367 Poemas de amor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

Lo que creo ser

Enviado por 63863373  Seguir

Voy a contar

como creo ser,

paso a paso.

Desde mi pecho,

hasta mi alma;

desde mis manos;

hasta mi risa;

desde mi sangre;

hasta mi voz...

Soy día y noche;

calor y frío;

Soy la intensidad

de la vida,

que goza y que sufre..

Soy el placer

"extrañamente confundido"....

Soy el dormir placentero,

en mis sueños descifrados.

Soy sensible al viento,

al cielo, a las estrellas

a los bosques y montañas....

Soy la nostalgia

acostumbrada a las olas,

a la tierra, al sol, a la lluvia;

amaneceres y puestas....

Soy amiga de las miradas y

palabras sinceras,

del silencio bien hablado..

Soy frágil a las desilusiones,

me perturba

su color desvanecido y frió.

Soy habitante de la luna,

de las noches y sus tesoros.

Soy el idioma incesante,

buscando palabras verdaderas..

Soy la prisa involuntaria;

y la locura venturosa;

la inquietud imprescindible

y la ignorancia necesaria.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

VACILACIÓN

Esa que amo tiene grandes ojos
bajo las castañas pupilas;
Esa que amo bajo los Cielos
es bella entre las bellas.
Ella brilla, embellece mis días,
¡Oh! si estuviera allá,
mi Dios, me gustaría verla siempre
Esa que amo.

Esa que amo, es muy dulce verla,
es dulce escucharla;
Su mirada fija en el corazón la esperanza
que su voz hace comprender.
¿Será para mí todo su amor,
para mí solo, para mí mismo?
Si amo, es que la veo
esa que amo.

Cerca de ella, ¡ay! siento
una dulce emoción
Ausente, hacia ella en mis sentidos
algo me empuja.
Para mí en el fondo de su corazón
si fuese de la misma manera
¿Le daría una mirada extraviada?
Esa que amo

Esa que amo, ¡ay! ¡Ay!
Cuando sea su turno, ¿me amará?
No lo sé; no le he dicho
que su ojo brilla.
¿Es para mí que brilla así?
¡Felicidad suprema!...
Además, ¿lo enciende ella también?
Esa que amo
si burlando mi inocencia
por su hipocresía,
¡Se sirve de su belleza
Para quitarme mi vida!
¿Su corazón podrá ser así de negro?
¡Oh! ¡No, esa es una blasfemia!
¡Un blasfemo!... no hace falta más que ver
Esa que amo.

No, no, amor, amor en nosotros
porque al hacerte mujer,
Dios, le doy mi agradecimiento de rodillas,
te di mi alma.
¡Corre! me uno a tus pasos
En mi extremo ardor...
Quizás, no me ame,
Esa que amo.

Autor del poema: Julio Verne

80.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

SOBRE EL AMOR

Encendido en los boscajes del tiempo, el amor
es deleitada sustancia. Abre
con hociquillo de marmota, senderos y senderos
inextricables. Es el camino de vuelta
de los muertos, el lugar luminoso donde suelen
resplandecer. Como zafiros bajo la arena
hacen su playa, hacen sus olas íntimas, su floración
de pedernal, blanca y hundiéndose
y volcando su espuma. Así nos dicen al oído: del viento
de la calma del agua, y del sol
que toca, con dedos ígneos y delicados
la frescura vital. Así nos dicen
con su candor de caracolas; así van devanándonos
con su luz, que es piedra, y que es principio con el agua, y es mar
de hondos follajes
inexpugnables, a los que sólo así, de noche,
nos es dado ver y encender.

Autor del poema: Coral Bracho

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

MUJER DORMIDA

Verla dormir ¡Dios mío! aun al precio
de no verla en mis sueños –es una
gracia increíble, no esperada. Porque
tampoco pedí verla dormir.
De día
ilumina la casa con su risa, sus ojos
dicen: ésta es la vida, ésta mi casa,
ésta mi risa y soy tuya; pero verla
dormir encarnando la noche, oírla
¡con qué seguridad! respirar,
entre monosílabos entrecortados
responder a mis interrogaciones
sobre el futuro, o decir: “Hijo mío”,
no sé si a mí o al que ha de venir,
es una dicha impagable. Así me sorprende
el alba, besando sus ojos humedecidos.

Autor del poema: Ernesto Mejía Sánchez

80.00%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:

AMÉMONOS

Buscaba mi alma con afán tu alma,
buscaba yo la virgen que mi frente
tocaba con su labio dulcemente
en el febril insomnio del amor.

Buscaba la mujer pálida y bella
que en sueño me visita desde niño,
para partir con ella mi cariño,
para partir con ella mi dolor.

Como en la sacra soledad del templo
sin ver a Dios se siente su presencia,
yo presentí en el mundo tu existencia,
y, como a Dios, sin verte, te adoré.

Y demandando sin cesar al cielo
la dulce compañera de mi suerte,
muy lejos yo de ti, sin conocerte
en la ara de mi amor te levanté.

No preguntaba ni sabía tu nombre,
¿en dónde iba a encontrarte? lo ignoraba;
pero tu imagen dentro el alma estaba,
más bien presentimiento que ilusión.

Y apenas te miré... tú eras ángel
compañero ideal de mi desvelo,
la casta virgen de mirar de cielo
y de la frente pálida de amor.

Y a la primera vez que nuestros ojos
sus miradas magnéticas cruzaron,
sin buscarse, las manos se encontraron
y nos dijimos «te amo» sin hablar

Un sonrojo purísimo en tu frente,
algo de palidez sobre la mía,
y una sonrisa que hasta Dios subía...
así nos comprendimos... nada más.

¡Amémonos, mi bien! En este mundo
donde lágrimas tantas se derraman,
las que vierten quizá los que se aman
tienen yo no sé que de bendición,

dos corazones en dichoso vuelo;
¡Amémonos, mi bien! Tiendan sus alas
amar es ver el entreabierto cielo
y levantar el alma en asunción.

Amar es empapar el pensamiento
en la fragancia del Edén perdido;
amar es... amar es llevar herido
con un dardo celeste el corazón.

Es tocar los dinteles de la gloria,
es ver tus ojos, escuchar tu acento,
en el alma sentir el firmamento
y morir a tus pies de adoración.

Autor del poema: Manuel María Flores

80.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

El amor

Enviado por 63863373  Seguir

¿Por qué
el amor aveces
no se deja amar..?
¿Por qué
se enfría después
de arder en la sangre?
¿A donde va
cuando no llega a nuestro encuentro...?
¿por qué necesita recompensa cuando se enamora?.
Por qué el amor
con su idioma esencialista
y su caligrafía perfecta,
no escribe
una historia verdadera?...

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

Confuso

Enviado por adrianny-gold  Seguir

Tus besos son balas
que a mi vida amenazan,
atraviesan mi cuerpo fuerte
actualmente inerte.

Acaricias que matan
con el fuego que abraza.
Entiende, no puedo tenerte
pero, no quiero perderte.

Tu mirada me llama,
nos matan las ganas.
No se si quererte
o simplemente temerte.

Amor en mi recamara,
luz apagada.
El no quiere que despierte
pero ya se en que se convierte.

Autor: Adrianny Garcia

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

sentir,sentir.

Enviado por jesus1012  Seguir

Sentir,
sentir que tu mano es mi caricia,
sentir que tu sueño es mi deseo,
sentir que tu mirada es mi descanso,
sentir que tu nombre es mi canción,
sentir que tu boca es mi refugio,
sentir que tu alma es mi regalo.
Sentir que existes...
sentir que vivo para amarte.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

EL AMOR QUE CALLA

Si yo te odiara, mi odio te daría
en las palabras, rotundo y seguro;
¡pero te amo y mi amor no se confía
a este hablar de los hombres tan oscuro!

Tú lo quisieras vuelto un alarido,
y viene de tan hondo que ha deshecho
su quemante raudal, desfallecido,
antes de la garganta, antes del pecho.

Estoy lo mismo que estanque colmado
y te parezco un surtidor inerte.
¡Todo por mi callar atribulado
que es más atroz que entrar en la muerte!

Autor del poema: Gabriela Mistral

79.80%

votos positivos

Votos totales: 396

Comparte:

DISCIPLINA SECRETA

La casa como barco
en alta mar de junio.

Las calles como trenes
de noche sosegada.

Estas cosas no pasan en el mundo.

Estoy por afirmar
que ahora vivo en un libro de poemas.

Pero si tú me miras,
decidida a existir
desde el fondo templado de tus ojos,
también existe el mundo.

Y muy probablemente
yo acabaré por existir contigo.

Autor del poema: Luis García Montero

79.66%

votos positivos

Votos totales: 59

Comparte:

Desde el 71 hasta el 80 de un total de 367 Poemas de amor

Añade tus comentarios