321 Poemas de amor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

LA DAMA DE LAS PERLAS

Yo he visto perlas claras de inimitable encanto,
de esas que no se tocan por temor a romperlas;
Pero solo en tu cuello pudieron valer tanto
las burbujas de nieve de tu collar de perlas.

Y más, aquella noche del amor satisfecho,
del amor que eterniza lo fugaz de las cosas,
cuando fuiste un camino que comenzó en mi lecho
y el rubor te cubría como un manto de rosas.

Yo acaricié tus perlas, sin desprender su broche,
y las vi, como nadie nunca más podrá verlas,
pues te tuve en mis brazos, al fin, aquella noche,
vestida solamente con tu collar de perlas.

Autor del poema: José Ángel Buesa

82.35%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

La belleza de su mirada

Enviado por uriel  Seguir

Aún puedo recordar su mirada, la pureza de aquellos ojos que se encontraban perdidos que suerte que los encontré para mi, tuve la meta de hacerla feliz y asi fue.

Comenze a idear planes que me llevarán a una respuesta de porque me gustaba tanto aquella chica, era su cabello, era su físico o solo su risa. No me importaba tenia un aroma que emanaba que me hacía volver a ella.

Ella era fría y ella podía ser seria eso creo, pero solo tenía un miedo y era a perderla, es increíble la felicidad que me causaba verla sonreír sentia que solo pertenecía allí. Estar a su lado era mi lugar favorito y por eso expresó mis sentimientos por escrito.

La belleza de su sonrisa me cautivaba, estaba seguro que la amaba, era hora de dar el paso que me llevará hasta sus brazos y terminar por la tarde con la calidez de uno de sus abrazos.

La belleza de su mirada era increíble, rayos de sol reflejando una conexión sentida por los dos, un ambiente tranquilo solo sentia como ella llenaba ese espacio vacío en mi corazón.

Siempre hay algo en que creer a su lado mis sueños podia ver, es una gran emocion de encontrar en ti tanta perfeccion y cuando sintamos que nos perdemos crearemos un nexo que se cierre con un beso y la belleza de tu sonrisa.

82.35%

votos positivos

Votos totales: 119

Comparte:

Por que la vida es mejor contigo.

Enviado por tania_palavez  Seguir

Por que la vida es mejor contigo (parte 1)

Es increíble lo que tengo en mi vida,
Si te contará que hace días
no tenía otras opciones, más que no volver a despertar mientras dormía,
mientras el sol llegaba y por fin se hacia de día.

Ha sido una larga subida,
me encuentro pensando, razonando que ha sido de mis días.
Me pregunté porque quiero seguir viviendo y
me ha bastado con verme en tus ojos para seguir sonriendo,
he olvidado todos mis problemas,
pienso en ti y suspiro,
así es como empecé a escribir por que la vida es mejor contigo.

Hay algo que no te he dicho:
conocí el amor al hacer el amor contigo.
Siempre supe la respuesta,
Sabía que se sentía diferente a todo lo que había sentido.
Tengo mil razones para seguir contigo,
me devolviste la alegría y las ganas de seguir viviendo y me sacaste del fango en el que me estaba pudriendo.

No hay nada que pueda expresar exactamente lo que siento
Y quisiera gritarlo pero me falta el aliento,
debo agradecerte por todo lo que haz hecho
y aunque no parezca que lo he hecho, es necesario que sepas que lo aprecio pero
ha sido mi culpa que no sea tan evidente,
perdoname porque a veces soy demasiado exigente,
no sé que me ha pasado en estos días, últimamente
no entiendo porque tengo este nudo en la garganta y estas ideas cruzando por mi mente.

Hay algo que debo decirte:
haz hecho más por mi de lo que alguna vez creíste.
Un día pensé en terminarlo todo y lo último que quería era escuchar tu voz y ver tu rostro.
Tenía la intención de tomarme esas pastillas y
pensé en ti mientras tomaba la navaja y la paseaba sobre mis venas y a las orillas,
deseé estar en tus brazos aunque fuera mentira, con nuestros recuerdos en las manos
la muerte se resbala por mis mejilla, las navajas no cortaron la piel ni tampoco la agonía pero
más de una vez tu recuerdo me haz salvado la vida.

82.35%

votos positivos

Votos totales: 17

Comparte:

LO DIFÍCIL

Enamorarse es fácil.

Uno puede enamorarse
-sin demasiado esfuerzo-
varias veces al día,
a nada
que se lo proponga
y se mueva un poco por ahí;
y si es verano,
mi te cuento.

Enamorarse no tiene
mayor mérito.
Lo realmente difícil
-no conozco
ningún caso-
es salir entero
de una historia de amor.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

82.28%

votos positivos

Votos totales: 158

Comparte:

LOS AMOROSOS

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Autor del poema: Jaime Sabines

82.02%

votos positivos

Votos totales: 228

Comparte:

LA REINA

Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.
Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo
que pisas donde pasas,
la alfombra que no existe.

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Sólo tú y Yo,
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos.

Autor del poema: Pablo Neruda

81.86%

votos positivos

Votos totales: 871

Comparte:

Eres preciosa

Enviado por richy  Seguir

Voy a dedicar la tarde
a pensar en ti, preciosa
a escribirte cosas simples
que para ti, son hermosas.

Apenas si te conozco
y yo te veo especial
aunque tu digas, que no
es mi opinión, y hay está.

El mayor de los defectos
es no ver nunca los nuestros
yo te veo tan perfecta
tan discreta y natural
que ha simple vista defectos
no te he llegado a encontrar.

Pero yo soy realista
he imagino que tendrás
como todas las personas
para dar y regalar.

Por eso me gusta oírte
decir, no soy especial
lo que digan los demás
no debes creer jamas.

Pero es muy gratificante
que de uno hablen siempre bien
que den valor a tus hechos
y a tu manera de ser.

Por eso yo te repito
para mi, eres especial
tu opinión, aquí no sirve
te la tendrás que guardar.

Y aunque tengas tus defectos
como es lógico y normal
te seguiré repitiendo
que yo te veo especial.

81.84%

votos positivos

Votos totales: 402

Comparte:

LISE

Yo tenía doce años; dieciséis ella al menos.
Alguien que era mayor cuando yo era pequeño.
Al caer de la tarde, para hablarle a mis anchas,
esperaba el momento en que se iba su madre;
luego con una silla me acercaba a su silla,
al caer de la tarde, para hablarle a mis anchas.

¡Cuánta flor la de aquellas primaveras marchitas,
cuánta hoguera sin fuego, cuánta tumba cerrada!
¿Quién se acuerda de aquellos corazones de antaño?
¿Quién se acuerda de rosas florecidas ayer?
Yo sé que ella me amaba. Yo la amaba también.
Fuimos dos niños puros, dos perfumes, dos luces.

Ángel, hada y princesa la hizo Dios. Dado que era
ya persona mayor, yo le hacía preguntas
de manera incesante por el solo placer
de decirle: ¿Por qué? Y recuerdo que a veces,
temerosa, evitaba mi mirada pletórica
de mis sueños, y entonces se quedaba abstraída.

Yo quería lucir mi saber infantil,
la pelota, mis juegos y mis ágiles trompos;
me sentía orgulloso de aprender mi latín;
le enseñaba mi Fedro, mi Virgilio, la vida
era un reto, imposible que algo me hiciera daño.
Puesto que era mi padre general, presumía.

Las mujeres también necesitan leer
en la iglesia en latín, deletreando y soñando;
y yo le traducía algún que otro versículo,
inclinándome así sobre su libro abierto.
El domingo, en las vísperas, desplegar su ala blanca
sobre nuestras cabezas yo veía a los ángeles.

De mí siempre decía: ¡Todavía es un niño!
Yo solía llamarla mademoiselle Lise.
Y a menudo en la iglesia, ante un salmo difícil,
me inclinaba feliz sobre su libro abierto.
Y hasta un día, ¡Dios mío, Tú lo viste!, mis labios
hechos fuego rozaron sus mejillas en flor.

Juveniles amores, que duraron tan poco,
sois el alba de nuestro corazón, hechizad
a aquel niño que fuimos con un éxtasis único.
Y al caer de la tarde, cuando llega el dolor,
consolad nuestras almas, deslumbradas aún,
juveniles amores, que duraron tan poco.

Autor del poema: Víctor Hugo

81.82%

votos positivos

Votos totales: 66

Comparte:

SONETO WATTEAU

Manón, la erbúrnea frente,
la de cabello empolvado
y vestidura crujiente,
¡tus ojos me han cautivado!

Eco de mi amor ardiente,
el clavicordio ha cantado
la serenata doliente
y el rondel enamorado...

¡Ven! el amor que aletea
lanza su flecha dorada
y en el mar que azul ondea,

surge ya la empavesada
galera flordelisada
¡que conduce a la Citerea!

Autor del poema: José Juan Tablada

81.51%

votos positivos

Votos totales: 146

Comparte:

EL TIEMPO, YA TODO SE COMPRENDE

Como a veces
nos viene a la memoria
algo sin importancia
que dejamos
para el día siguiente
hace ya tiempo,

he recordado,
viejo amor,
cuánto te quise.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

81.48%

votos positivos

Votos totales: 81

Comparte:

tu boca

Enviado por daniel  Seguir

Tu boca hecho con mágicos pinceles,
más que boca es cualquier húmeda granada
que pide tentadora y encarnada
un beso audaz que la derrita en mieles.

Cuando en tus risas entreabrirlas sueles
se difunde en la atmósfera extasiada
el grato olor de fruta sazonada
que hay en la intimidad de los vegetales.

Es abreviada gruta de frescura
constreñido paréntesis de flores
y animado jardín en miniatura.

Yo la besare en férvido embeleso
para sentir, muriéndose de amores,
la eternidad en la embriagues de un beso.

81.13%

votos positivos

Votos totales: 106

Comparte:

amor eterno

Enviado por daniel  Seguir

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón;
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.

81.09%

votos positivos

Votos totales: 1407

Comparte:

SEGURO QUE ESTA HISTORIA TE SUENA

Al fondo de la barra
una mujer; una
mujer en principio
como tantas: que fuma,
bebe, ríe, charla, y se echa
la melena para atrás;
ya digo, como tantas.

Hasta que su
mirada se cruza acaso
con la tuya
-o a ti te lo parece-,
y por un breve
instante
el tiempo se detiene,
y esa mujer es única,
y todo cambia,
y todo puede pasar.

Todo.

También
-como sucede
casi siempre-,
absolutamente nada.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

81.08%

votos positivos

Votos totales: 74

Comparte:

Ahí voy a estar

Enviado por lunaroja  Seguir

Ya no quiero verte llorar
Si lo haces yo quiero que sea de felicidad
Si algún día ya no puedes más
Nunca olvides que al despertar ahí voy a estar.

81.05%

votos positivos

Votos totales: 153

Comparte:

YA HE PROBADO LAS PRISAS

Ya he probado las prisas
el sexo expres y los amores precipitados
la abolicion de los preliminares
los ombligos pasajeros
los te quiero a primera vista
los cuerpos fugaces
las bodas en las vegas
las cremalleras atropelladas
me enamore de desconocidas
y las desquise a contrarreloj.

Ya no quiero eso.
Necesito un amor a fuego lento.

Autor del poema: Marwan

81.03%

votos positivos

Votos totales: 116

Comparte:

Solo tu

Enviado por paulina_rdz_hdz  Seguir

Solo tu me comprendes
Solo tu me apoyas
Solo tu me quieres
Solo tu me respetas

Eres mi mágico mundo
Cuando no despierto
Es todo cariñoso y lindo
En tan sólo un momento

80.93%

votos positivos

Votos totales: 451

Comparte:

ROCÍO DE LA MAÑANA

Enviado por djparedes  Seguir

Eres ese rayito de luz que ilumina
mi ventana,
el aire fresco que respiro por la mañana
el rocío que baña suavemente mi alma
renace mi ser y trae a mi vida calma.


DjParedes

80.85%

votos positivos

Votos totales: 47

Comparte:

TE DESEO

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos,
y que, incluso malos e inconsecuentes
sean valientes y fieles, y que por lo menos
haya uno en quien confiar sin dudar.

Y porque la vida es así,
te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
para que, algunas veces, te cuestiones
tus propias certezas. Y que entre ellos,
haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro

Te deseo además que seas útil,
más no insustituible.
Y que en los momentos malos,
cuando no quede más nada,
esa utilidad sea suficiente
para mantenerte en pie.

Igualmente, te deseo que seas tolerante,
no con los que se equivocan poco,
porque eso es fácil, sino con los que
se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no
madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer
y su dolor y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste.
No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras
que la risa diaria es buena, que la risa
habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras,
con urgencia máxima, por encima
y a pesar de todo, que existen,
y que te rodean, seres oprimidos,
tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato,
alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera,
te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la
acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas
está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico,
Y que por lo menos una vez
por año pongas algo de ese
sólo para que quede claro
quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno
de tus defectos muera, pero que si
muere alguno, puedas llorar
sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre,
tengas una buena mujer, y que siendo
mujer, tengas un buen hombre,
mañana y al día siguiente, y que cuando
estén exhaustos y sonrientes,
hablen sobre amor para recomenzar.

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo más nada que desearte.

Autor del poema: Sergio Jockymann

80.82%

votos positivos

Votos totales: 292

Comparte:

¿amor verdadero?

Enviado por maryana-1212  Seguir

esto fue pasajero
o fue real
al fin y al cabo...
¿solo conmigo querías jugar?

80.77%

votos positivos

Votos totales: 26

Comparte:

NAUFRAGANDO EN EL MAR

Enviado por omransays  Seguir

Naufragando en el mar, lleno de soledad.
Tan perdido estaba, sin saber hablar.
El sol tan radiante, me hizo recordar.
Una piel como el sol, y ojos como el mar.
En ese instante pude notar,
Que estaba cerca de tu hogar.

80.77%

votos positivos

Votos totales: 52

Comparte:

Desde el 21 hasta el 40 de un total de 321 Poemas de amor

Añade tus comentarios