227 Poemas de amor 

Comparte:
Hijo del infortunio.

Enviado por andres33  Seguir

Como un barco sin rumbo, me dirijo a las orillas del mar de la soledad. Sin temor y sin remordimiento y que mis penas se las lleve el viento.
Destino sin gracia que me vendes al mundo, jugada astuta me supiste hacer, desde el día que al mundo me diste, sin conciencia y sin piedad me entregaste a la humanidad.
A la tierra me condenaste, a mí, un rey sin cabeza, que vive en busca de comprensión y de sanar su roto corazón.
Oh infortunio, eres tu mi orgulloso juez; eres tu mi terrible verdugo, que me diste la vida, para ser aquella cosa inconcebible
Inconcebible, porque para la ley del mundo, todo aquello diferente, por muy bueno que sea, es nulo.
¿¡Qué variación tan compleja soy!? De tan complejos seres que en este plano habitan. ¡Yo soy el infortunio!; porque del infortunio vengo y al infortunio me uno.
Soy yo la perdición de los hombres, soy quien doblega al ego, por eso en mi caen los ricos, por eso de mi surgen los pobres.
¿Pero quién se acuerda mi?, si soy quien da la experiencia a los entendidos,

74.42%

votos positivos

Votos totales: 43

Comparte:
EL AMOR ES INSENSATO

El Amor es insensato, no razona.
La Razón busca un beneficio.
El Amor se te declara,
consumiéndose, inmutado.

Sin embargo, en medio del sufrimiento,
el Amor avanza como una rueda de molino,
sencilla y de dura superficie.

Habiendo muerto de interés personal,
lo arriesga todo y pide nada.
El Amor pierde apostando cada regalo
otorgado por Dios.

Sin causa, Dios nos dio el Ser;
sin causa, devuélvelo otra vez.

Autor del poema: Yalal Al-Din Rumi

74.42%

votos positivos

Votos totales: 43

Comparte:
TODO EN TU AMOR DOLÍAME

Todo en tu amor dolíame
como un puñal ardiendo;
un revólver sonoro,
una tortura de instrumentos.
Las rosas, el champán...,
-¿te duele?-, el gesto
tuyo, como de alondra
que me abrasaba de tu aliento.
Dispara ya, y abrázame,
que estoy dispuesto
a todo, y se hace tarde
para morir. Soy lento.

Autor del poema: Vicente Núñez

74.19%

votos positivos

Votos totales: 62

Comparte:
LOS AMOROSOS

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Autor del poema: Jaime Sabines

74.19%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:
LAS QUEJAS DE SU AMOR

Bellísima parece
al vástago prendida,
gallarda y encendida
de abril la linda flor;
empero muy más bella
la virgen ruborosa
se muestra, al dar llorosa
las quejas de su amor.

Suave es el acento
de dulce amante lira,
si al blando son suspira
de noche el trovador;
pero aun es más suave
la voz de la hermosura
si dice con ternura
las quejas de su amor.

Grato es en noche umbría
al triste caminante
del alma radiante
mirar el resplandor;
empero es aun más grato
el alma enamorada
oír de su adorada
las quejas de su amor.

Autor del poema: José de Espronceda

74.19%

votos positivos

Votos totales: 62

Comparte:
Dignidad

Enviado por gabl  Seguir

Dignidad.

Sufrirás por alguien que te amó
y te abandonó sin despedidas,
por tu desleal acción desmedida
carente de dignidad y perdón.

Será tu cobardía e inconsciencia
ingrata quien ahogue por siempre
tu derrota en el amor y olvido
del noble amante que se ha ido.

Llorarás cuando tu esplendor inocente
se marchite con la vida apocada
en el tiempo y el recuerdo traiga
a tu memoria la vil y cruel jugada.

GBL
14/02/2016
Derechos Reservados

74.16%

votos positivos

Votos totales: 89

Comparte:
VEDE PERFETTAMENTE...

Bien sabe a cuál saluda y reverencia
el que vea entre damas a la mía;
todas ellas hacerle compañía
tienen de Dios como gentil clemencia.

De su beldad es tánta la excelencia
que envidias no despierta ni falsía:
bien antes, galanura y ufanía
-dones de Amor- afinca su presencia.

De su redor dimana mansedumbre
y así vestidas de su misma lumbre,
cada una, sintiéndolo, se honora.

Fue siempre todo en Ella tan luciente,
que nadie, suspirando dulcemente,
podrá olvidar su gracia arrobadora.

Autor del poema: Dante Alighieri

74.07%

votos positivos

Votos totales: 81

Comparte:
QUE YO SIEMPRE AMÉ

Que yo siempre amé
yo te traigo la prueba
que hasta que amé
yo nunca viví -bastante-

que yo amaré siempre
te lo discutiré
que amor es vida
y vida inmortalidad

esto -si lo dudas- querido,
entonces yo no tengo
nada que mostrar
salvo el calvario

Autor del poema: Emily Dickinson

73.97%

votos positivos

Votos totales: 73

Comparte:
A veces

Enviado por poeta  Seguir

A VECES.
A veces eres solo pensamiento
y tu nombre es palabra sepultada.
a veces indolente vuelvo y miento
y digo que por ti no siento nada.
A veces eres mariposa errante,
que vuela con su signo de crueldad,
a veces eres sueño vacilante,
en las noches que soy simplicidad,
A veces te conviertes en tristezas,
y causas sin piedad mi decepción,
a veces me regalas tus ternezas,
y bañas de alegría el corazón.
A veces eres triste poesía,
sin que logres cubrir todo mi anhelo,
a veces eres beso en lejanía,
que navega incesante por el cielo.
A veces en silencio te encadenas
y te ves ya lejana, ya callada,
a veces a tu olvido me condenas,
y no entiendes ni escuchas mi llamada.
A veces te derramas en promesas,
Y en tu lecho disfrutas del pecado,
a veces eres miel cuando confiesas,
lo feliz que te sientes a mi lado.
A veces te evaporas cual perfume,
y es tu amor un amor contradictorio,
a veces tu inconstancia me consume,
y siento que te quiero y que te odio.
KIN MEJIA OSPINA

73.91%

votos positivos

Votos totales: 23

Comparte:
Faceta

Enviado por lunaroja  Seguir

Inclusive en tu peor faceta, sigo adorando cada una de tus manías.

73.91%

votos positivos

Votos totales: 23

Desde el 71 hasta el 80 de un total de 227 Poemas de amor

¿Sabes lo que es un soneto? Te lo explicamos con ejemplos.

Añade tus comentarios