390 Poemas de amor 

No dejes de visitar los 50 mejores poemas de Yavendrás, según vuestros votos.

LA MUJER DE MIS SUEÑOS

En todas las ciudades
que he pisado
me ha parecido verte:

un autobús que arranca
y que no cojo,
o un ascensor cerrándose,
o doblando una esquina hacia
la noche,
o al fondo,
entre humo y voces,
de un bar de madrugada...

En cualquier sitio, siempre,
tu imagen que aparece
y desaparece.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

85.56%

votos positivos

Votos totales: 90

Comparte:

MALDICIÓN

Te perseguiré por los siglos de los siglos.
No dejaré piedra sin remover
Ni mis ojos horizonte sin mirar.

Dondequiera que mi voz hable
Llegará sin perdón a tu oído
Y mis pasos estarán siempre
Dentro del laberinto que tracen los tuyos.

Se sucederán millones de amaneceres y de ocasos,
Resucitarán los muertos y volverán a morir
Y allí donde tú estés:
Polvo, luna, nada, te he de encontrar.

Autor del poema: María Mercedes Carranza

85.44%

votos positivos

Votos totales: 103

Comparte:

SEGURO QUE ESTA HISTORIA TE SUENA

Al fondo de la barra
una mujer; una
mujer en principio
como tantas: que fuma,
bebe, ríe, charla, y se echa
la melena para atrás;
ya digo, como tantas.

Hasta que su
mirada se cruza acaso
con la tuya
-o a ti te lo parece-,
y por un breve
instante
el tiempo se detiene,
y esa mujer es única,
y todo cambia,
y todo puede pasar.

Todo.

También
-como sucede
casi siempre-,
absolutamente nada.

Autor del poema: Karmelo Iribarren

85.38%

votos positivos

Votos totales: 130

Comparte:

DEDICATORIA

Cuanto en mí vierte luz y armonía
ha nacido a tus besos de miel;
yo soy bardo y tribuno, alma mía,
porque tú eres aliento y laurel.

Si he lanzado una piedra a los cielos,
si fui cruel, no me guardes rencor;
confesando que ha sido por celos,
harto digo que fue por amor.

No te aflijas si el nauta suspira
tanto nombre en las noches del mar;
si son muchos los astros que mira,
uno solo es la Estrella Polar.

La esperanza, luchando y venciendo,
me promete sin par galardón;
¡a ti vaya, sangrando y gimiendo,
este libro, que es un corazón!

Cuanto en mí vierte luz y armonía
ha nacido a tus besos de miel;
yo soy bardo y tribuno, alma mía,
porque tú eres aliento y laurel.

Autor del poema: Salvador Díaz Mirón

84.95%

votos positivos

Votos totales: 93

Comparte:

Juntos

Enviado por liliana007  Seguir

Amor cuando te veo , siento por un momento que me olvidó del resto ,de todo a mi alrededor .
siento paz , tranquilidad puedo respirar contigo.
Puedo ser yo , yo mismo .

Siento que no me puede detener nada ,sé que contigo puedo avanzar ;
Puedo salir adelante
Puedo creer en mí , en lo que soy , en lo que puedo ser.

Siento que puedo ser completamente feliz .
Y cuando te beso , siento que vuelo
Veo como que puedo realizar muchas cosas , me siento capaz .

Tú eres la que me da ese empuje , esa energía , me inspiras a que pueda avanzar más aya .
Amor .
Autor: Alexánder Núñez

84.85%

votos positivos

Votos totales: 33

Comparte:

SENTIDOS CONSULTADOS por Doblezero

Enviado por doblezeroo  Seguir




....SENTIDOS CONSULTADOS....
(versos alejandrinos - autor Doblezero)

Quiero ser la botella por el mar de tu tacto,
como luna en el agua, como cisne en la luna.
Quiero ser polizón que desvela al contacto
de mi piel tu mensaje de enlunada aceituna.

Yo quiero ser la chispa que frecuenta tus ojos
naufragando en la costa de tus iris azules.
Quiero verme en el prisma de tu luz sin cerrojos
aunque sea de lejos, aunque lo disimules.

Yo quiero ser el río que despliega en tu lecho,
a madera y naranja, de mi cuerpo el aroma.
Ser el agua sin centro que me robas del pecho
si tu olfato desviste de mi torso el axioma.

Quiero ser de mis besos la flor de esa caricia
que en sigilosa euforia te eriza todo el vello.
Ser del escalofrío la mecha que lo auspicia
y ser entre mis labios la nieve de tu cuello.

Quiero ser al deseo patrón de su zapato,
viviendo fantasías, robando contraseñas.
Yo quiero ser tu tacto, tu gusto, vista, olfato,
y escuchar tus sentidos para ser lo que sueñas.

Autor: Doblezero


84.56%

votos positivos

Votos totales: 1166

Comparte:

UN DÍA

Andas por esos mundos como yo; no me digas
que no existes, existes, nos hemos de encontrar;
no nos conoceremos, disfrazados y torpes
por los caminos echaremos a andar.

No nos conoceremos, distantes uno de otro
sentirás mis suspiros y te oiré suspirar.
¿Dónde estará la boca, la boca que suspira?
Diremos, el camino volviendo a desandar.

Quizá nos encontremos frente a frente algún día,
quizá nuestros disfraces nos logremos quitar.
Y ahora me pregunto... cuando ocurra, si ocurre,
¿sabré yo de suspiros, sabrás tú suspirar?

Autor del poema: Alfonsina Storni

84.47%

votos positivos

Votos totales: 541

Comparte:

LOS AMOROSOS

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.

Autor del poema: Jaime Sabines

84.41%

votos positivos

Votos totales: 372

Comparte:

AMOR TARDÍO

Tardíamente, en el jardín sombrío,
tardíamente entró una mariposa,
transfigurando en alba milagrosa
el deprimente anochecer de estío.

Y, sedienta de miel y de rocío,
tardíamente en el rosal se posa,
pues ya se deshojó la última rosa
con la primera ráfaga de frío.

Y yo, que voy andando hacia el poniente,
siento llegar maravillosamente,
como esa mariposa, una ilusión;

pero en mi otoño de melancolía,
mariposa de amor, al fin del día,
qué tarde llegas a mi corazón...

Autor del poema: José Ángel Buesa

84.21%

votos positivos

Votos totales: 57

Comparte:

QUE YO SIEMPRE AMÉ

Que yo siempre amé
yo te traigo la prueba
que hasta que amé
yo nunca viví -bastante-

que yo amaré siempre
te lo discutiré
que amor es vida
y vida inmortalidad

esto -si lo dudas- querido,
entonces yo no tengo
nada que mostrar
salvo el calvario

Autor del poema: Emily Dickinson

84.14%

votos positivos

Votos totales: 145

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 390 Poemas de amor

Añade tus comentarios