87 Poemas de tristeza 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Prisionero

Enviado por maudit  Seguir

Me gustaría encender un puro,
encerrado, sólo y triste, sin apuro,
iluminando la oscuridad de mi vida,
si eres prisionero es la única salida.

Prisionero por cometer un pecado,
culpable de amar sin ser amado,
aquí estoy pensando cada día,
en ti y en el amor que te daría.

Condenado a mil años de tristeza,
no de pena ni amargura ni pobreza,
porque pena tengo de mucho antes,
cuando vi por vez última los Andes.

Ahora no veo a nadie, ni a mi sombra,
todos se han ido y no me asombra,
así es la vida que me toca, desolado,
ingenuamente pensé sería a tu lado.

Por eso prendo este puro a fuego lento,
disfrutando al máximo este momento,
intentando acabar con mi sufrimiento,
comparando esta acción con el amor,
porque se prende con una pizca de ardor,
hasta consumirse en cenizas mi dolor.

Mauricio Andrés - 2017.12.07

78.57%

votos positivos

Votos totales: 28

Comparte:

LAS MAÑANAS TRANSCURREN CLARAS

Las mañanas transcurren claras
y desiertas. Así se abrían tus ojos
en otro tiempo. La mañana
fluía lentamente, era una gorga
de luz inmóvil. Callaba.
Tú callabas, viva. Las cosas
existían bajo tus ojos
(sin pena, sin fiebre, sin sombra)
como un claro mar en la mañana.
Luz, donde estás tú está la mañana.
Tú eras la vida y las cosas.
Despiertos en ti respirábamos
bajo el cielo que perdura en nosotros.
Sin pena, sin fiebre entonces,
sin esta pesada sombra del día,
poblado y distinto. Oh luz,
claridad lejana, aliento
vehemente: vuelve tus ojos
inmóviles, claros, hacia nosotros.
La mañana que pasa es oscura
sin la luz de tus ojos.

Autor del poema: Cesare Pavese

78.38%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:

POR UN AÑO MÁS

Enviado por yedra  Seguir


Por un año más...
La vida discurre ante nuestros ojos
Y en nuestro corazón se acumulan los instantes vividos...
los recuerdos llaman a la puerta de los sentimientos
Los que ya no están...los que nos amaron
Los que nos dejaron ese hueco difícil de rellenar...

Por un año mas...
Sentimos esas sillas vacías...
Y lloramos en silencio,aveces sin poderlo remediar
y se nos enturbia la mirada...y el corazón duele
y no sabemos que hacer,cuando la aflicción llama
en el momento más intimo.

Por un año mas...
Sostendremos el corazón,con hilos de esperanza
remendaremos el alma con un brindis emocionado
Y tendremos que mirar hacia delante...recogiendo los trozos del alma
Y volveremos a mirar al cielo estrellado...y levantaremos nuestras copas
a la lejanía...y secaremos las lagrimas de nuestro ser,al nacer el nuevo día.

Por un año mas
os amaremos y recordaremos
y continuaremos nuestro camino..por vosotros
y por los que están aquí...recordándoos.
Y continuaremos por el amor a vuestro recuerdo

AUTOR YEDRA

75.86%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

Un arbol caido

Enviado por migdalia8  Seguir

Ella amaba la higuera,
creo que la higuera tambien la amaba.
En las mañanas ella corria a recoger los higos,
sabia que los pajaros tratarian de ir antes que ella.
El arbol era joven, fuerte, y saludable.
Ella no lo era
Sus ultimos dias fueron doloros y agonizantes
El arbol sentia su dolor
Una noche el arbol cayó, partido en dos
Sus ramas descansaron sobre la casa y
lentamente murio.
Porque murio la higuera?
Murio de tristeza?

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

UNA VERDAD

Como en las tardes de enero
las flores del jazminero
del tallo se precipitan,
como lirios que, mecidos
por vientos embravecidos,
se marchitan;

así, mujer, una á una
perecen las alegrías
que encanto al alma ofrecieron
y queda sólo importuna
la memoria de esos días
¡ayl que fueron.

Autor del poema: Ricardo Palma

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

QUÉ FÁCIL SERÍA PARA ESTA MOSCA

Qué fácil sería para esta mosca,
con cinco centímetros de vuelo
razonable, hallar la salida.

Pude percibirla hace tiempo,
cuando me distrajo el zumbido
de su vuelo torpe.
Desde aquel momento la miro,
y no hace otra cosa que achatarse
los ojos, con todo su peso,
contra el vidrio duro que no comprende.
En vano le abrí la ventana
y traté de guiarla con la mano;
no lo sabe, sigue combatiendo
contra el aire inmóvil, intraspasable.

Casi con placer, he sentido
que me voy muriendo; que mis asuntos
no marchan muy bien, pero marchan;
y que al fin y al cabo han de olvidarse.

Pero luego quise salir de todo,
salirme de todo, ver, conocerme,
y nada he podido; y he puesto
la frente en el vidrio de mi ventana.

Autor del poema: Rubén Bonifaz Nuño

75.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

SUFRIMIENTO

Pasaste, edad hermosa
En que rizó el ambiente
Las hebras del cabello por mi frente
Que hoy anubla la pena congojosa.
Pasaste, edad de rosa,
De los felices años,
Y contigo mis gratas ilusiones....
Quedan en su lugar los desengaños
Que brotó el huracán de las pasiones.

Entonces ay! entonces, madre mía,
Tus labios enjugaban
Lágrimas infantiles que surcaban
Mis purpúreas mejillas....y en el día
¡Ay de mí! no estás cerca para verlas....
¡Son del color alquitaradas perlas....

Madre! madre! no sepa la amargura
Que aqueja el corazón de tus Dolores,
Saber mi desventura
Fuera aumentar tan solo los rigores
Con que en ti la desgracia audaz se encona.
En mi nombre mi sino me pusiste!
Sino, madre, bien triste!
Mi corona nupcial, está en corona
De espinas ya cambiada....
Es tu Dolores ay! tan desdichada!

Autor del poema: Dolores Veintimilla

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

BOCA DE LLANTO, ME LLAMAN...

Boca de llanto, me llaman
tus pupilas negras,
me reclaman. Tus labios
sin ti me besan.
¡Cómo has podido tener
la misma mirada negra
con esos ojos
que ahora llevas!

Sonreíste. ¡Qué silencio,
qué falta de fiesta!
¡Cómo me puse a buscarte
en tu sonrisa, cabeza
de tierra,
labios de tristeza!

No lloras, no llorarías
aunque quisieras;
tienes el rostro apagado
de las ciegas.

Puedes reír. Yo te dejo
reír, aunque no puedas.

Autor del poema: Jaime Sabines

74.08%

votos positivos

Votos totales: 1956

Comparte:

Maracaibo Mía

Enviado por gabl  Seguir


Cae la tarde que refleja en el lago
matices naranjas y pálidos rojizos,
se abre la noche y el sol muere
por el poniente en descanso obligado,
¡es Maracaibo! que al anochecer imponente atrae
cálida brisa lacustre que salpica el rostro,
y contrasta las luces del espejo de agua
cual arco iris nocturno allende de la costa.

Maracaibo mía, que me viste nacer
a orillas del Coquivacoa hoy lejos de ti,
de los marullos que mueren en el malecón,
te añoro en la distancia y mi pecho
reclama la algarabía en San Juan de Dios
en velada del día de La Chinita.
¡Así es mi Maracaibo!
que a lo lejos es nostálgica y romántica.

gbl
27/09/2017
Derechos Reservados de Autor

73.91%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:

CAMPO

La tarde está muriendo
como un hogar humilde que se apaga.

Allá, sobre los montes,
quedan algunas brasas.

Y ese árbol roto en el camino blanco
hace llorar de lástima.

¡Dos ramas en el tronco herido, y una
hoja marchita y negra en cada rama!

¿Lloras?...Entre los álamos de oro,
lejos, la sombra del amor te aguarda.

Autor del poema: Antonio Machado

73.67%

votos positivos

Votos totales: 809

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 87 Poemas de tristeza

Añade tus comentarios