco Petrarca

73.19%

votos positivos

Votos totales: 526

Comparte:

MUERTE A LO LEJOS

Alguna vez me angustia una certeza,
Y ante mí se estremece mi futuro.
Acechándolo está de pronto un muro
Del arrabal final en que tropieza

La luz del campo. ¿Mas habrá tristeza
Si la desnuda el sol? No, no hay apuro
Todavía. Lo urgente es el maduro
Fruto. La mano ya lo descorteza.

...Y un día entre los días el más triste
Será. Tenderse deberá la mano
Sin afán. Y acatando el inminente

Poder diré sin lágrimas: embiste,
Justa fatalidad. El muro cano
Va a imponerme su ley, no su accidente.

Autor del poema: Jorge Guillén

73.08%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

Querida

Enviado por sidney  Seguir

Han pasado años querida..
Años de tu partida, los cuales han sido muy dolorosos para mí

Aún no supero tu partida, incluso he llegado a odiarte...
No debiste haberme dejado, No debiste haberme mentido

¿Que pasó querida? ¡dijiste que volverias!
Han pasado años y no te veo aquí.

Siempre me pregunto por que saltaste de aquel puente...
Así que suelo sentarme en aquel lugar y miro, miro hacia abajo
Es tan tenebroso y tan relajante a la vez,
El querer saber que hay mas alla de aquella infinidad

Muchas veces la veo al final, veo a aquella mujer de la que tantas veces me hablaste, y ahí está, tan delgada y blanca a la vez...
Suele decir tu nombre, suele decir saber donde estás

Y querida talvez sea hora de atravezar todas aquellas barreras infinitas que recubren nuestras mentes, talves sea hora de enfrentar el miedo a la muerte

Talvez sea hora de dejar todo atras,
Talvez sea hora de acabar con mi vida...
Aunque esta se acabó con tu partida.

Talvez sea hora de aceptar que la vida es algo sobrevalorado sin valor, y que la muerte es el único remedio para nuestras penas

Así que querida, iré por tí , saltaré a esa profunda oscuridad, iré con aquella mujer para encontrarte

Despues de todo daría mi vida por tí mi querida

73.08%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

NOCHE DEL TEMPRANO ESTÍO

El cielo tormentoso,
y un tilo en el jardín,
en pie, tiembla.
Es tarde ya.
Un pálido relámpago
vemos en el estanque
permanecer, con ojos
grandes, humedecidos.

Las flores se mantienen
en tallo fluctuante
y afiladas guadañas
se acercan más y más.

El cielo tormentoso
trae un aire pesado.
Mi chica se estremece:
«¿Lo sientes tú también?»

Autor del poema: Hermann Hesse

72.88%

votos positivos

Votos totales: 660

Comparte:

AMOR IMPRESO EN EL ALMA...

Si hija de mi amor mi muerte fuese,
¡qué parto tan dichoso que sería
el de mi amor contra la vida mía!
¡Qué gloria que el morir de amar naciese!

Llevara yo en el alma, adonde fuese,
el fuego en que me abraso, y guardaría
su llama fiel con la ceniza fría,
en el mismo sepulcro en que muriese.

De esotra parte de la muerte dura,
vivirán en mi sombra mis cuidados,
y más allá del Lethe mi memoria.

Triunfará del olvido tu hermosura;
mi pura fe y ardiente, de los hados,
y el no ser por amar, será mi gloria...

Autor del poema: Francisco de Quevedo

72.66%

votos positivos

Votos totales: 139

Comparte:

IRREMEDIABLEMENTE

Mueren las rosas
a pesar de la lluvia.
Mi corazón doliente
poco alimento
puede cederles ya.
Dame la mano.
Tu agonía
en la mía
logrará ser más fuerte
que el agosto
y teñir con su sangre
ese desesperado
último aliento,
cerrar el grito
que nos lanzan
desde el color marchito
que casi envuelto en oro
amenaza irremediablemente sus corolas.

Autor del poema: Clara Janés

72.07%

votos positivos

Votos totales: 401

Comparte:

ÚLTIMAS PALABRAS

No quiero una caja sencilla, quiero un sarcófago
de atigradas rayas y un rostro pintado, redondo
como la luna, que mire, quiero
estar mirándolo cuando lleguen, escogiendo
entre minerales mudos, raíces. Véolos
ya: los pálidos, astralmente distantes rostros.
Ahora no son nada, no son siquiera criaturas.
Imagínolos huérfanos, como los primeros dioses,
de padre y madre, se preguntarán si tuve importancia
¡Debí haber preservado mis días, como frutos, en azúcar!
Mi espejo se empaña:
unos pocos hálitos, y no reflejará ya nada.
Las flores y los rostros blanqueantes cual sábanas.

No confío en el espíritu. Huye como vapor en mis sueños,
por la boca o los ojos. No puedo impedírselo.
Un día se irá para no volver. Así no son las cosas.
Permanecen, sus luces idóneas se calientan
en mis manos frecuentes. Ronronean casi.
Cuando se enfrían las suelas de mis pies, los ojos azules,
mi turquesa, me darán solaz. Déjame
mis cacharros de cobre, déjame los cacharros de afeites,
que florezcan en torno a mí como flores nocturnas, aromáticas.
Me envolverán en vendas, almacenarán mi corazón
bajo mis pies, bien envuelto.
Conoceréme a mí misma. Seré noche
y el relucir de tantas cosas será más dulce que el rostro de Istar.

Autor del poema: Sylvia Plath

71.74%

votos positivos

Votos totales: 92

Comparte:

DÉCIMAS DE NUESTRO AMOR

III
Por el temor de quererme
tanto como yo te quiero,
has preferido, primero,
para salvarte, perderme.
Pero está mudo e inerme
tu corazón, de tal suerte
que si no me dejas verte
es por no ver en la mía
la imagen de tu agonía:
porque mi muerte es tu muerte.

Autor del poema: Xavier Villaurrutia

71.18%

votos positivos

Votos totales: 406

Comparte:

EL ESTUDIANTE DE SALAMANCA (Fragmento 2)

Así escribió su triste despedida
Momentos antes de morir, y al pecho
Se estrechó de su madre dolorida,
Que en tanto inunda en lágrimas su lecho.

Y exhaló luego su postrer aliento,
Y a su madre sus brazos se apretaron
Con nervioso y convulso movimiento,
Y sus labios un nombre murmuraron.

Y huyó su alma a la mansión dichosa
Do los ángeles moran.... Tristes flores
Brota la tierra en torno de su losa;
El céfiro lamenta sus amores.

Sobre ella un sauce su ramaje inclina,
Sombra le presta en lánguido desmayo,
Y allá en la tarde, cuando el sol declina,
Baña su tumba en paz su último rayo....

Autor del poema: José de Espronceda

70.97%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:

Desde el 61 hasta el 70 de un total de 114 Poemas de muerte

Añade tus comentarios