262 Poemas de amor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

MI FLOR VENENOSA

Tu eres mi flor venenosa
flor, porque eres bella
venenosa, porque me dañas.

Y si eres niña hermosa
¿por qué me engañas
si yo te daría hasta una estrella?

Nuestro amor me enseña
que como tú no hay nada
pero que como yo tampoco
así que valora tal cosa
olvídate de juegos locos
que nos hacen daño a los dos
y brindemos al fin por nuestro amor.

Autor del poema: Jorge Javier Roque

77.52%

votos positivos

Votos totales: 298

Comparte:

DEFINIENDO EL AMOR

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo.

Autor del poema: Francisco de Quevedo

77.36%

votos positivos

Votos totales: 1599

Comparte:

LISE

Yo tenía doce años; dieciséis ella al menos.
Alguien que era mayor cuando yo era pequeño.
Al caer de la tarde, para hablarle a mis anchas,
esperaba el momento en que se iba su madre;
luego con una silla me acercaba a su silla,
al caer de la tarde, para hablarle a mis anchas.

¡Cuánta flor la de aquellas primaveras marchitas,
cuánta hoguera sin fuego, cuánta tumba cerrada!
¿Quién se acuerda de aquellos corazones de antaño?
¿Quién se acuerda de rosas florecidas ayer?
Yo sé que ella me amaba. Yo la amaba también.
Fuimos dos niños puros, dos perfumes, dos luces.

Ángel, hada y princesa la hizo Dios. Dado que era
ya persona mayor, yo le hacía preguntas
de manera incesante por el solo placer
de decirle: ¿Por qué? Y recuerdo que a veces,
temerosa, evitaba mi mirada pletórica
de mis sueños, y entonces se quedaba abstraída.

Yo quería lucir mi saber infantil,
la pelota, mis juegos y mis ágiles trompos;
me sentía orgulloso de aprender mi latín;
le enseñaba mi Fedro, mi Virgilio, la vida
era un reto, imposible que algo me hiciera daño.
Puesto que era mi padre general, presumía.

Las mujeres también necesitan leer
en la iglesia en latín, deletreando y soñando;
y yo le traducía algún que otro versículo,
inclinándome así sobre su libro abierto.
El domingo, en las vísperas, desplegar su ala blanca
sobre nuestras cabezas yo veía a los ángeles.

De mí siempre decía: ¡Todavía es un niño!
Yo solía llamarla mademoiselle Lise.
Y a menudo en la iglesia, ante un salmo difícil,
me inclinaba feliz sobre su libro abierto.
Y hasta un día, ¡Dios mío, Tú lo viste!, mis labios
hechos fuego rozaron sus mejillas en flor.

Juveniles amores, que duraron tan poco,
sois el alba de nuestro corazón, hechizad
a aquel niño que fuimos con un éxtasis único.
Y al caer de la tarde, cuando llega el dolor,
consolad nuestras almas, deslumbradas aún,
juveniles amores, que duraron tan poco.

Autor del poema: Víctor Hugo

77.27%

votos positivos

Votos totales: 22

Comparte:

HAY MÁS

Beso alegre, descuidada paloma,
blancura entre las manos, sol o nube;
corazón que no intenta volar porque basta el calor,
basta el ala peinada por los labios ya vivos.

El día se siente hacia afuera; sólo existe el amor.
Tú y yo en la boca sentimos nacer lo que no vive,
lo que es el beso indestructible cuando la boca son alas,
alas que nos ahogan mientras los ojos se cierran,
mientras la luz dorada está dentro de los párpados.

Ven, ven, huyamos quietos como el amor;
vida como el calor que es todo el mundo solo,
que es esa música suave que tiembla bajo los pies,
mundo que vuela único, con luz de estrella viva,
como un cuerpo o dos almas, como un último pájaro.

Autor del poema: Vicente Aleixandre

77.22%

votos positivos

Votos totales: 79

Comparte:

YO ME MUERO DE AMOR, QUE NO SABÍA...

Yo me muero de amor, que no sabía,
aunque diestro en amar cosas del suelo,
que no pensaba yo que amor del cielo
con tal rigor las almas encendía.

Si llama la moral filosofía
deseo de hermosura a amor, recelo
que con mayores ansias me desvelo
cuanto es más alta la belleza mía.

Amé en la tierra vil, ¡qué necio amante!
¡Oh luz del alma, habiendo de buscaros,
qué tiempo que perdí como ignorante!

Mas yo os prometo agora de pagaros
con mil siglos de amor cualquiera instante
que por amarme a mí dejé de amaros.

Autor del poema: Lope de Vega

77.13%

votos positivos

Votos totales: 494

Comparte:

TE DIGO ADIÓS, AMOR

Te digo adiós, amor, y no estoy triste.
Gracias, mi amor, por lo que ya me has dado,
un solo beso lento y prolongado
que se truncó en dolor cuando partiste.

No supiste entender, no comprendiste
que era un amor final, desesperado,
ni intentaste arrancarme de tu lado
cuando con duro corazón me heriste.

Lloré tanto aquel día que no quiero
pensar que el mismo sufrimiento espero
cada vez que en tu vida reaparece

ese amor que al negarlo te ilumina.
Tu luz es él cuando mi luz decrece,
tu solo amor cuando mi amor declina.

Autor del poema: Rafael Alberti

77.10%

votos positivos

Votos totales: 690

Comparte:

EL AMOR

Como el viento que encuentra
una rendija
y se cuela en la habitación
y lo desordena todo
libros
facturas
poemas
así llega
en la vida
el amor.

Nada es igual a partir de entonces,
ese caos
es la felicidad.

Pero un día habrá que recoger.

Suerte si no te toca a ti.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

77.08%

votos positivos

Votos totales: 528

Comparte:

EL AMOR QUE CALLA

Si yo te odiara, mi odio te daría
en las palabras, rotundo y seguro;
¡pero te amo y mi amor no se confía
a este hablar de los hombres tan oscuro!

Tú lo quisieras vuelto un alarido,
y viene de tan hondo que ha deshecho
su quemante raudal, desfallecido,
antes de la garganta, antes del pecho.

Estoy lo mismo que estanque colmado
y te parezco un surtidor inerte.
¡Todo por mi callar atribulado
que es más atroz que entrar en la muerte!

Autor del poema: Gabriela Mistral

77.05%

votos positivos

Votos totales: 183

Comparte:

Te pienso

Enviado por jeff  Seguir

Cada momento en la mañana pienso en ti
en tus labios delgados y bien formados
en tus ojos carmesí como de otro mundo
en lo calida y fria que eres cuando quieres.

Cada instante en la tarde pienso en ti
con el café más dulce en mi dia mas amargo
mientras el humo azul de mi cigarrillo dibuja tu silueta
en cualquier lugar, en cualquier momento.
Pienso en ti cuando veo las nubes del cielo
tan blancas como tu
tan lejanas como tu.

Cada minuto en la noche pienso en ti
entre el frío y la ausencia
entre la melancolía y la agonía
taciturno esperando
pensando en ti como siempre
asi me quedare yo, me quedaré mientras tanto viendo tu silueta se desvanecerse...

77.03%

votos positivos

Votos totales: 209

Comparte:

EL QUERER

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

Me he enamorado de ti
y es enfermedad tan mala,
que ni la muerte la cura,
¡bien lo saben los que aman!

Loco me pongo si escucho
el ruido de tu charla,
y el contacto de tu mano
me da la vida y me mata.

Yo quisiera ser el aire
que toda entera te abraza,
yo quisiera ser la sangre
que corre por tus entrañas.

Son las líneas de tu cuerpo
el modelo de mis ansias,
el camino de mis besos
y el imán de mis miradas.

Siento al ceñir tu cintura
una duda que me mata
que quisiera en un abrazo
todo tu cuerpo y tu alma.

Estoy enfermo de ti,
de curar no hay esperanza,
que en la sed de este amor loco
tu eres mi sed y mi agua.

Maldita sea la hora
en que contemplé tu cara,
en que vi tus ojos negros
y besé tus labios grana.

Maldita sea la sed
y maldita sea el agua,
maldito sea el veneno
que envenena y que no mata.

En tu boca roja y fresca
beso, y mi sed no se apaga,
que en cada beso quisiera
beber entera tu alma.

Autor del poema: Manuel Machado

77.00%

votos positivos

Votos totales: 2644

Comparte:

POEMA 12... PARA MI CORAZÓN BASTA TU PECHO...

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

Autor del poema: Pablo Neruda

76.93%

votos positivos

Votos totales: 1686

Comparte:

LA MUJER DE MIS SUEÑOS

En todas las ciudades
que he pisado
me ha parecido verte:

un autobús que arranca
y que no cojo,
o un ascensor cerrándose,
o doblando una esquina hacia
la noche,
o al fondo,
entre humo y voces,
de un bar de madrugada...

En cualquier sitio, siempre,
tu imagen que aparece
y desaparece.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

76.92%

votos positivos

Votos totales: 39

Comparte:

AMOR TARDÍO

Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.

Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.

Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;

pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...

Autor del poema: José Ángel Buesa

76.92%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

AMOR

Un deseo constante de alegría;
una urgencia perenne de lamento
y el corazón, campana sobre el viento
estrenando badajas de elegía.

Morir mil veces en un solo día
y otras tantas quemar el pensamiento
en la resurrección, que es el tormento
de pensar en la próxima agonía.

Ver en pupilas de mujer un llanto
y sorprenderlo convertido en canto
al soñar en un niño que lo vierte.

Esto es amor, candela estremecida
empujando la noche de la vida
hacia la madrugada de la muerte.

Autor del poema: Carlos Castro Saavedra

76.86%

votos positivos

Votos totales: 510

Comparte:

ELLA

Esta novia del alma con quien soñé en un día
fundar el paraíso de una casa risueña
y echar, pescando amores, en el mar de la vida
mis redes, a la usanza de la edad evangélica,

es blanca como la hostia de la primera misa
que en una azul mañana miró decir la tierra,
luce negros los ojos, la túnica sombría
y en un ungir las heridas las manos beneméritas.

Dormir en paz se puede sobre sus castos senos
de nieves, que beatos se hinchan como frutas
en la heredad de Cristo, celeste jardinero;

tiene propiedades hondas y los labios de azúcar
y por su grave porte se asemeja al excelso
retrato de la Virgen pintado por San Lucas.

Autor del poema: Ramon Lopez Velarde

76.85%

votos positivos

Votos totales: 108

Comparte:

LO APRENDO EN ESTE INSTANTE

Por entre los reflejos de la ventana
yo te veo despertarte,
eres mi vida, mi luz de la mañana
y lo aprendo en este instante:
yo nunca podré olvidarte
aunque decidieras hoy mismo
no volver jamás a mirarme.

Autor del poema: Koldo Fierro

76.63%

votos positivos

Votos totales: 843

Comparte:

Suspiro

Enviado por juan  Seguir

Suspiro...por tu amor ,suspiro por ser tu verdadero amor...en silencio te veo pasar,en silencio te he de amar,ya no hay lagrimas de dolor ha triunfado el amor,eres tu mi flor,mi suspiro de amor...

76.62%

votos positivos

Votos totales: 77

Comparte:

SI ME QUIERES, QUIÉREME TODA

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, Y gris, verde, y rubia,
y morena...
Quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!...

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda... O no me quieras!

Autor del poema: Dulce María Loynaz

76.53%

votos positivos

Votos totales: 588

Comparte:

SOLA

Enviado por tuentiendes  Seguir


EN LA MAÑANA ME LEVANTE Y VI MI CAMA
ME ACORDE DE TU FRAGANCIA EN MI PIJAMA
ME AFERRE EN MI ALMOAHADA
RECORDANDO TU MIRADA

COMO OLVIDAR ESA MIRADA
SI POR CULPA DE ELLA YA NO QUEDA NADA
ME ENCUENTRO CON EL CORAZON VACIO
SON TRISTEZAS QUE ME ENCADENAN AL VACIO

CON PEQUEÑAS GOTAS DE ROCIO
MIRANDO EL CUADRO VACIO
NUNCA TE OLVIDO
UN BESO PROHIBIO

A VECES ME ESCUCHO CON ATENCION
RECORDANDO LO VIVIDO
DEL CARIÑO Y EL FRUTO PROHIBO
COMO LOS CELOS QUE HE TENIDO

QUIZAS TE DIGA UN DIA
QUE DEJE DE QUERTE
AUNQUE SIGA QUERIENDOTE
MAS ALLA DE LA MUERTE

76.47%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

SONETO WATTEAU

Manón, la erbúrnea frente,
la de cabello empolvado
y vestidura crujiente,
¡tus ojos me han cautivado!

Eco de mi amor ardiente,
el clavicordio ha cantado
la serenata doliente
y el rondel enamorado...

¡Ven! el amor que aletea
lanza su flecha dorada
y en el mar que azul ondea,

surge ya la empavesada
galera flordelisada
¡que conduce a la Citerea!

Autor del poema: José Juan Tablada

76.19%

votos positivos

Votos totales: 84

Comparte:

Desde el 41 hasta el 60 de un total de 262 Poemas de amor

Añade tus comentarios