126 Sonetos 

Un soneto es una poesía formada por 14 versos de arte mayor, normalmente endecasílabos (11 sílabas). Se dividen en dos estrofas de cuatro versos seguidas por otras dos estrofas de tres versos.

LA VOZ FLORIDA

Por el pardo sendero, bajo la hora serena,
uno tras otro, pasan los lentos peregrinos;
todos llevan el ritmo de alguna vieja pena
y la melancolía de los yermos caminos.

Y la quietud florece, como una sombra buena,
en las pupilas grises de sus ojos divinos;
el ánfora sagrada de su herida está llena
y gota a gota cae la sangre, en cristalinos

rubíes sobre el polvo, mientras una voz rítmica
interpreta el encanto de su timbre, en la eurítmica
canéfora que trae sobre su cabellera

el perfume de rosas y de cisnes de mito
y de los Lohengrines que, desde lo infinito,
anuncian el reinado de Hermana Primavera.

Autor del poema: Gonzalo Escudero

53.85%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

MATINAL

El letargo padece despertamientos;
palpita entre las frondas rumor de oleaje,
y una llovizna sueña desgreñamientos
de cristales sutiles, sobre el ramaje.

Como un orientalismo de ensoñamientos
la neblina recoge su tul de encaje.
¿Qué efervescencia pone sacudimientos
en la pereza rústica del paisaje?

Un trino cristalino lejano suena,
y Polimnia desflora su cantilena
en el glú-glú risueño de la fontana:

Febo guiña indeciso detrás del monte,
y explota en llamaradas el horizonte
al ósculo candente de la mañana.

Autor del poema: Luis Palés Matos

53.85%

votos positivos

Votos totales: 13

Comparte:

SONETO DEL ALMA AL FIN...

Enviado por joselevio  Seguir

Soneto del Alma

Al fin, no me queda sino la Mente
y más la Voluntad que se desliza
por entre la mundana y movediza
Vida que el Cuerpo me transmite y siente

el Alma lo corriente y ocurrente,
La que en Materiales se moviliza,
aunque sea Inconcebible e Indecisa...
De otro modo: como si fuera un Ente...

Se van juntos lo Vital y lo Ideal,
la Energía que forma el Movimiento
y me conducen al pensar o al amar,

a la mar de Opciones que desmiento:
un Espiritual de por sí se esfuerza
para mejorarse y no estar de vuelta...

(©) José Lévio=José Leva y Wimmer

50.00%

votos positivos

Votos totales: 34

Comparte:

Viento helado

Enviado por jrma  Seguir

“Arqueros del alba”

Para María Dolores Menéndez López

Soneto I

El viento helado que rozó el cabello,
Llenándolo de escarcha y de blancura,
No osó matar su hechizo, su ternura,
Sus luces, sus bellezas, su destello:

Manchado de granizo fue más bello,
Más puro que la nieve cuando, pura,
Desciende de los cielos, de la altura,
Tan diáfano que el sol luce en su cuello.

Hiriéronla los años, la carrera,
El rápido correr hacia el vacío,
Más no perdió la luz de su alegría.

Sus risas, floración de primavera,
Fluyeron como, rápida en el río,
El agua en su correr, helada y fría.

2005 © José Ramón Muñiz Álvarez
“Las campanas de la muerte”
Primera parte: “Los arqueros del alba”



50.00%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

ESTE PEREGRINAJE LO EMPEÑÉ EN EL...

Enviado por quijoteando  Seguir

Este peregrinaje lo empeñé en el silencio
Al sueño que se copia en un rostro risueño,
Que fue como el suspiro del monte en el otoño
Que nada prometía si un verso doloroso.

Fue la sombra del viento que tanto yo quería,
Que tanto yo buscaba aunque siempre se huía,
Que después de algún tiempo, si acaso regresaba,
Yo aguardaba el olvido, así que me dejara.

Todavía otras veces, no se dejaba olvidar
Y algún eco sombrío sonaba en mi soñar
que ahora me decía, “Despídete en un verso.”

Y de aquí hasta el final, no sé si yo lo llamo
O si acaso él me llama o si ambos nos llamamos.
Mas si no ha de ser mío, me voy con este verso.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

EL RÍO

Triscad, oh linfas, con la grácil onda,
gorgoritas, alzad vuestras canciones.
y vosotros, parleros borbollones,
dialogad con el viento y con la fronda.

Chorro garrulador, sobre la honda
cóncava quiebra, rómpete en jirones
y estrella contra riscos y peñones
tus diamantes y perlas de Golconda.

Soy vuestro padre el río. Mis cabellos
son de la luna pálidos destellos,
cristal mis ojos del cerúleo manto.

Es de musgo mi barba trasparente,
ópalos desleídos son mi frente
y risa de las náyades mi canto.

Autor del poema: Manuel José Othón

50.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

SI NACE DE TUS MANOS Y ES OSCURA

Si nace de tus manos y es oscura
la angustia de sentirme atardecido;
si sueño, si por ti me es concedido
hacer eterna y fácil mi amargura;

Si es evidente mi dolor y es dura
tu voluntad de verme oscurecido
como el viento de noche sucedido
entre su arteria vegetal madura,

te puedo dar como si fuera tarde,
una sola palabra, y retornar
a lo perfecto que en mis manos arde.

O dejarte llegar inesperada
hasta tu misma voz, adelantar
y hacerte nula ante la sombra dada

Autor del poema: Rubén Bonifaz Nuño

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

SONETO

Oh tan cara de lejos y blanca y cerca, tan
Deliciosamente tú, Mery, que imagino
Algún bálsamo extraño por embuste emanado
Sobre el oscurecido cristal de algún jarrón

¿No lo sabes? sí, cómo hace ya muchos años
Que siempre para mí tu sonrisa prolonga
La misma rosa con su hermoso estío hundiéndose
En el antaño y luego también en el futuro.

Mi corazón que a veces en las noches se ausculta
0 busca el nombre último y más tierno que darte.
Se exalta en el apenas murmurado de hermana

Salvo, mi gran tesoro de cabeza pequeña,
Porque me enseñas una dulzura bien distinta
Quedo con sólo el beso en tus cabellos dicha.

Autor del poema: Stéphane Mallarmé

50.00%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:

LUZ EN CUYO ESPLENDOR EL ALTO CORO

Luz en cuyo esplendor el alto coro
con vibrante fulgor está apurado,
de dulces rayos bello ardor sagrado,
do enriqueció Eufrosina su tesoro;

Ondoso cerco que purpura el oro,
de esmeraldas y perlas esmaltado
y en sortijas lucientes encrespado,
a quien me inclino humilde, alegre adoro;

cuello apuesto, serena y blanca frente,
gloria de amor, gentil semblante y mano,
que desmaya la rosa y nieve pura,

es esta por quien fuerzo el mal presente
que pruebe su furor, y siempre en vano
aventajar intento mi ventura.

Autor del poema: Fernando de Herrera

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

ROMANCE BURLESCO DE DON PEDRO ALTAMIRANO

¡Noble señor hidalgo, don Pedro Altamirano,
de piel retinta y rudo bigote, General!
Sacad, don Pedro, el vuestro acero segoviano
que voy con vos, a muerte, el mi acero a cruzar!

A la luz de esta luna, mi señor de Altamirano,
veremos quién de entrambos consíguese matar.
¡Cielos! Que a poco me toca vuestra mano.
¡En guardia, que os ataco, mi señor General!

Fuimos en tiempos añejos, General, adversarios,
cuando vos tremolábais un pabellón corsario
y yo, por doña Elvira, hilaba un madrigal.

¡Ay, mi señor don Pedro! Si con ese pretexto
evocáis el lejano siglo décimo sexto
veredes presto agora cómo os voy a matar!

Autor del poema: Manolo Cuadra

50.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

Desde el 111 hasta el 120 de un total de 126 Sonetos

Añade tus comentarios