104 Poemas de muerte 

LA DISOLUCIÓN

Ella está muerta, y todas las cosas que mueren
en sus primeros elementos se resuelven;
y nosotros éramos mutuos elementos para nosotros
y hechos el uno del otro.
Mi cuerpo pues el de ella envuelve,
y aquellas cosas de que yo consisto, por eso mismo,
en mí crecen abundantes y onerosas;
y no nutren sino asfixian.
Mi fuego de pasión, suspiros de aire,
agua de lágrimas y terrena triste desesperanza,
que mis componentes son,
aunque casi agotados por la seguridad del amor,
ella para mi mal con su muerte rehace.
Y yo podría vivir largo tiempo tan desgraciado,excepto que mi fuego con mi combustible crece.
Ahora, como esos reyes emprendedores,
cuya lejana conquista tesoro aporta,
reciben más y gastan más y prestísimo se arruinan,
esta (sorprendido estoy que pueda hablar de ella)
esta muerte al par que mis reservas
mis gastos ha acrecentado.
Y así mi alma más ardientemente liberada
desbordará la de ella; como a las balas partidas antes
una bala tardía puede alcanzar si la pólvora es más.

Autor del poema: John Donne

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

MORIR DE RISA

Aquí donde vivo
estoy muriendo.

Esta agonía lenta
trae paranoias
cólera
remordimientos
excusas
un no lo vuelvo a hacer.

Aquí me muero de hambre
de frío
de angustia.
De un miedo a todo.
¡Carajo!, estoy muriendo.
- ¡Ay, cómo quisiera
morir de risa! –

Autor del poema: Juana Pavón

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

ADIÓS AL POETA RAFAEL MELERO (MUERTO DE CÁNCER A LOS 39 AÑOS)

No hay que llorarte, Melero.
Fuera llantos. Lo que quiero
es patear,
gritar que está muy mal hecho
—¡no hay derecho, no hay derecho!—
y no llorar.

Juntó tu esencia secreta
la vida, y creó un poeta:
un corazón,
que en ensueño se doblaba
y en clara estela dejaba
su sazón...

No se forja así un poeta
para hacerle la peseta,
y como en un
juego estúpido y malvado,
romper lo más delicado
al tuntún.

¿Qué bestia gris burriciega
trota idiota, y te nos siega
al trompicón?
¿qué negro toro marrajo
te metió ese golpe bajo,
a traición?

No lloro por ti, Melero
(mira mis ojos): yo quiero
protestar,
gritar que es un asco, ea,
y maldecir —a quien sea—,
y no llorar.

Autor del poema: Dámaso Alonso

47.83%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

Una melodía más

Enviado por fishert  Seguir

Yo soy la voz
que oirás
En tu lecho de
muerte
Yo seré la melodía
En tu momento de agonía
Yo soy la canción que
te llevara al más allá

40.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Desde el 101 hasta el 104 de un total de 104 Poemas de muerte

Añade tus comentarios