118 Poemas de muerte 

134. LAS DOS BUENAS HERMANAS

Libertinaje y Muerte, son dos buenas muchachas,
Pródigas de sus besos y ricas en salud
Cuyo virginal flanco, que los harapos cubren,
Bajo la eterna siembra jamás fructificó.

Al poeta siniestro, tara de las familias,
Valido del infierno, cortesano sin paga,
Entre sus recovecos, muestran tumba y burdel,
Un lecho que jamás la inquietud frecuentó

Y la caja y la alcoba, en fecundas blasfemias,
Por turno nos ofrecen, como buenas hermanas,
Placeres espantosos y dulzuras horrendas.

Licencia inmunda ¿cuándo por fin me enterrarás?
¿Cuándo llegarás, Muerte, su émula fascinante,
A injertar tus cipreses en sus mirtos infectos?

Autor del poema: Charles Baudelaire

67.69%

votos positivos

Votos totales: 65

Comparte:

A UNA CALAVERA DE MUJER

Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura de estos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.

Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos;
aquí los ojos, de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo;

aquí la estimativa, en quien tenía
el principio de todo movimiento;
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!
En donde tanta presunción vivía
desprecian los gusanos aposento.

Autor del poema: Lope de Vega

67.07%

votos positivos

Votos totales: 82

Comparte:

LOS SEPULCROS

¿Del ciprés a la sombra, en rica urna
bañada por el llanto, es menos duro
el sueño de la muerte? Cuando yazga
yo de la tumba en el helado seno,
y no contemple más del sol la lumbre
dorar las mieses, fecundar la tierra,
y de yerbas cubrirla y de animales,
y cuando bellas, de ilusión henchidas,
no pasen ya mis fugitivas horas,
ni, dulce amigo, tu cantar escuche
que en armonía lúgubre resuena;
ni en mi pecho el amor, ni arda en mi mente
el puro aliento de las sacras Musas,
¿bastará a consolarme yerto mármol
que mis huesos distinga entre infinitos
que en la tierra y el mar siembra la Muerte?

Autor del poema: Ugo Foscolo

66.67%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

SU TRENZA

Bien venga, cuando viniere,
la Muerte: su helada mano
bendeciré si hiere...
He de morir como muere
un caballero cristiano.

Humilde, sin murmurar,
¡oh Muerte!, me he de inclinar
cuando tu golpe me venza;
¡pero déjame besar,
mientras expiro, su trenza!

¡La trenza que le corté
y que, piadoso guardé
(impregnada todavía
del sudor de su agonía)
la tarde en que se me fue!

Su noble trenza de oro:
amuleto ante quien oro,
ídolo de locas preces,
empapado por mi lloro
tantas veces..., tantas veces...

Deja que, muriendo, pueda
acariciar esa seda
en que vive aún su olor:
¡Es todo lo que me queda
de aquel infinito amor!

Cristo me ha de perdonar
mi locura, al recordar
otra trenza, en nardo llena,
con que se dejó enjugar
los pies por la Magdalena...

Autor del poema: Amado Nervo

66.67%

votos positivos

Votos totales: 75

Comparte:

Estoy listo

Enviado por melflox  Seguir

Pasa el tiempo la muerte se asoma
a mi ventana con su cara pálida, palpita mi corazón y me recorre un temor el cual no lo demuestro más aún así ya no tengo miedo acepte que mi tiempo a llegado me preparo, estoy listo, más a un así no puedo evitar el pensar paraíso o tales el averno
Abre echo una que otra cosa de la que me arrepiento pero bueno ya es tarde.
Estoy listo para devolver a mundo lo que siempre fue del mundo.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

La Anciana de ojos Verdes

Enviado por gabl  Seguir

(Prosa)

La Anciana de Ojos Verdes.

Cada mañana la anciana de ojos verdes
asomada a la ventana enfoca la mirada
hasta donde sus ojos le permiten
detallar figuras casi imperceptibles.

Sus canas hacen juego con la palidez
de su rostro falto de luz solar,
cuando atardece abre la puerta
y en una gastada mecedora recuesta su
cuerpo encorvado y marchito por los años.

Allí en su descanso ve morir otro día
cargado de soledad y tristeza.
No recuerda si los hijos volverán,
no recuerda cuando se marcharon,
pero su corazón alberga la ilusión
que un día toque a su puerta el hijo
o los hijos que la dejaron sola.

Pasaron muchos días, meses, tal vez años.
Y los hijos que se fueron no llegaron.
Hasta que un día la anciana de ojos verdes
no acudió a la cita mañanera en la ventana
se la llevó la noche sentada en su mecedora
y el sol tempranero la bañó de luz
maquillando su rostro de rosado pálido.

Allí en su descanso la vio morir otro día,
cargado de soledad y tristeza.
gbl
16/09/2015
Derechos Reservados de Autor

65.71%

votos positivos

Votos totales: 35

Comparte:

XXXVI

No será la muerte por fin
Una cocina interminable?
Qué harán tus huesos disgregados,
Buscarán otra vez tu forma?
Se fundirá tu destrucción
En otra voz y en otra luz?
Formarán parte tus gusanos
De perros o de mariposas?

Autor del poema: Pablo Neruda

63.54%

votos positivos

Votos totales: 96

Comparte:

XXXV

No será nuestra vida un túnel
Entre dos vagas claridades?
O no será una claridad
Entre dos triángulos oscuros?
O no será la vida un pez
Preparado para ser pájaro?
La muerte será de no ser
O de sustancias peligrosas?

Autor del poema: Pablo Neruda

63.51%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:

confuso

Enviado por maxximo  Seguir

estoy confundido
un poco aturdido
no tiene sentido
estar sin cupido
la muerte se acerca
la muerte te espera
tu te desesperas
pero nadie to supera
no tiene sentido
andar sin valor
yo si fuera ladrón
me robaría tu corazón.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 24

Comparte:

FUNERAL BUCÓLICO

I
Su esfera de cristal la luna apaga
En la pálida niebla de la aurora
Y la brisa del mar fresca y sonora
Entre los pinos de la costa vaga.
Aquí murió de amor en hora aciaga
Mirtilo, y Bala su rebaño; llora
La primavera y le tributa Flora
Rústico incienso cuyo olor embriaga.
Allí la pira está; doliente y grave
Danza emprenden en torno los pastores
Coronados de cipo y de verbena;
La selva plañe con murmullo suave
Y yace, de Mirtilo entre las flores,
Oliendo a mil aún la dulce avena.

II
Mas llegan los pastores en bandadas
Al reír la mañana en el Oriente;
Mezclan su voz al cántico doliente
Y se abren las violas perfumadas.
Ya se tornan guirnaldas animadas
Las danzas ; ya las mueve ritmo ardiente
Al que hacen coro en la vecina fuente
Faunos lascivos y risueños driadas.
Vibra Febo su dardo de diamante;
El baile raudo gira, el seno opreso
De las pastoras rompe en delirante
Grito de amor que llena el aire en ceso.
Mirtilo, el boquirrubio, en ese instante
Vuelto habría a la vida con un beso.

III
Unese a los sollozos convulsivos
De los abiertos labios, el sonoro
Choque, ya recogen el caliente lloro
Las rojas bocas en los ojos vivos.
¡Homenaje a Mirtilo! ¿Cómo esquivos
podrían ser sus manes a ese coro?
Al soplo del amor y en barca de oro
Su alma huía los cármenes nativos.
Las tazas nuevas en que hierve pura
La leche vierten del redondo seno
A torrentes su nítida blancura.
Sobre el fúnebre altar de aromas lleno
El fuego borda al fin la pira oscura
Y asciende el sol en el zafir sereno.

IV
Crece la hoguera, muerde con enojo
Las ramas cuya esencia bebe el viento
Y el baile muere al exhalar su aliento
La última llama en el postrer abrojo.
En un vaso de arcilla negro y rojo,
Recogen las cenizas al momento
Los pastores y en tosco monumento
Guardan píos el mísero despojo.
Duerme Mirtilo; floresta Umbría
Que en tu sepulcro abandonado vierte
Su inefable y serena poesía,
No olvidará tu dolorosa suerte:
Ni de tu amor la efímera elegía,
Ni tus bodas eternas con la muerte.

Autor del poema: Justo Sierra Méndez

61.54%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

Desde el 91 hasta el 100 de un total de 118 Poemas de muerte

Añade tus comentarios